El fracaso en la centroizquierda vs. el acuerdo que bajó la tensión oficialista

Foto: Agenciauno

Tras frustrarse las negociaciones, la ex Concertación y el FA formalizaron internas por separado, mientras que el PC y el FVRS no inscribieron comicios. Chile Vamos acordó medirse en más de 30 comunas del país, incluyendo Vitacura y Lo Barnechea.




Oposición no logra primarias globales y surgen recriminaciones

El primer desafío electoral terminó en un fracaso. Divididos finalizaron ayer los actores de la oposición. Tras intensas e infructuosas negociaciones, el sector fracasó en su esfuerzo por lograr un acuerdo de primarias para las elecciones de gobernadores regionales y terminó inscribiéndose ante el Servicio Electoral (Servel) en dos pactos distintos para dichos comicios.

Las tratativas se frustraron cuando pasadas las 16.20 los presidentes del Frente Amplio dejaban ayer la sede del Partido Socialista para dirigirse al Servel. En el segundo piso del edificio de París 873, sus encargados electorales seguían reunidos con el resto de la oposición para lograr algo que a esas alturas era casi imposible: destrabar en cosa de minutos las negociaciones para lograr un acuerdo. Pese a que los dirigentes del conglomerado aseguraron que iban al organismo preparados tanto para el escenario de que se arribara a un pacto unitario como para la opción de que tuvieran que inscribirse en solitario, ese gesto terminó por sepultar la unidad total de la centroizquierda ante esos comicios.

El hecho indignó a sus pares de la ex Nueva Mayoría. El ambiente era tenso. Los timoneles de la Convergencia Progresista -Álvaro Elizalde (PS), Heraldo Muñoz (PPD) y Carlos Maldonado (PR)- pidieron explicaciones a los representantes del Frente Amplio ante la ausencia de sus dirigentes y los acusaron de estar impulsando una verdadera “estratagema” a sus espaldas. A esas altura, no obstante, todos los negociadores daban por muerta la posibilidad de lograr un acuerdo. Fue en ese momento, media hora antes de que expirara el plazo, que esos tres partidos decidieron dar por terminadas las negociaciones.

Los timoneles de los partidos de Convergencia Progresista: Heraldo Muñoz (PPD) Álvaro Elizalde (PS) y Carlos Maldonado (PR). Foto: Archivo

En el sector nunca creyeron en el interés genuino del FA por lograr un acuerdo. De hecho, para varios dirigentes, sus acciones durante la negociación apuntaron a dilatar la opción de un pacto, en línea con lo que expusieron públicamente en un comunicado el domingo, donde se cerraron a impulsar ese mecanismo y apuntaron a omisiones. Para la ex Nueva Mayoría, el que luego se retractaran pidiendo una serie de “mínimos” -principios programáticos; todos los incumbentes a la competencia, y ningún candidato vinculado a corrupción- fue solo una forma de aplacar los costos que conllevó para el bloque dicha determinación. “Fueron solo excusas”, afirmaban ayer desde el resto de la oposición, destacando que se les concedieron esas condiciones.

Así, a la salida de la sede socialista, los dirigentes de la Convergencia Progresista junto con el secretario general de la DC, David Morales, salieron uno a uno a responsabilizar tanto a los frenteamplistas como a la Unidad por el Cambio -PC, PRO y FRVS- del fallido esfuerzo del sector. Apuntaron al factor que había trabado las negociaciones durante toda la jornada: el “blindaje” desde la I hasta las VI Región, que habían solicitado desde el bloque liderado por el PC. Una petición similar -de la misma coordinación- para la IV y VI Región ya había frustrado las tratativas la noche del martes.

Esa versión, sin embargo, fue desmentida por el FA. Desde el bloque -quienes también sostuvieron que se habían ido al Servel porque tenían una “hora pedida” a las 16.30- aseguraron que nunca respaldaron esos “blindajes”.

Timoneles del Frente Amplio arribando a las oficinas del Servel ayer en la tarde. Foto: Agenciauno

Pero nada de eso estaba claro cuando, pasadas las 11.00 de la mañana, el FA y la Unidad por el Cambio no llegaron a la hora pactada a reunirse con el resto de sus pares opositores en la sede socialista. Sin avisarle a su contraparte, ambos conglomerados se encontraron, en paralelo, en la sede de RD. En esa cita, dicen quienes conocieron de su contenido, el PC explicitó su esquema, en el que proponían un diseño de cuatro regiones donde compitieran todos, otras seis para el FA y la Unidad por el Cambio y otras seis para la Convergencia Progresista y la DC.

Con ese diseño, ambos conglomerados llegaron a la sede del PS pasadas las 13.30. En la cita, dicen en la oposición, el PC detalló su propuesta, mientras que el Frente Amplio reiteró que ellos estaban dispuestos a un acuerdo siempre y cuando estuvieran todas las fuerzas incluidas. La postura del bloque fue interpretada como un respaldo al diseño de los comunistas por parte de la ex Nueva Mayoría, desde donde, en todo caso, cerraron inmediatamente la puerta a los blindajes en cualquier región. Ahí fue donde las negociaciones se trabaron sin retorno.

En el FA, en todo caso, aseguran que la negociación fue un verdadero “juego de caretas” y que desde un inicio la Convergencia Progresista y la DC tenían arreglos en distintas regiones. De hecho, afirman que desde el partido liderado por Fuad Chahin se abrieron a conceder parte de lo planteado por la Unidad por el Cambio, pero que fue el PS, el PPD y el PR quienes endurecieron sus posiciones.

