“Es ejercicio de machismo puro”: ministra de la Mujer condena dichos de Gonzalo de la Carrera contra Siches y agresión a Alexis Sepúlveda

Desde el Ejecutivo se sumaron al rechazo transversal que generó el incidente protagonizado por el ex republicano.


Tras la agresión que sufrió el diputado y vicepresidente de la Cámara de Diputados, Alexis Sepúlveda (Partido Radical) por parte del diputado ex Republicano, Gonzalo de la Carrera, el gobierno condenó el hecho y también las burlas que recibió la ministra del Interior, Izkia Siches, por parte del parlamentario por el Distrito 11 en medio de una sesión especial que se desarrollaba en la Corporación.

La ministra de la Mujer e Igualdad de Género, Antonia Orellana, señaló que “lo de Gonzalo De la Carrera no es una enfermedad. Es ejercicio de machismo puro y no es la primera expresión. Mi sororidad y cariño a la ministra Siches ante reiterada actitud y a congresistas Marcela Riquelme y Alexis Sepúlveda por su valentía”.

La reacción desde el Ejecutivo se da por la forma en que se refirió De la Carrera contra la ministra del Interior, Izkia Siches: dijo que dejará de ser secretaria de Estado tras el plebiscito del próximo 4 de septiembre.

Durante la intervención del ex republicano, este dijo: “Solo decirle a la ministra del Interior, que algunos han pedido su renuncia. Yo quiero despedirla gentilmente de su cargo, porque sé que después del resultado del domingo, no la vamos a ver de nuevo como ministra, quizá como embajadora”.

“Voy a intentar omitir la última falta de respeto del diputado que intervino”, respondió la ministra Siches cuando desde la testera le cedieron la palabra.

Tras la agresión que efectuó el diputado, recibió la condena transversal del mundo político. Desde Chile Vamos anunciaron que lo pasarán a la Comisión de Ética, mientras que la bancada del Partido Republicano, en un escueto punto de prensa, anunciaron la expulsión de sus filas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles




El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.