Bernardo Larraín respalda lista de Rosario Navarro a la Sofofa: “Estaremos en el mismo barco”

bernardo-larrain-matte-3

El ex timonel de los industriales entre 2017 y 2021 apoya “con entusiasmo” la postulación de Navarro, que se unió a Óscar Hasbún y Gonzalo Said. “Tiene en su ADN un liderazgo colegiado”, dice sobre la más probable presidenta de la Sofofa. El miembro del clan Matte destaca que hay una nueva generación no sólo en la dirección de las empresas, sino también en sus representaciones gremiales más importantes.


Presidente durante cuatro años de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), entre 2017 y 2021, Bernardo Larraín Matte tuvo en su comité ejecutivo a Rosario Navarro, en una de las vicepresidencias a Gonzalo Said y en el Consejo General a Óscar Hasbún. Los conoce a los tres y respalda la alianza que formalizaron esta semana para competir por el mando del gremio de los industriales en mayo, cuando termina su período Richard von Appen. Rosario Navarro, directora de Sonda, 47 años, postulará a la presidencia y Said y Hasbún serán sus vicepresidentes. Bernardo Larraín, hoy vicepresidente de Empresas CMPC y Colbún, habla aquí sobre la renovación de liderazgos en la organización y destaca las cualidades de Navarro, a quien entrega su respaldo explícito. “Es una persona que tiene en su ADN un liderazgo colegiado”, describe.

Rosario Navarro tiene como aliados a ejecutivos del grupo Luksic y Said. ¿El grupo Matte respalda su candidatura?

-La respaldo con entusiasmo y sé que los otros consejeros que representan a las empresas del grupo -me refiero a Luis Felipe Gazitúa, Hernán Rodríguez y Francisco Ruiz Tagle- tienen una muy buena opinión de ella y del equipo que la acompaña para liderar Sofofa, Oscar Hasbún y Gonzalo Said. Estaremos en el mismo barco.

¿Cuál será el principal desafío de Rosario Navarro al mando de la Sofofa en 2023?

-Profundizar la legítima incidencia de las empresas en la discusión de políticas públicas, al mismo tiempo que reivindicar su insoslayable aporte en el urgente desafío de redinamizar la economía y mejorar la provisión de bienes y servicios públicos esenciales para los ciudadanos. Seguir participando activamente en el debate de reformas que, en mi opinión, están mal orientadas, como la tributaria, de pensiones y laboral. Ser parte del nuevo debate constitucional para contribuir a que esta vez termine en un texto con altos niveles de apoyo y pensado para los próximos 30 años. Y finalmente, pero no menos importante, hacer ver que nada de lo anterior será posible si siguen debilitándose dos habilitantes fundamentales para la vida en sociedad: la seguridad ciudadana y la seguridad jurídica. Esta última sufrió otro golpe con la resolución del Consejo de Ministros sobre el proyecto Dominga.

Si ella se impone, podría ser la primera mujer en presidir la Sofofa. ¿Qué peso simbólico le asigna a eso?

-Hace ya mucho tiempo que las mujeres ocupan un rol protagónico en las empresas y sus gremios, el que por supuesto debe profundizarse, pero esto sólo es la consecuencia natural de un proceso que se viene gestando desde hace tiempo. Como mujer, Rosario aportará un liderazgo distinto, aunque su talento, creatividad y comprensión de los problemas actuales que nos afectan son su mejor carta de presentación.

Rosario Navarro

¿La juventud de Rosario Navarro juventud es una fortaleza o una debilidad?

-Tan joven no es, jajaja. Lo importante es que conoce el mundo empresarial, ha participado en la creación y dirección de empresas, es socia de una consultora especializada en innovación, y ha combinado esta vocación empresarial con un rol público destacado. No sólo ha sido consejera de Sofofa desde el 2017, sino que también fue parte de su comité ejecutivo, integra el directorio de su Corporación Educacional y del Hub de Innovación de Sofofa, es además consejera del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación para el Desarrollo. Además, es una persona que tiene en su ADN un liderazgo colegiado, lo que se refleja en que presentó su candidatura con un equipo integrado por Gonzalo Said y Oscar Hasbún, dos consejeros de Sofofa con una gran trayectoria empresarial.

¿Se consolida ya con esto el recambio generacional que usted y otros cuatro empresarios -Von Appen, Swett, Said y Santa Cruz- impulsaron en 2016?

-Efectivamente, hay una nueva generación y ya no sólo en el control y dirección de las empresas, sino también en sus representaciones gremiales más importantes. Rosario no sólo es gran exponente de dicho recambio, sino también representa una buena síntesis de lo que Richard, Alfonso y muchos otros en distintos roles, como yo, hemos querido hacer y representar en Sofofa.

Lo más probable es que sea candidata única, de consenso, igual que usted y Richard Von Appen. ¿No es malo que no haya competencia en la Sofofa?

-Los procesos electorales son importantes para confrontar proyectos, ideas y énfasis. Sin embargo, en cualquier escenario –consenso o competencia- tendremos la oportunidad de debatir sobre el proyecto que Sofofa debe ofrecer al país. Es más, en la carta que Rosario, Gonzalo y Oscar mandaron a los consejeros, nos invitaron a compartir y conversar ideas y sugerencias para construir ese proyecto. Lo que sí debemos mostrar durante este proceso es, primero, un apoyo a la directiva actual liderada por Richard hasta el último día de su mandato, y luego de esta elección –sea con competencia o consenso– mucha unidad, un diagnóstico compartido y que este sea un esfuerzo colectivo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".