Cómo seguir una dieta cetogénica, la forma de alimentación de moda con opiniones divididas

cetogénica

Ilustración: César Mejías.

Si se busca bajar de peso de forma rápida, esta dieta basada en grasas y proteínas podría ser una solución. Sin embargo, según expertos existen variables que podrían hacer que el método resulte ineficaz.


Muchos han optado por seguir un estilo de vida sano y al mismo tiempo bajar de peso. Quizás algunas veces —o muchas— más de alguno o alguna ha fallado en el intento.

https://www.latercera.com/practico/noticia/como-ser-vegano-guia/825032/

En redes sociales ha surgido como tendencia la dieta keto, en inglés. Fotos de platos coloridos inundan Instagram, y entre los alimentos que resaltan se encuentran la codiciada palta, el salmón, la carne, huevo, brócoli, queso y frutos secos.

Según sus fundamentos, los alimentos que están prohibidos son los carbohidratos complejos como el pan, el arroz, las papas y las pastas, es decir, se restringen por completo los azúcares.

¿Qué es exactamente la dieta cetogénica? Aunque quizás suene extraño, es una pauta de alimentación alta en grasas y proteínas, pero baja en carbohidratos. La proporción quedaría en 70%, 25% y 5% respectivamente.

Fue descubierta por el médico endocrino Henry Rawle Geyelin y se trata de una dieta que restringe el azúcar, pero que privilegia las grasas y proteínas. Para ilustrarlo mejor, en una dieta de 2.000 calorías diarias, se consumen 165 gramos de grasas, 75 de proteína y 40 de carbohidratos.

Así, un plato cetogénico ideal contiene una porción mediana, por ejemplo, de pollo, salmón o tocino y una más grande de brócoli, espárragos, espinaca o champiñones, por ejemplo. Se puede añadir quesos y/o semillas, también un huevo. Con respecto a las frutas, son todas ricas en carbohidratos, por lo que se pueden comer en pequeñas porciones, usualmente berries.

Para los vegetarianos quizás sea un poco más complejo seguir una dieta de este tipo, ya que quienes no comen carne suelen reemplazarla por legumbres y cereales, incluida la quínoa. Aún así, las proteínas se pueden adquirir con el consumo de quesos, huevo y frutos secos como almendras.

Lamentablemente, para los veganos puede ser una forma de alimentación incompatible. Las proteínas de la dieta cetogénica o keto suelen ser de origen animal. Si bien las plantas pueden contener aminoácidos esenciales, se encuentran en menor cantidad.

https://www.latercera.com/practico/noticia/busca-una-vida-sostenible/838238/

En cuanto al tipo de nutrientes, califican las grasas de origen saludable, que podrían también incluir el aceite de oliva, las paltas y nueces, según afirma el médico interno y divulgador médico del Brigham and Women's Hospital, Howard LeWine, asociado a la Universidad de Harvard.

Hablamos de una dieta que, si se sigue al pie de la letra, podría tener resultados esperados, pero que no significa que funcione de la misma forma en todas las personas.

Si intentas bajar de peso, debes asegurarte de que quemes más calorías de las que consumes, recomienda el experto.

Ceto… ¿qué?

El nombre del régimen alimentario que ha cobrado popularidad tiene una explicación detallada y científica. En simple, la dieta cetogénica busca que se usen las reservas de grasa en el cuerpo para obtener energía, no la azúcar en la sangre.

"La mayor parte de las células del cuerpo prefieren usar azúcar de la sangre —glucosa— obtenida de los carbohidratos como fuente principal de energía. La dieta cetogénica fuerza el cuerpo a usar otro tipo de combustible, se apoya en el hígado para desintegrar la grasa acumulada en el cuerpo para convertirse en moléculas llamadas ketonas", detalla el profesional de la salud. Así, el cuerpo entra en este estado, por eso el nombre.

Sin embargo, no todos los métodos dietéticos son milagrosos.

La nutrióloga asociada a Harvard, Kathy McManus, asegura que lo que sucede es que cada cuerpo es diferente y algunas personas necesitarán una dieta más restringida para que haga efecto. De igual forma explica que es un tipo de régimen que puede dar resultados rápidos, pero no garantiza efectividad en un periodo de tiempo más largo.

"La dieta de este tipo se usa frecuentemente para controlar los ataques de epilepsia en niños. Si bien se indica para bajar de peso en el corto plazo, a largo plazo no se sabe con certeza si es segura", apunta la profesional.

De igual forma, su colega LeWine recomienda que un par de meses después de seguir este régimen, se opte cambiar a una dieta reducida en calorías de estilo mediterráneo -porciones de vegetales más grandes que de carne y pollo, fibra, pescados, mariscos- combinado con ejercicio físico, que no solo es primordial para bajar de peso, sino que para el bienestar general.

https://www.latercera.com/practico/noticia/mitos-alimentacion-saludable-cuerpo/782098/

* Este artículo no es un sustituto a un profesional de la salud, pero sí puede servir como una guía. Consulta a tu médico para verificar cuál es el método más adecuado para ti.

Comenta