La columna de Francisca Jünemann: Dar por un lado y quitar por otro

"Importante es entonces para la efectividad de las políticas públicas -especialmente de una tan esencial como es la recuperación de los trabajos remunerados, indispensable para la subsistencia económica personal y familiar- que las decisiones de un gobierno sean coherentes entre sí."



Este mes OCEC UDP y Fundación ChileMujeres lanzamos “Zoom de Género”, un informe laboral mensual elaborado en base a los indicadores del Observatorio Laboral de Género de esta universidad, en base a datos del INE procesados.

Su propósito es analizar cómo está la recuperación del empleo en grupos específicos y las brechas entre hombres y mujeres.

Del análisis según presencia de niñas, niños y adolescentes (NNA) en el hogar, los principales hallazgos arrojan, en primer lugar, que el único grupo que ha recuperado el empleo a los niveles pre-pandemia son los hombres que viven en hogares donde no hay menores de edad (+0,1%).

En segundo lugar, que el grupo más rezagado en la recuperación del trabajo remunerado, son las mujeres que viven en hogares donde hay niños y niñas menores de tres años, con un nivel de empleo 26,9% menor al que tenían pre-pandemia.

Y en tercer lugar, los hombres y no sólo las mujeres ven afectada su empleabilidad de acuerdo a la edad de los NNA y se ve un efecto importante hasta los 5 años: las mujeres con niñas y niños menores de 3 años en el hogar están 26,9 puntos de empleo bajo los niveles pre-pandemia y los hombres 23,6 puntos bajo. Y con niñas o niños menores de 5 años, los niveles son del 22,4% y 19,4% menores para mujeres y hombres respectivamente.

En base a los resultados vistos hicimos propuestas de políticas públicas, destacando entre ellas la importancia de la apertura y normal funcionamiento en días y horas de colegios, escuelas, salas cunas y jardines infantiles; la reforma urgente del artículo 203 del Código del Trabajo sobre derecho a sala cuna; la necesidad ya no sólo de sala cuna universal sino también de jardines infantiles universales y no sólo para madres sino también para padres; y el requerimiento de mayor apoyo a las mujeres, especialmente a las madres con hijas e hijos en edad preescolar.

Es destacables por responder a la realidad mostrada en el primer “Zoom de Género”,- las medidas del Gobierno contenidas en el “Plan de Recuperación Inclusiva” de extensión del IFE Laboral hasta Septiembre con un monto máximo mayor, de $300 mil pesos, para las mujeres que acceden a trabajo formal; de mantención del Subsidio Protege de $200 mil para madres o padres sin derecho a sala cuna, ampliándolo de niñas y niños menores de dos años a menores de 4 años; y el fortalecimiento de Programa 4 a 7, para que las y los escolares puedan ser cuidados en los establecimientos educacionales por más horas al día, hasta que su madre o padre los puedan recoger terminada su jornada laboral.

Sin embargo, a estas buenas noticias se antepuso la decisión sin perspectiva de género del Ministerio de Educación de permitir la reducción voluntaria de jornada de colegios y escuelas. Porque uno de los factores más determinante en las posibilidades de empleo de las mujeres, es el normal funcionamiento de los sistemas de cuidado y de educación.

Importante es entonces para la efectividad de las políticas públicas -especialmente de una tan esencial como es la recuperación de los trabajos remunerados, indispensable para la subsistencia económica personal y familiar- que las decisiones de un gobierno sean coherentes entre sí. No hay que dar por un lado y quitar por otro.

A principios de mayo lanzaremos el segundo “Zoom de Género” en base a los nuevos datos que el INE nos está entregando estos días. Y podremos monitorear cómo han seguido evolucionando las posibilidades laborales de quienes más difícil les ha sido recuperarse y que por lo mismo, más ayuda necesitan.

* La autora es presidenta ejecutiva de la Fundación ChileMujeres.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.