Guillermo Larraín admite que cuarto retiro genera tensión en comando de Provoste, pero hay consenso en que anticipo de rentas vitalicias es “aberrante”

El asesor económico de la candidata admite que es probable que el cuarto retiro de los ahorros previsionales se postergue más allá de de la primera vuelta presidencial. También se refiere al proyecto de nacionalización de los fondos de pensiones que suscribió la senadora, y dice que "es más un deseo de que el tema se debata y que se debata en forma abierta a una cosa que ella haya planteado que era la mejor solución posible”.




Hay tensión por el cuarto retiro desde las AFP, pero hay consenso en que el anticipo de las rentas vitalicias no está bien. Eso fue lo que deslizó este jueves el asesor económico de la candidata Yasna Provoste, Guillermo Larraín, en radio Duna. Sobre los retiros, comentó que “ahí hay una tensión que ella ha reconocido (...) Reconoció que esa es una tensión que existe en el comando, y por lo tanto, me parece que esto es totalmente transparente, le queda a todo el mundo claro que acá hay una opinión, que tiene una naturaleza más bien de lo que la senadora ve de lo que está ocurriendo en la calle, lo que está ocurriendo en el terreno, de lo que está ocurriendo en el ámbito político”.

En ese sentido, agregó que “efectivamente hay una opinión de parte de casi todo el equipo económico que tiene opinión crítica, sobre todo en el tema de las rentas vitalicias, donde creo que ahí si que hay bastante consenso de que lo que se mandó del Congreso, en la Cámara de Diputados, es francamente aberrante, y que por lo tanto es necesario retirar eso”.

Larraín, exsuperintendente de Pensiones y de Valores y Seguros en los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet, respectivamente, comentó que “de hecho, esa es una de las cosas que ahora está mencionando el senador (Pedro) Araya, que me parece interesante, porque originalmente el senador Araya como que desechó los comentarios que hizo la CMF respecto del impacto sobre las aseguradoras que podría tener este articulado sobre las rentas vitalicias, y ahora está de alguna forma reculando. Se dio cuenta que efectivamente hay un problema, de que no era una exageración, que no era una manipulación, de que es verdad de que tal como está, ese es un pésimo proyecto, y por lo tanto lo que corresponde es retirarlo, y eso lo que va a implicar en la práctica, es que hay que consensuar un enfoque distinto, y ese enfoque va a hacer que probablemente todo el paquete se vaya postergando y se trate, en todo caso, después de la primera vuelta e incluso después”.

En el programa Información Privilegiada, el también expresidente de BancoEstado fue consultdo sobre qué tan cómodo estaba en un equipo en que, mayoritariamente y en temas relevantes, pareciera ser que la candidata está en una postura distinta a la de sus asesores. Larraín respondió que “es natural, en cualquier candidatura. He participado en tres campañas y siempre hay tensiones, siempre hay diferencias de opinión, porque efectivamente quien es candidato a la presidencia de la República tiene una visión que excede lo estrictamente económico, que es lo que en principio uno, desde su conocimiento, está aportando”.

Sobre ello, agregó: “Yo creo que acá, en este punto, lo que tiene que haber es un diálogo, y entender que esas otras cosas que tú como economista no ves, o que no valoras lo suficiente, alguien tiene que zanjarlas. Creo que estamos viviendo en el país una situación tan anómala, tan rara, tan fuera de lo común y tan peligrosa de cierta forma, que el hecho de que ella tenga un evaluación distinta a mí no me extraña. Tengo más bien la esperanza puesta en que una vez que se produzca la convergencia, el afiatamiento bien de los proyectos, porque la candidata sí nos ha dicho, si ustedes miran el programa en la parte económica, hay cosas que son duras, como por ejemplo, el tema de los impuestos, una cuestión que va a generar algún tipo de problema, pero creo que tiene la gracia este programa que es un programa que es realista, porque lo que veo en el resto de los programas es que no hay realismo”.

Sobre el proyecto de nacionalización de los fondos de pensiones que suscribió la parlamentaria y que está en el Congreso, Larraín dijo que “una cosa que para mí no era tan claro, o desde afuera creo que es poco claro, para mí no lo era del todo claro, pero ahora es más claro, es que lo que hacen los parlamentarios es parlamentar (...) Entonces, lo que hacen muchos parlamentarios es que piden el apoyo, y otros dan su apoyo para que determinados proyectos se discutan”.

Así, continuó diciendo que “es bastante claro que Yasna Provoste ha tenido desde hace muchos años una actitud súper critica contra el sistema de AFP, entonces cuando vienen y le preguntan y le piden su patrocinio para este proyecto, hace más de un año atrás, ella lo da por que le interesa que los temas se discutan. Incluso en aquella época, por ejemplo, el Partido Ciudadano, que es parte del Nuevo Pacto Social, estaba en contra de ese proyecto, el Partido Ciudadano hoy es parte de la coalición que apoya a Yasna Provoste. Dentro de la DC para qué decir, había también gente que estaban algunos más a favor y otros más en contra, pero su patrocinio a ese proyecto, es más un deseo de que el tema se debata y que se debata en forma abierta, a una cosa que ella haya planteado que era la mejor solución posible”.

En esa línea, comentó que “la mejor solución posible que ella hoy esta comprometida con los partidos y movimientos que la están apoyando, es lo que está en el programa de gobierno, que no contempla nacionalización, que contempla la creación de una PBU (Pensión Básica Universal) de $225.000, por el momento, por razones presupuestarias, hasta el 90% de la población, es decir, excluyendo al 10% más rico; que contempla la mantención de las cuentas individuales en las AFP para aquellas personas que así lo deseen y la creación de un pilar contributivo nuevo, con la cotización del empleador, que tiene varios componentes, que hay bastante debate sobre cómo podría estar estructurado, y la creación para toda la ciudadanía de un pilar nuevo de ahorro colectivo que es un pilar desde donde se pueden hacer transferencias más flexibles que permitan ir enfrentando con mayor agilidad, oportunidad, los desafíos que tienen los sistemas de pensiones que son muy complejos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.