Carlos Larraín, el aliado clave en la carrera de Ossandón para presidir el Senado

Autoridades-llegan-a-l-7134043.jpg

El senador Manuel Jose Ossandon.

Exsenador y expresidente de RN lo está apoyando para asumir en la testera. Este miércoles, a la hora del almuerzo, los senadores de la colectividad se reunirán para analizar sus nombres y, eventualmente, elegir a quien presidirá la Cámara Alta durante el año que le corresponda al partido.




Un almuerzo de “alto riesgo”, según lo definió un dirigente de la derecha, sostendrá este miércoles la bancada de senadores de Renovación Nacional para analizar las cartas propias para asumir en la testera de la Cámara Alta.

La idea es que en la cita surja el nombre de quién presidirá el Senado, ya sea por acuerdo, votación o, incluso, sorteo, según adelantan miembros de ese comité. Aunque otros temen que, dado el clima de rivalidades que existe en el partido y debido a la expectación que se genere en torno a esta cita, la decisión se posponga.

Según fuentes de RN y de otras fuerzas de derecha, el senador Manuel José Ossandón, representante de la Región Metropolitana, quien fue el parlamentario más votado del partido, corre con cierta ventaja y ya tendría los votos para ser elegido.

Además, el legislador metropolitano y exalcalde de Puente Alto logró un aliado estratégico para esa aspiración: el exsenador y expresidente de RN Carlos Larraín, quien en una suerte de reconciliación política comenzó a hacer gestiones para ayudarlo.

“Hablé con autoridades del partido para decirles que yo creía que las características de Cote (Ossandón) en esta coyuntura podrían ser muy útiles”, señala Larraín a La Tercera, quien agrega que, efectivamente, ha ayudado al senador capitalino porque sentía que “su apoyo al Apruebo había sido mal empleado” por sectores opositores.

Según el acuerdo de gobernabilidad que se está trabajando en el Senado entre las bancadas de centroizquierda y centroderecha, la idea es que cada bloque se quede con dos años de presidencia del Senado, por lo tanto, la UDI y RN ya tendrían asegurado un año.

En el caso de la UDI, el senador Juan Antonio Coloma, por trayectoria y por ser uno de los fundadores de la colectividad, es el candidato indiscutido.

Sin embargo, en RN el cuadro era más complejo, ya que además de Ossandón hay otros tres interesados, José García, Francisco Chahuán y Paulina Núñez.

La bancada de RN, que a partir del 11 de marzo será la más numerosa del Congreso, estará integrada por 12 senadores, incluyendo a tres independientes, quienes deben decidir quién se sentará en la testera el año que le corresponderá al partido.

En vista de la inminente definición, la senadora electa de RN María José Gatica admite que ella es una de las que están apoyando a Ossandón. “Junto a un grupo de senadores, le hemos pedido que asuma el desafío de ser el presidente del Senado. Él tiene varias credenciales. Es el político de centroderecha más votado en la última elección”, dice.

El factor constituyente

Sin embargo, independiente del nombre que resuelva RN, uno de los nudos sigue siendo quién asumirá en el primer año del próximo período parlamentario, desde marzo de 2022 hasta marzo de 2023.

Es el año más atractivo por varias razones. Tiene un valor simbólico, porque el presidente del Senado que asuma este año le pondrá la banda presidencial a Gabriel Boric. Además, es el único que queda con el cupo asegurado, pues en los años siguientes se pasa a depender de que los otros sectores cumplan su palabra. Además, la presidencia del Senado del primer año tiene una consideración estratégica para la instalación del gobierno y para delinear cómo será la relación entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo.

Sin embargo, para RN también tiene otra importancia estratégica, pues el presidente del Senado será el encargado de relacionarse con la Convención Constitucional en sus últimos meses. Una de las tareas clave será defender el rol institucional del Senado ante el interés de algunos convencionales de transitar hacia un Congreso unicameral.

“Al haber votado Apruebo le permitirá tener un diálogo fluido con la Constituyente y ha demostrado tener conciencia de lo que le pasó a nuestro sector en esta última elección”, señala la senadora electa María José Gatica.

“El senador Ossandón me dijo que él quería ayudar a que el trabajo de la Convención fuera más positivo, más abarcador. Porque él empleó una parte muy sustancial de su capital político al irse por el Apruebo y que veía que el trabajo de la Convención no iba por donde él esperaba”, comenta Carlos Larraín, quien fue uno de los padrinos políticos de Ossandón en sus inicios, pero debido a diferencias estratégicas sobre el futuro de RN, además de otros temas coyunturales, ambos terminaron rompiendo relaciones.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.