Las organizaciones que trabajan para que más mujeres lideren startups

Bárbara Silva es fundadora de Her Global Impact, movimiento que impulsa a las mujeres a liderar, transformarse y crear.

Un reciente estudio realizado por Endeavor muestra que solo el 5% de este tipo de empresas en Latinoamérica han sido fundadas por mujeres. Algunas de las que lo han hecho en Chile cuentan a Piensa Digital sus experiencias y sus propuestas para alcanzar cifras más igualitarias.


Yessenia Vega es fundadora, junto a Ernesto Moya, de Bioprotegens, una empresa de base tecnológica universitaria nacida en la Universidad de Concepción. Por la labor de la compañía, que desarrolló un bioestimulante que promueve el crecimiento de los cultivos, Vega está constantemente en contacto con el mundo agrícola.

“Es un rubro muy machista y por años siempre ha estado liderado por hombres. En muchas ocasiones le hablan a mi socio a pesar de que yo soy la gerente general, y le hablan por ser el hombre de la empresa y porque sienten que una mujer que es más joven no toma las decisiones. También en terreno muchas veces me han realizado comentarios como que no puedo hacer las cosas por ser mujer”, cuenta la ejecutiva.

Sus vivencias son un ejemplo claro de las dificultades que viven las mujeres día a día en el mundo laboral y, específicamente, en el de las startups. Esta realidad puede vincularse también con las desequilibradas cifras de género que existen en el sector. Recientemente, un estudio realizado por Endeavor México y Glisco Partners indicó que en Latinoamérica solo un 5% de los fundadores de startups son mujeres.

El estudio parece dar cuenta de la punta de un iceberg de un problema que parte desde antes, en los ámbitos culturales y educacionales. Por ejemplo, de las mujeres que entran a la educación superior, solo una de cinco ingresa a carreras del área STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

“Creo que el camino del emprendimiento no es fácil y además nosotras tenemos una multiplicidad de roles que cumplimos tanto en la sociedad como en la familia. A esto se suma que hay menos mujeres en carreras STEM y, por tanto, menos mujeres en área de investigación y desarrollo que conlleva que existan mayores emprendimientos”, explica Varinka Farren, CEO del Hub APTA y cofundadora de Woman Board Up, un emprendimiento que apunta a sumar más mujeres en los directorios de empresas.

Yessenia Vega, CEO de la empresa Bioprotegens, trabaja en el mundo agrícola, un rubro mayoritariamente dominado por hombres.

Más mujeres, mejores empresas

Los esfuerzos por disminuir la brecha se están realizando tanto desde el ámbito público como privado. Desde Start-Up Chile, por ejemplo, recalcan que el fomento a equipos de trabajo más paritarios es una de sus metas.

“Creemos que el ecosistema de emprendimiento debe seguir avanzando en promover equipos de emprendedores con mayor diversidad de género, ya que estos tienen mejores resultados, y en particular los emprendimientos liderados por mujeres tienden a ser más diversos. Este debe ser un esfuerzo que se realice desde todos los actores relevantes, como el sector público, incubadoras, aceleradoras, redes de mentores e inversionistas, para promover mayor igualdad en el mundo del emprendimiento”, señala Carmen Contreras, Gerenta de Emprendimiento de Corfo y Gerenta (s) del organismo.

Tal como señala Contreras, la intención de aumentar la presencia de mujeres en empresas genera variados beneficios más allá de lo meramente nominativo. Varinka Farren destaca que contar con mujeres en posiciones de liderazgo ayuda a conformar “equipos más balanceados”, que permiten “ampliar las perspectivas, mejorar la calidad de las decisiones y centrarse mucho más en un desarrollo sostenible”

Carmen Contreras, Gerenta de Emprendimiento de Corfo y Gerenta (s) de Start-Up Chile destaca el trabajo que está haciendo el organismo para disminuir la brecha.

“Además, las mujeres en tecnología aportamos valor e innovación. Representamos el 50% del mercado, entonces es una forma importante y diferente de abordar el problema. Las mujeres aportamos liderazgo y visiones humanas e integrales, que no solamente nos benefician a nosotras, sino que a la sociedad en general”, dice Farren.

Cambios culturales y medidas específicas

Entre las expertas, el diagnóstico es claro: para poder acortar significativamente la desigualdad en la fundación de startups es necesario una transformación integral de la cultura y la sociedad en la que estamos inmersos.

