Doble militancia: Las grietas que se le abren a Felipe Delpin en la DC y la Municipalidad de La Granja

El presidente de la DC Felipe Delpin. Foto: Mario Téllez / La Tercera.

Desde 2016, un 40% del padrón comunal de la Democracia Cristiana ha estado vinculado laboralmente con la municipalidad que dirige su presidente. En la actualidad, 144 militantes registran un contrato laboral con el municipio de la zona sur de Santiago. Tres veces elegido alcalde en La Granja, y desde marzo nuevo presidente del DC, Delpin -además- suma por estas horas una dura crisis con el resto de la directiva que encabeza.


La concejala Bernardita Aguirre (PS) estaba nerviosa el 11 de mayo pasado. Por primera vez iba a dirigir el concejo municipal de La Granja. Así, desde el máximo sillón municipal dio inicio a la sesión explicando la razón de su labor ese día.

“Hola, a todos y todas. Hay una frase que dice que a todos nos toca la primera vez. Bueno esta es mi primera vez presidiendo el concejo, ante la ausencia del alcalde”, informó Aguirre a sus otros colegas, a quienes advirtió que la jornada sería corta.

Y así fue. El alcalde Felipe Delpin nuevamente tenía que delegar funciones. Esta era su quinta ausencia en 2022, en la cual no había entregado ninguna justificación verbal al concejo municipal, salvo en las sesiones de febrero en las que hizo uso de su feriado legal.

¿Y qué pasa con el alcalde?, es una pregunta que ha comenzado a circular en los pasillos de la municipalidad de la zona sur de Santiago. Este es su tercer periodo al mando de La Granja y, según cuentan, se lo ha visto menos por la alcaldía desde que asumió la presidencia de la Democracia Cristiana en abril pasado.

Por ejemplo, el día que tuvo que ser reemplazado por la concejal Bernardita Aguirre, el 11 de mayo pasado, Felipe Delpin estaba en México representando a su partido. Según información de Transparencia, el edil pidió tres días de vacaciones para su viaje internacional, pero no lo informó a los concejales de La Granja.

“No se nos indica por qué no está. Yo personalmente no sabía que estaba fuera del país. Después de que llegó contó que había ido a México, como una anécdota”, asegura la concejala de Convergencia Social, Silvana Poblete.

El viaje fue reportado por la cuenta de Twitter de la DC, y consistió en participar en el 23° Congreso de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) en Ciudad de México para acompañar a la camarada Carmen Frei, quien asumiría la vicepresidencia del ODCA.

A la fecha, el alcalde de La Granja ha faltado a ocho concejos municipales este año y nunca hubo cuestionamiento del cuerpo de concejales por sus ausencias. Pero el 27 de julio pasado, esa tranquilidad se quebró. La concejala Silvana Poblete pidió la palabra en el tiempo que tienen asignado para consultas, propuestas o reclamos.

“Yo alcalde, tengo un incidente”, anunció la concejala. Muy molesta planteó que el administrador municipal, Marcelo Ortiz, no ha estado cumpliendo sus labores, por lo que pidió una moción para destituirlo. “Lo hemos visto en clubes de adultos mayores cantando karaoke y bailando cueca”, sentenció Poblete.

Sorprendido, el alcalde Delpin le contestó que era desmedido y que no tenía ningún argumento válido. “Él es el alcalde subrogante y va en mi representación”, respondió, con lo que empezó una discusión que duró cerca de media hora y provocó las primeras trizaduras en el concejo municipal. Finalmente, la moción de destitución fue votada en contra. “Es claro que estas son maniobras políticas”, dijo Delpin para cerrar la sesión de fines de julio.

“La verdad es que en este último año, como además tengo que reemplazarlo en el concejo, lo he visto menos en la comuna, ha faltado harto y la verdad es que la gente también lo percibe así”, afirma la concejala Poblete.

¿La gestión como presidente de la DC le está abriendo los primeros problemas con su mandato? ¿Es posible tener estas dos labores simultáneas sin dejar de lado la principal función que es ser alcalde de La Granja?

Preguntas que la Unidad de Investigación y Datos de La Tercera comenzó a indagar hace unos meses tras recibir algunas denuncias de otros militantes de la DC, quienes denunciaron estos problemas, además de advertir el uso de recursos municipales para cumplir con las obligaciones de Felipe Delpin como líder de la Democracia Cristiana.

