Aumento en demanda de servicios y la futura llegada de 5G auguran explosión de IoT en 2018

Imagen Para CB - Pixabay

El Internet de las Cosas (Internet of Things) dejó de ser un término de moda, para insertarse en los requerimientos de productividad que están exigiendo muchas compañías de todos los tamaños. Este año sería clave para aumentar la inversión en este segmento, como una preparación a lo que sucederá el 2020, cuando se prevé un masivo despliegue de la telefonía móvil de quinta generación.




Se estima que actualmente existen 2.000 millones de personas conectadas a internet en el mundo. Por otro lado, el número de dispositivos conectados ha crecido de 500 millones en 2003 a 12.500 millones en 2010, para llegar a más de 70.000 millones en 2020. Es decir, siete dispositivos por habitante. Cifra que podría aumentar hasta 20 o más en los países más desarrollados. Incluso, se prevé que la humanidad generará 40 billones de gigabytes cada doce meses en lo que queda de década.

Además, ya se superaron los 230 millones de suscripciones móviles tipo Machine to Machine (M2M) para soluciones de IoT. "Es por esto que, consultoras, analistas y expertos del sector apuntan que Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) no sólo es una de las principales tendencias TI del futuro, sino, la que tendrá más impacto económico", comenta Diego Martin, gerente comercial para Cono Sur de Furukawa, fabricante mundial de fibra óptica.

[ze_adv position="adv_300x100" ]

Es que justamente la alta conectividad y ancho de banda de las redes móviles está augurando que en 2018 se produzca una verdadera explosión por servicios de IoT. Incluso, si consideramos que la telefonía 5G está a punto de salir del horno en términos masivos, IoT será un término cada vez más corriente en las empresas.

Para hacerse una idea, un estudio realizado por IDC acerca del mercado IoT en Chile indicó que el crecimiento total de las inversiones en este sector crecerá un 25,8% en 2018 con respecto a 2017, año en que aumentó un 17,6% en relación al año anterior (ver gráfico), siendo el segmento de la grandes corporaciones el de mayor aumento para este año.

[ze_adv position="adv_300x250-A" ]

El mismo estudio indica también que el sector salud será el que más crecerá este año, al igual que para el fin de la década.

"Está claro que IoT requerirá de una red que realmente pueda conectar miles de millones de sensores y máquinas, así como también proveer gigabytes de ancho de banda bajo demanda, todo ello con muy alta fiabilidad y demoras de transmisión muy bajas. Hasta ahora uno de los mayores retos de las redes de telecomunicaciones ha sido verdaderamente satisfacer las necesidades crecientes de ancho de banda de los usuarios, tanto en las redes fijas como en las móviles", explica Martin.

[ze_adv position="adv_300x250-B" ]

Según estimaciones de Huawei, al año 2025 habrá 40 billones de dispositivos inteligentes, 100 billones de conexiones y 180 billones de terabytes de datos. Todo esto creará una economía digital de un valor estimado en US$23 trillones.

"La masificación de las redes móviles está gatillando el crecimiento y la expansión del IoT, impactando a toda la sociedad y la industria. Hemos sido testigos en cómo la masificación de los teléfonos inteligentes generó un crecimiento explosivo en el servicio de datos móviles, y, a medida que aumenta la demanda del IoT, también lo hacen los negocios y la economía", comenta Marcelo Pino, gerente de Asuntos Públicos de Huawei Chile, compañía cuyo core de negocio son las soluciones tecnológicas para la industria de las telecomunicaciones.

[ze_adv position="adv_300x250-C-net" ]

La Quinta Generación

Para analizar la relación entre las redes móviles y IOT, tenemos que pensar en la evolución de las redes y cómo fue este crecimiento de 2G para voz, 3G para datos y 4G para la explosión de datos y videos en directo.

Siguiendo esa línea, claramente 5G será la base para esta siguiente ola de la economía, porque permitirá una gran circulación de datos, velocidades más altas y menor latencia. "Una 'trifecta" de capacidades imprescindibles para el floreciente segmento del IoT y, por ende, oportunidades de negocios que nunca hemos experimentado", asegura Marcelo Bertolami, director general para las Américas de Intel.

El ejecutivo de la compañía californiana agrega además que para que esto ocurra, vamos a necesitar una próxima era tecnológica inalámbrica que soporte más de 7 mil millones de personas y casi cinco veces más máquinas comunicándose "a través de tecnología que navega invisible por el aire, esquiva obstáculos y accede a los edificios. Como nunca, el 5G es el que permitirá que las máquinas de las industria se comuniquen y funcionen con poca o ninguna intervención humana", apunta Bertolami.

Para Martin, la incorporación de 5G propone un cambio de paradigma en las comunicaciones móviles, "ya que está diseñada fundamentalmente para el transporte eficiente de una amplia variedad de tipos de datos con diferentes requerimientos de calidad de servicio, esto incluye las comunicaciones M2M y las comunicaciones de misión crítica. O sea, tiene la capacidad de dar servicio a las comunicaciones entre máquinas e IoT de forma nativa, simultáneamente a los servicios de banda ancha demandados por los usuarios humanos", dice el ejecutivo de Furukawa.

Comenta