“Acortar la brecha es revolucionar la mente y pensar distinto. Para cada política pública, desde el Estado, debieran hacerse antes las preguntas claves: ¿Cuánto impacta esto en las mujeres? ¿Esta medida facilita o dificulta el camino profesional de la mujer? En el fondo, esto implica que las mujeres estén el diseño de las políticas públicas”, dice Bárbara Silva, directora suplente de Hub Apta y fundadora de Her global Impact, movimiento global que impulsa a las mujeres a liderar, transformarse y crear.

Varinka Farren es CEO del Hub APTA y cofundadora de Woman Board Up, que apunta a sumar más mujeres en los directorios de empresas.

En educación, las expertas destacan que la etapa escolar es fundamental para derribar estereotipos de género. Por ejemplo, el fomento del estudio de las áreas STEM cobra importancia, considerando que puede ser una medida que ayude a cambiar la mentalidad desde la infancia.

“Hay que impulsar a las nuevas generaciones, porque además de las brechas de género están las sociales. Yo provengo de una familia de clase media, estudié en un liceo estatal y creo que ese es un momento clave para impulsar a las jóvenes. Creo que los talleres STEM son clave, ya que en general a esa edad sabemos qué nos gusta, y creo que muchas no se desarrollan en esas áreas porque sienten que van a fracasar”, dice Yessenia Vega.

Vega también añade la importancia de darles visibilidad a las mujeres que se desarrollen en estas área, con el fin de que las niñas puedan tener referentes variados. Varinka Farren la complementa: “Es necesario seguir promoviendo historias de éxito de mujeres emprendedoras, e incentivar a muchas otras para que puedan tener referentes para incorporarse al mundo STEM. Es necesario esto porque el tener referentes disminuye esta percepción errónea sobre el riesgo del negocio y más mujeres pueden atreverse a transitar este camino”.

Acortar la brecha en el mundo STEM ha sido también uno de los pilares de la acción de Start-Up Chile. “Por lo mismo, hemos desarrollado un plan de trabajo basado en la búsqueda activa de emprendimientos dirigidos por mujeres, como también alianzas estratégicas con canales de difusión dirigidos exclusivamente para ellas. También, y como un incentivo a postular, todas nuestras líneas de cofinanciamiento tienen un mayor porcentaje de cobertura cuando las startups son lideradas por mujeres”, detalla Carmen Contreras.

Redes de contacto

Otro obstáculo para las mujeres en el mundo empresarial es que al estar situadas en un mundo con tanta presencia masculina es difícil acceder a redes de contacto entre pares del mismo género.

Por lo mismo han surgido varias organizaciones destinadas a visibilizar el trabajo de mujeres, conectarlas y potenciarlas. Her Global Impact es una de ellas, un movimiento que busca unir y potenciar el talento femenino.

Uno de sus trabajos más visibles es la Academia Her Global Impact, la primera academia de formación para mujeres de habla hispana en temas de innovación y transformación digital, que hasta la fecha ha recibido a más de 2.000 alumnas. “En concreto, es un programa pionero que capacita y apoya a las mujeres profesionales de la región para que, desde su propósito y, considerando los actuales desafíos de la transformación digital, aprendan a innovar, emprender, reinventarse y gestionar su desarrollo de carrera”, explica Bárbara Silva.

Her Global Impact también realiza programas corporativos diseñados especialmente para cada empresa, una línea social con capacitaciones a mujeres emprendedoras y espacios de educación comunitarios.

Otro ejemplo es el de Woman Board Up, que nació en marzo de este año y busca desarrollar el potencial de capacidad de liderazgo de mujeres para integrar directorios de empresas de base científica y tecnológica y empresas que consideren dentro de sus ejes la innovación. “Lo que queremos hacer que tengan acceso a mujeres expertas en ámbitos de propiedad intelectual, transferencia tecnológica, son ámbitos súper específico, y que a través nuestro las empresas puedan acceder a este capital y puedan diversificar y tener esta visión mucho más integral”, dice Varinka Farren.

Hasta la fecha han logrado sumar a tres mujeres en directorios y buscan seguir creciendo de la mano de la Universidad Católica, con la que buscan lanzar en noviembre una certificación para mujeres que estén preparadas para integrar estas instancias.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Desde 2014, Food For the Future está creando alimentos para animales -como gallinas y pescados- que tienen como base proteínas obtenidas de moscas soldado negro, las que a su vez son alimentadas con las mermas de tiendas y supermercados.