¿Qué hacer tras una caída histórica?

_srq5118_653x431

El Presidente en La Reina presentando proyecto de pensiones a adultos mayores antes de conocerse los resultados de la encuesta.

En La Moneda acusaron un duro golpe tras los resultados de la encuesta, que entregó apenas un 6% de respaldo a Piñera. En el oficialismo reconocen que no esperaban una aprobación "tan baja" y dicen que se instaló la idea de un cambio de gabinete. Por mientras, el gobierno apostará a acuerdos en base a tres ejes: agenda social, seguridad y economía.




Una hora antes de que se conocieran los resultados de la encuesta CEP, el Presidente Sebastián Piñera se encontraba ayer en La Reina reunido con un grupo de adultos mayores, a quienes les aterrizó la reforma previsional que, el día anterior, había dado a conocer a través de una cadena nacional. Sin embargo, no fue hasta casi las 15.00 que el Mandatario abordó los resultados del sondeo, que arrojó negativas cifras y la aprobación más baja para un Presidente desde el retorno a la democracia (6%).

Tras realizar una declaración conjunta con su par de Estonia, Piñera respondió consultas, particularmente sobre cómo le afectaba el resultado. "Entiendo que los chilenos no estén contentos con lo que ha pasado. Yo tampoco estoy contento", dijo. Y agregó: "Eso es lo que me motiva todos los días, no las encuestas".

En La Moneda lamentaban los resultados, que varias autoridades del Ejecutivo calificaron, en privado, como "un golpe" y como "cifras lapidarias y por debajo de lo esperado", mientras que en Chile Vamos algunos evidenciaron el malestar. "No es mala, es pésima, no puede ser peor (la encuesta)", dijo el jefe de bancada de Evópoli, Luciano Cruz-Coke.

En Palacio, si bien estaban conscientes, debido al trabajo de campo de la encuesta, que los resultados serían negativos, algunos esperaban que la aprobación del gobierno se mantuviera cercano al rango de las encuestas Criteria y Cadem, las que arrojan respaldos alrededor del 10%. De esta manera, las mismas fuentes decían que los números evidencian una desafección "preocupante" de su propio sector político.

En el oficialismo transmitían dentro de sus análisis, a modo de "alivio", que toda la clase política tiene malos niveles de apoyo y confianza, que deben desplegar la agenda del gobierno y relevar que dos de los problemas que la ciudadanía considera como prioritarios -pensiones y salud- están siendo abordados a través de proyectos de ley. Y fue esa postura la que, justamente, destacaron ayer los ministros Gonzalo Blumel y Felipe Ward, quienes sostuvieron una reunión con los jefes de bancadas de Chile Vamos.

La estrategia

¿Cómo se gobierna con un 6%? Fue una de las preguntas que circulaba ayer en el oficialismo y en La Moneda. Los análisis en Palacio más optimistas apuntaban a que era lógico una baja en la CEP, porque se castigó un atributo considerado fuerte para el sector: orden público. De esta manera, reconocen que ese factor sigue siendo un flanco, porque -dicen- existe la sensación de que hay "mano blanda" del gobierno y poco respaldo a Carabineros.

Así, las mismas fuentes dicen que la estrategia que potenciarán es amarrar acuerdos concretos en base a tres ejes, con proyectos claves: agenda social (Fonasa y pensiones); seguridad (antibarricadas, antisaqueos y modernización de las policías), y agenda económica (reforma tributaria y pymes). Esto, recalcan, poniendo "límites" a la centroizquierda para sumarse a los acuerdos, argumentando que hay una oposición que se negará a todo, mientras que con otra pueden ceder de manera "razonable". Además, destacan que justamente en la CEP hay una mayoría que cree que se deben alcanzar acuerdos.

En el Ejecutivo también dicen que, justamente, pensiones, Fonasa y antisaqueos no alcanzaron a ser medidas en el sondeo y, por lo tanto, podrían generar un efecto positivo de aquí a marzo. Esto, en todo caso, para repuntar a una cifra que sitúan en 10% de respaldo.

De todas formas, en RN señalan que el Ejecutivo tiene que estar dispuesto a negociar y ceder más en pensiones. De lo contrario, recalcan, el descontento ciudadano continuará.

En el oficialismo también apuntan a que la figura presidencial debería replegarse y que Piñera delegue más en sus ministros, un permanente reclamo de la centroderecha.

¿Cambio de gabinete?

Un cambio de gabinete latente. Así lo comentan en privado varios personeros del oficialismo, particularmente por el rol que ha tenido el comité político, en el que identifican varios problemas: que no existe buena convivencia entre ellos y falta que se empoderen de sus áreas, lo que ha generado que Piñera actúe como líder de la coalición y descomprima los conflictos. En concreto: un equipo político débil, que, según algunos en el Ejecutivo y en Chile Vamos, podría sufrir modificaciones, sobre todo tras los resultados del sondeo.

"Más que un equipo político, ha fracasado un diseño político. Hay un desplome en la adhesión de los propios y el gobierno no despega", dijo ayer el jefe de senadores de RN, Andrés Allamand, mientras que el presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, sostuvo que "más que de cambio de gabinete, hay que avanzar en las reformas".

Comenta