Gonzalo Fuenzalida, diputado de RN: “Cuando uno escucha al gobierno respaldar a la institución de Carabineros, es una equivocación”

El diputado RN Gonzalo Fuenzalida. Foto: Agenciauno

Diputado dice que lo que se debe hacer es apoyar ciertos “principios” en materia de seguridad y que “esto no es estar a favor o en contra de Carabineros”. Además, sostiene que “ha habido poca urgencia” en avanzar hacia una reforma a las policías.




Desde el oficialismo se pide que todos los sectores condenen hechos de violencia y violaciones a derechos humanos vengan de donde vengan. En el caso del Puente Pío Nono no ha ocurrido eso desde el lado de la centroderecha…

Creo que lo que corresponde es, primero que nada, repudiar lo que ocurrió en el Puente Pío Nono. Está claro y así lo determinó rápidamente la justicia -por eso dejó al funcionario en prisión preventiva-, que había una extralimitación de los poderes que la ley les entrega a las policías para poner orden. Y eso tiene que ser inmediatamente repudiado, porque no podemos permitir el abuso de poder, porque va en contra del estado de derecho… Al mismo tiempo, tiene que haber un mensaje claro, no defendiendo a la institución de Carabineros, sino que defendiendo principios con los que todos los ciudadanos estamos de acuerdo. Todos estamos de acuerdo en que la violencia lo único que produce es limitar nuestra libertad. Y eso ningún gobierno lo puede aceptar. Por lo tanto, más que una defensa a la institución, creo que lo que el gobierno debió haber hecho es una defensa a principios. Y esos principios se cumplen a través de las policías... Frente a lo ocurrido en el Puente Pío Nono, hay que condenar lo ocurrido, porque hay un abuso policial que está fuera de la ley, y por eso está formalizado ese funcionario. Pero en segundo lugar, hay una misión que tiene el gobierno: detener la violencia y restaurar el orden y la seguridad. Cuando uno escucha al gobierno respaldar a la institución de Carabineros, es una equivocación… Esto no es estar a favor o en contra de Carabineros.

¿Por qué es una equivocación? ¿Qué efecto genera esa postura del gobierno?

Porque lo que nos une a la gran mayoría de los chilenos es que nadie quiere que las calles estén en manos de anarquistas, narcotraficantes o turbas violentas. Por lo mismo, si uno apela a que la misión de un gobierno es establecer la seguridad, a través de la institución de las policías, eso hace mucho más sentido a los chilenos de que finalmente Carabineros está en una labor que tiene que hacer, porque la ley lo establece.

A su juicio, ¿por qué no avanza una reforma o modernización a Carabineros? Se han presentado numerosas comisiones de trabajo…

Creo que ha habido poca urgencia en el tema. El gobierno, cuando asumió, hizo lo que tenía que hacer: formó una comisión transversal, llegó a un acuerdo político. Yo estuve en esa comisión. Participaron alcaldes, parlamentarios de distintos sectores, el Ministerio Público, los centros de estudio. Terminó con un documento con 150 propuestas. El 90% del trabajo fue, justamente, una reforma y reestructuración de las policías, que se plasmó en dos proyectos de ley, de transparencia y probidad, y de carrera funcionaria. Eso se ha demorado mucho en el Parlamento… Hay sectores políticos que reclaman cuando Carabineros ejerce mal un procedimiento, pero cuando hay que mejorar la institución y llegar a acuerdos, ellos se restan o no participan con sus votos. Uno tiende a pensar que, por un lado, quieren que Carabineros siga bajo una estructura legal para que, cada vez que se equivoque, tengan un argumento para debilitar la institución. Pero la gran mayoría lo que quiere es que tengamos una institución que cumpla su misión de mejor manera.

Usted formó parte de una comisión bicameral sobre Carabineros…

Yo fui uno de los que impulsaron, cuando estaba el ministro Blumel, una comisión bicameral hace tres meses, que buscaba llegar a un acuerdo político. El ministro Blumel acogió esta idea, la incentivó y llegamos a un acuerdo, incluso, entre los presidentes de la Cámara y del Senado. Se designaron parlamentarios de todos los partidos, desde el PC hasta la UDI, e íbamos a empezar a trabajar justo antes de que sucediera el cambio de gabinete, donde salió Blumel y entró el ministro Pérez. Ahí hay una instancia que no se ha retomado y que se le debió haber dado continuidad. Los tres temas que estaban para trabajar en esa comisión eran: rol de las policías, creación del Ministerio de Seguridad Pública y rol de la seguridad privada. No haber continuado con ese trabajo ha sido un gran error.

¿Usted cree que el gobierno le puso un freno a eso por decisión política o, más bien, ese trabajo quedó parado simplemente?

Desconozco la razón. Yo se lo he hecho saber un par de veces al ministro del Interior. No sé si él quizás tiene una visión distinta de lo que hay que hacer. El tema de la seguridad requiere siempre un acuerdo político, porque es algo que nos afecta a todos.

Estamos a poco más de una semana del 18 de octubre. El mismo gobierno prevé que pueda haber hechos de violencia. ¿Podría afectar eso la participación en el plebiscito?

Claramente, la pandemia más violencia en las calles es poco atractivo para mucha gente. Quizás las turbas violentas y los grupos anarquistas no quieren ningún cambio, no quieren sanación de un país, lo que quieren es generar odio y caos. Eso hace que la gente tenga menos seguridad para ir a votar. Ahora, si las policías van a estar mejor o peor preparadas después del tema de Pío Nono, yo creo que debiesen estar preparadas… Muchos han dicho que debiese salir el general Rozas, pero yo pienso al revés. Cuando un general deja la institución, salen 25 o 30 generales. Y en dos años y medio, se han ido 50 generales. Si sale Rozas, estaríamos hablando de 70 generales, es decir, varias generaciones. Eso es muy delicado, porque una institución de casi 70 mil personas va a ser dirigida por personas que no estaban preparadas, por la experiencia, para dirigir. Y eso puede ser una crisis mayor. Aquí no hay que darse gustitos políticos y hay que pensar lo que le conviene al país… Sacando al general director no vamos a evitar que se generen abusos. Incluso, lo peor que puede pasar es que haya más abusos, porque hay menos mando.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.