“Es muy importante mantener los dos roles separados. Hay que tener la mayor transparencia de cuando se realizan las actividades en representación del partido y cuando es en representación del municipio”, advierte María Jaraquemada, directora ejecutiva de Chile Transparente.

Estos antecedentes también dieron origen a revisar qué tan presente está la Democracia Cristiana en la municipalidad que dirige el alcalde Delpin. Para ello, La Tercera realizó un cruce de información entre el padrón de militantes de la falange en La Granja y las planillas de pago de funcionarios del municipio a abril de este año, disponibles por ley en la sección de Transparencia Activa del sitio web del organismo.

Y el resultado fue el siguiente: entre 2016 y abril de 2022, un 40% del padrón comunal de la Democracia Cristiana, es decir 202 de 498 militantes, ha tenido algún vínculo laboral con el ente edilicio. A la fecha, 144 miembros, 126 militantes de la comuna y 18 camaradas de otras zonas de Santiago, trabajan para La Granja en un universo de 1.200 funcionarios, ya sea en el ámbito municipal o en el de salud.

“Hay un sector en la política chilena que no acepta que un alcalde sea presidente de la Democracia Cristiana (...) Se me advirtió y se me dijo que me iban a buscar e iban a perseguir todo. Sin embargo, estoy absolutamente tranquilo”, comenta Delpin.

El edil -además- suma una fuerte controversia con el resto de la directiva que encabeza debido a la presentación de una querella en contra del ex timonel Fuad Chahin por “administración desleal”. Delpin echó pie atrás en la medida y no fue respaldado por la mesa generando una crisis. A las 18 horas se reúne la directiva para intentar calmar la crisis.

El círculo de hierro

Era algo inusual para un domingo. El 13 de marzo pasado, la junta de vecinos de la Villa Ignacio Serrano de La Granja abrió sus puertas a las 09:00 horas de la mañana para todos los militantes del Partido Demócrata Cristiano de La Granja, que según el padrón de la colectividad, a 2021 estaba conformado por 498 hombres y mujeres mayores de 18 años.

Ellos, al igual que los “camaradas” de todo el país, debían decidir en la urna por una de las dos listas que en enero habían pasado a la segunda vuelta de las elecciones internas del partido, en medio de una nueva y enconada lucha entre las dos almas de la DC.

Por un lado, estaba la lista encabezada por el dueño de casa, el alcalde La Granja, Felipe Delpin, y que entre sus integrantes tenía a la senadora por Atacama, Yasna Provoste. Por el otro lado, se encontraba la lista liderada por la diputada por el Biobío, Joanna Pérez, y que contaba con el apoyo de figuras del ala más conservadora de la colectividad, como el ex convencional y ex presidente de la DC, Fuad Chain, y la senadora Ximena Rincón.

Una de las militantes que llegó a la junta de vecinos fue María Angélica León Reyes, quien había sido designada vocal de mesa en el único local de votación de toda la comuna de La Granja.

El resultado ya es conocido. La elección fue tan estrecha, que tan sólo 273 votos le dieron el triunfo de Delpin, cuya lista obtuvo 5.906 sufragios, versus los 5.633 que favorecieron a la opción de la diputada Pérez. En la mesa de La Granja la opción del también alcalde recibió 208 votos, mientras que la otra lista consiguió sólo 21 preferencias.

En un infructuoso último intento, los perdedores impugnaron la votación en 32 comunas por supuestas irregularidades. En La Granja, se denunció que la vocal de mesa María Angélica León, era, al mismo tiempo funcionaria de la municipalidad, lo que infringe el Reglamento de Elecciones del partido, que establece que “tampoco podrán ser vocales (...) quienes mantengan vínculo de dependencia laboral con alguno de los candidatos o miembros de las listas”.

El Tribunal Supremo de la DC no invalidó la votación de la mesa, por considerar que “la participación de los vocales, inhabilitados para actuar como tales, no pone en entredicho la validez del sufragio de quienes voluntariamente y de buena fe concurrieron a las urnas”.

El episodio, dejó en evidencia una situación que desde hace meses se viene comentando en voz baja tanto en los pasillos de la DC, como en los rincones de la Municipalidad de La Granja: la constante presencia de militantes democratacristianos en las planillas de funcionarios del municipio, cuyo alcalde, desde abril pasado, es al mismo tiempo presidente del partido.