La jornada terminó con los frenteamplistas inscribiendo primarias para las elecciones municipales y de gobernadores pasadas las cinco de la tarde. Mientras que la Convergencia Progresista junto a la DC, el PRO y Ciudadanos hicieron lo mismo respecto de estos últimos comicios. En tanto, el PC y el FRVS, finalmente no se terminaron sumando al pacto que ingresó casi a las 21 horas en el Servel.

Chile Vamos define primarias en Vitacura y Lo Barnechea

A las 15.30 partieron ayer los presidentes y otros dirigentes de los partidos de Chile Vamos al Servel, con el objetivo de inscribir el pacto electoral para las primarias municipales y de gobernadores del 29 de noviembre próximo.

El despliegue se produjo luego de intensas negociaciones que estuvieron marcadas por declaraciones cruzadas entre las colectividades e, incluso, la amenaza del término de la coalición si es que no se hacían primarias para definir a los candidatos en determinadas comunas.

Así, las tratativas estuvieron varios días entrampadas, principalmente por las comunas de Vitacura, Lo Barnechea y Colina, entre otras, debido a que o la UDI o RN decían que eran zonas en que los candidatos les correspondían. A esto, además, se sumaba la presión de Evópoli, que apuesta por crecer como partido y, por ende, exigió que se le abriera la posibilidad con la realización de comicios previos.

En este escenario, Vitacura fue uno de los puntos que más conflictuaron al bloque, lugar en que RN se resistía a realizar una primaria. En esa comuna, a la que no irá a la reelección Raúl Torrealba, RN tenía dos posibles cartas: Maximiliano del Real y Carlos Cruz-Coke. En la UDI, en tanto, su apuesta es Pablo Zalaquett, mientras que en Evópoli es la exministra Camila Merino. Además, el Partido Republicano, que lidera José Antonio Kast, empuja al concejal Cristián Araya.

La Presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, realizando la inscripción en el Servel.

En medio del dilema, comenzaron a surgir propuestas como mecanismo de presión, y en RN plantearon que si ellos accedían a realizar primarias en Vitacura, la UDI debía hacer lo propio en Las Condes y Providencia, ambas comunas en donde existe incertidumbre sobre qué pasará si es que Joaquín Lavín y Evelyn Matthei, respectivamente, deciden ser candidatos presidenciales. De hecho, desde la UDI transmitieron que ambos estaban disponibles para realizar primarias, sin embargo, seguían las conversaciones y RN buscaba que la UDI cediera en Lo Barnechea, comuna que actualmente tiene como alcalde a la carta del gremialismo para la reelección, Cristóbal Lira. Otro de los conflictos más tensos se desató entre la UDI y Evópoli para el caso de Paine.

En paralelo, La Moneda monitoreaba el avance de las tratativas e, incluso, según algunas versiones, el propio Presidente Sebastián Piñera opinó respecto de determinados casos, aunque los dirigentes de los partidos lo niegan.

Con todo, en la reunión que sostuvieron ayer los dirigentes lograron destrabar parte del conflicto y definieron primarias en Vitacura, Lo Barnechea y cerca de 30 comunas a nivel nacional, así como también en el caso de gobernadores. Así, sortearon el primer escollo y se dirigieron al Servel a inscribir el pacto: una lista de alcaldes, cuatro nóminas de concejales y cuatro para cores.

“Primero, valorar el espíritu republicano de los cuatro partidos de Chile Vamos que finalmente tomaron el camino que sea la democracia el método mediante el cual se van a elegir los candidatos a alcaldes y gobernadores”, manifestó el senador de Evópoli Felipe Kast, quien fue parte de las tratativas. Y agregó: “Aquí nadie es ganador, solo gana la gente, la democracia”.

El presidente de RN, Rafael Prohens, en tanto, manifestó que “RN está muy contento con los acuerdos que hemos tenido y esperamos que la unidad del día de hoy se concrete para adelante”, agregando que “el ceder no es perder, sino ponerse a disposición de Chile Vamos”. Su par de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, sostuvo que “fue muy buena negociación para Chile Vamos, sobre todo, RN y la UDI actuamos con gran generosidad. Entendemos que hay que priorizar la unidad del sector”.

Pese a las declaraciones de unidad, el nerviosismo y la tensión en el bloque se mantenían en privado, cerca de la medianoche. Esto, porque si bien ya habían inscrito el pacto ante el Servel, aún no registraban oficialmente las candidaturas de las primarias ante el organismo.

De hecho, los partidos, luego de su visita al Servel, volvieron a reunirse en la sede de la UDI para ir revisando caso a caso y ver los temas pendientes, encuentro que continuaba durante la madrugada. Incluso, varios de los presentes transmitían que mientras ese trámite no esté hecho, “no se puede cantar victoria”, mientras que otro dirigente decía que el ambiente continuaba tenso y que todavía existían riesgos en algunas comunas en las que no lograban ponerse de acuerdo.

En la coalición, además, se mantenían algunos nudos respecto de qué pasará en el caso de Providencia y Las Condes. Si bien se acordó no hacer primarias en esas comunas, en sectores de Chile Vamos dicen que se pactó un protocolo para resolverlo en su determinado momento. No obstante, hasta anoche no había consenso en eso. “En el caso de que cualquiera de ellos (Lavín o Matthei) saliera del municipio, el acuerdo es que haya participación de todos los partidos proponiendo a las mejores personas y que haya una primaria no convencional o un sistema que permita realmente elegir al mejor”, dijo el presidente de Evópoli, Andrés Molina, a La Tercera. Sin embargo, Van Rysselberghe señaló que “es un tema que tenemos que conversar; son dos situaciones hipotéticas, por lo tanto, es un tema que no está sobre la mesa hoy día”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.