“Yo no le he pedido a nadie que firme la ficha de la Democracia Cristiana, creo hay muchos que se han molestado conmigo y no trabajan acá pero no es el requisito para ingresar a trabajar a la Municipalidad de la Granja, no le solicito a ningún funcionario y a algunos los conozco desde hace 30 años”, dice Delpin sobre las cifras de militantes en la corporación edilicia.

En una mirada más fina, son varios los nombres que llaman la atención por las funciones que desempeñan. Hoy es posible encontrar trabajando al interior del municipio a cuatro miembros del Consejo Nacional de la DC, a tres Delegados Territoriales del Distrito 10, a cuatro de los cinco miembros de la Directiva Comunal y a dos ex concejales DC que, tras perder la reelección, fueron contratados.

Un caso es el de Luis Acevedo Quintanilla, quien hoy es Secretario Municipal de La Granja, y que entre 2015 y 2016 fue director del Servicio de Registro Civil mientras Javiera Blanco era Ministra de Justicia del segundo gobierno de Michelle Bachelet. Según los registros públicos, Acevedo arribó al municipio como funcionario de planta municipal en enero de 2019.

luis-acevedo

“Luis Acevedo no era Consejero Nacional del partido y después claro se presentó. Obviamente hay funcionarios que son de confianza de la municipalidad y que sean profesionales y (además) DC, nada lo impide”, explica Delpin.

Otro caso es el de Dinka Tomicic Bobadilla, actual Directora de Tránsito del organismo de la zona sur de Santiago, y que también es parte del Consejo Nacional de la falange. Tomicic se desempeñó como Directora del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo entre 2015 y 2018 y llegó a La Granja como parte de la planta municipal en noviembre de 2020.

En el área de salud municipal mantienen vínculos laborales otros dos Consejeros Nacionales de la DC. Se trata de Violinda Sanhueza Barriga y Pedro Concha Hernández. La primera ingresó bajo la modalidad de honorarios en 2009 y desde 2016 se encuentra vinculada mediante contrata a la entidad. El segundo, estuvo algunos meses de 2014 contratado a honorarios, pero llegó definitivamente bajo código del trabajo en enero de 2019. Ambos, cumplen hoy la función de “ITO” o supervisión de contratos en salud.

Entre los Delegados Territoriales del Distrito 10, zona a la que pertenece La Granja, destaca el nombre y la historia de Hugo Lara Torres, quien a la fecha ejerce como funcionario en la Dirección de Control y que hasta mayo de 2022 se desempeñó como jefe de Dideco.

Lara estuvo a días de ser Subsecretario de Agricultura en el primer gobierno de Michelle Bachelet. Pero la aparición en la prensa de querellas en su contra por los delitos de estafa y apropiación indebida, obligaron al entonces nuevo gobierno a echar pie atrás en su nombramiento. Los cuestionamientos volvieron a caer sobre él cuando apareció mencionado en una auditoría realizada en 2021 por la Contraloría a la Municipalidad de Coquimbo. En el informe se señala que mientras estaba contratado a tiempo completo en La Granja, Hugo Lara mantuvo en paralelo, entre enero y mayo de 2020, un contrato a honorarios en Coquimbo, comuna que en ese momento era dirigida por el democratacristiano Marcelo Pereira, quien hoy está siendo investigado por la Fiscalía por los delitos de malversación de caudales públicos y fraude al fisco.

A pesar de ello, Hugo Lara ha seguido manteniendo un rol clave para el alcalde y presidente de la DC, Felipe Delpin. Sin ir más lejos, el edil lo eligió como Apoderado General de su lista para competir por la presidencia del partido. Y también acompañó a Delpin en una visita que hizo al ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, el 1 de abril pasado en La Moneda.

No son pocos en la DC que comentan que el alcalde nominó a Lara para ser el puente entre la Democracia Cristiana y el gobierno. Sin embargo, en el entorno del consejero descartan que esté ejerciendo ese rol, pues sólo participó de una reunión en palacio de gobierno, tras conseguir un permiso administrativo de la municipalidad.

“Mira, la gente tiene que ser idónea, gente dispuesta para el servicio, yo no hago preferencia por nadie. Lo que sí, a los que son DC les exijo mucho más por la responsabilidad militante, que estén dispuestos estar sábado y domingo y después de la jornada laboral a prestar servicio”, dice Delpin.

Uso de autos fiscales y sin bitácora

La sede de la Democracia Cristiana está ubicada en plena Alameda, a pasos de la Torre Entel. Por su ubicación, sólo posee un estacionamiento subterráneo que está reservado para el presidente de la colectividad. Algunos dirigentes de la falange, denunciaron a La Tercera que en más de una oportunidad habrían observado en ese estacionamiento una camioneta Toyota 4 Runner color gris oscuro, patente FYGC-67.

El vehículo, que es propiedad de la Municipalidad de La Granja, está asignado para ser usado por el alcalde y es conducido por un funcionario municipal. En ese automóvil, aseguran las mismas personas, el presidente de la DC habría sido trasladado desde el municipio al partido y viceversa, en medio de la demanda de actividades por su doble función.

Este es el vehículo municipal estacionado en la Municipalidad de La Granja.

Consultado sobre estos antecedentes, el alcalde Felipe Delpin aseguró que “los vehículos municipales son utilizados sólo para actividades municipales” y que, si se traslada al centro en vehículo municipal, sólo es “con viajes que tengan relación con el cargo de alcalde”.

Al preguntarle directamente si puede descartar que alguna vez el vehículo municipal se haya estacionado en el subterráneo asignado para el presidente de la DC en el edificio de Alameda, la certeza de su primera respuesta cambia: “la verdad es que no recuerdo”, expresa.

Para zanjar la veracidad de las denuncias recibidas, La Tercera resolvió solicitar por Ley de Transparencia la bitácora de ese automóvil, elemento clave de control de todo vehículo fiscal en el que su conductor debe registrar, entre otros, el kilometraje y el recorrido de cada uno de los viajes.

Sin embargo, no fue posible obtener la información. La Dirección de Operaciones de La Granja informó que los dos vehículos municipales que utiliza el alcalde no mantienen un registro de viajes. “No existe y/o no obra en poder de esta municipalidad bitácoras de vehículos”, señala la respuesta firmada por el asesor jurídico de la alcaldía, Gonzalo Blanco.

“Hay que tener el máximo de cuidado para ver que no se estén usando los recursos fiscales para fines políticos partidistas y que en el fondo se esté actuando acorde a las instrucciones de Contraloría”, refuerza María Jaraquemada, de Chile Transparente.

Si bien Felipe Delpin comentó que en 30 años nunca han tenido una bitácora para los vehículos asignados para los traslados de la máxima autoridad comunal, el decreto 2355 de su misma municipalidad, redactado en 1995, advierte que todo vehículo asociado a la alcaldía debe tener un registro diario confeccionado por el jefe de movilización.

Al serle presentado estos antecedentes, el alcalde Delpin reconoció “un incumplimiento” de la normativa vigente dictada por su propia municipalidad como por los diversos dictámenes que ha presentado Contraloría para el uso de estos recursos fiscales. Y aseguró que desde que se enteró de la solicitud de información de La Tercera, ordenó que se utilicen bitácoras. “La verdad eso no lo sabía, no sabía lo de la bitácora. Me he informado ahora. Esto era una costumbre de la municipalidad de La Granja”, señala.

“Nosotros entendemos que todos los vehículos tienen bitácora y nunca le habíamos puesto atención al vehículo del alcalde”, dice la concejala Silvana Poblete, quien sostiene que si no están las bitácoras van a solicitar una fiscalización y pronunciamiento de Contraloría.

Entre permisos y actividades políticas

“Las actividades del partido las desarrollo en mi hora de colación y después de las 17.30 de la tarde”.

- Por ejemplo, ¿el viernes 29 de julio pidió algún permiso?

“Estamos hablando…”

- La semana antepasada, el viernes.

“¿A qué hora?”.

- Ese día tuvo una reunión con el Embajador de Francia en la sede de la DC. Esa reunión tomó casi toda la mañana.

“No, era a las 11:30 horas”.

- Pero tenemos entendido que ese día llegó al partido antes de las 10:30 horas y se retiró cerca de las 13:30 horas.

“Seguramente solicité permiso administrativo”.

La elección de Felipe Delpin como presidente de la DC, significó que por primera vez un alcalde alcanzara el máximo puesto directivo de un partido político en Chile. La cargada agenda de gestión y terreno de la máxima autoridad comunal se empezó a enfrentar con diversas actividades partidarias y de negociación política de un cargo a nivel nacional.

“Es muy demandante, muy difícil. No hay fin de semana, te obliga a estar atento a todo, obviamente. En la municipalidad tienes que cumplir con todo lo que demanda la ley y también hay que estar atento a lo que pide el partido. Yo generalmente termino a las 10:00 u 11:00 horas de la noche las reuniones y afortunadamente está el Zoom”, asegura Delpin sobre los más de cuatro meses que lleva en ambos cargos.

Parte de los compromisos a los que el alcalde debe asistir como máximo dirigente de la falange, son compartidos a través de las redes sociales de la tienda política. Así ocurrió con la reunión con el Embajador de Francia en Chile, Pascal Teixeira. “Fraterno diálogo sobre política y actualidad con el presidente nacional y la secretaria nacional”, se lee en el tweet publicado el viernes 29 de julio a las 13:37 horas, minutos después de que Delpin abandonó la sede del partido.

Entre las actividades que han sido difundidas y compartidas desde las cuentas en redes sociales del mismo Delpin, aparecen, entre varias otras, una reunión con la bancada de Diputados DC en Valparaíso, una cita de la Directiva DC con el Presidente Boric en La Moneda y un reciente encuentro de la directiva del partido con la Ministra de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola, al mediodía del jueves 4 de agosto recién pasado.

A veces, los roles parecen confundirse. El 2 de junio pasado, Delpin recibió en su oficina en la municipalidad a la Comisión de Concejales de la Asociación Chilena de Municipalidades. El organismo publicó en su cuenta de Twitter que “se reunió con el Alcalde Felipe Delpin, en su calidad de Presidente de la Democracia Cristiana, para conversar sobre futuras actividades y trabajos de la Comisión”. El mensaje fue retuiteado por la cuenta oficial de la DC.

Pero el compromiso que más llama la atención, es el viaje que realizó Delpin a Ciudad de México los días miércoles 11 y jueves 12 de mayo para participar en el 23° Congreso de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA). La Tercera solicitó por Transparencia el registro de todos los feriados legales o permisos administrativos solicitados por la máxima autoridad comunal y que permitan justificar su ausencia de las labores en La Granja para las que fue electo en mayo de 2021.

De acuerdo a la información recopilada por la Dirección de Recursos Humanos de la Municipalidad de La Granja y entregada por Transparencia, en total, de 11 actividades que fueron publicadas por el partido entre abril y mayo de 2022, el alcalde Delpin sólo solicitó permiso para ausentarse a dos de ellas. Para su viaje a México de tres días y para la cita del jueves 21 de abril pasado en que el Presidente Gabriel Boric recibió a la Directiva de la Democracia Cristiana.

Para todas las otras reuniones del periodo, no fue posible obtener un documento legal que permita a Delpin ausentarse de su trabajo como máxima autoridad comunal. Por ejemplo, la Ley de Municipalidades no exige a los alcaldes una cantidad mínima de asistencia a los concejos municipales. Pero como referencia, sí se exige a los concejales estar presentes como mínimo en el 75% de las sesiones de un año.

En lo que va de 2022, el alcalde Delpin, sólo ha estado presente en el 62% de los 21 concejos celebrados, tanto presencialmente, como por videollamada. La concejala Poblete aseguró que para el encuentro del 11 de mayo pasado, ni siquiera fueron informados que la máxima autoridad comunal estaba fuera de Chile.

El martes 9 de agosto por la mañana Felipe Delpin fue entrevistado para este reportaje. En la cita, se comprometió a entregar todos los documentos de respaldo que, a su juicio, demostraban que sus ausencias de las actividades municipales estaban amparadas en permisos administrativos o vacaciones. Pero al cierre de esta edición, dos días después de esa entrevista, ninguno de esos documentos fue proporcionado por el alcalde.

Lee más en La Tercera

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Jaali, la arquitectura que renace para combatir el cambio climático. A raíz del alto costo de energía que significan los aires acondicionados, los arquitectos están buscando nuevas ideas para mejorar la ventilación.