Encuesta UC: personas que no están trabajando en Chile superan el 30% y suman unos 2,7 millones

De acuerdo con la Encuesta de Estudios Longitudinales de la UC de julio, en un año se han perdido 2,3 millones de empleos. La tasa de ocupación en las mujeres cayó 28%, mientras que para los hombres la contracción fue de 23%.




El mercado laboral se sigue deteriorando, producto de la crisis sanitaria.

De acuerdo con la nueva encuesta del Centro de Estudios y Encuestas Longitudinales UC correspondiente a la última semana de julio, en un año se han perdido 2,3 millones de trabajos lo que se traduce en una caída de 25%, es decir, uno de cada cuatro empleos existentes en julio de 2019 ya no está.

“Desde la primera encuesta, que dimos a conocer los primeros días de mayo, hemos insistido que el indicador más importante que se debe seguir para evaluar el deterioro del mercado del trabajo, así como para examinar si se ha tocado fondo y, luego, para evaluar el mejoramiento, es la tasa de empleo o de ocupación y no la tasa de desempleo, que regularmente se sigue con obsesión”, sostiene el director de la institución, David Bravo.

Bank of America eleva pronóstico de desempleo de Chile a 11,7% en 2020 y anticipa lenta recuperación
Empleo en Gran Santiago anota mayor caída en 38 años y la construcción pierde 160 mil plazas

Este punto, para el experto, “ha sido relevante para crisis anteriores, pero no lo es más en la actual, cuyo origen de carácter sanitario afecta de manera sustantiva la participación laboral”.

De hecho, si se compara con julio del año pasado, la tasa de empleo (proporción de la población de 15 años o más que está ocupada) para mujeres cayó 28% que equivale a 1,1 millones de plazas laborales menos, mientras que para los hombres la contracción fue de 23% con una merma de 1,2 millones de empleos.

Pese a esta dramática pérdida de empleo, Bravo afirma que todavía no se ha tocado fondo en materia de caída. “Mi impresión es que estamos cerca de tocar fondo. De hecho, mi expectativa es que en esta medición fuéramos a encontrar una estabilización en las pérdidas de empleo o en la tasa de empleo. Sin embargo, ello no ocurrió”, comenta, y añade que “el levantamiento parcial de los confinamientos podría ayudar a que ello ocurra en el mes de agosto”. El economista dice, además, que esta crisis será superior a la de 1982. El experto señala que “lo que ya tenemos perdido es muy significativo: 2,3 millones de empleos menos que hace un año, que podrían haber sido 2,9 millones si no existiera la Ley de Protección del Empleo, pero que de todos modos podrían en parte o todo sumarse más adelante. De allí que hablamos de un shock de hasta unas 3 millones de personas”.

Mayoría de los empresarios cree que sus dotaciones laborales no recuperarán los niveles previos a la pandemia
Empleos en la construcción: 84% ha visto caer sus ingresos y solo 37% está trabajando

Otra muestra que refleja el desaliento que hay en las personas de poder encontrar empleo es la participación laboral, la cual continúa deprimida llegando a 47,6%en total, lo que implica una caída de 23% en relación al año anterior, lo que equivale a 2,2 millones de personas que salieron del mercado laboral. En los hombres la baja fue de 19%, mientras que en las mujeres alcanzó el 27%.

De acuerdo al reporte, la magnitud de la caída en la participación laboral y el empleo es tal que, por primera vez, el mes anterior el nivel de la fuerza de trabajo (ocupado y desocupado) fue sobrepasado por la cantidad de personas fuera de la fuerza de trabajo (inactivos). Ahora, esa brecha se amplía. En julio, la fuerza de trabajo llegó a 7,47 millones mientras que los inactivos 8,27 millones.

Presión laboral

En cuanto a la tasa de desempleo, esta llegó a 10,8%, 0,7 puntos porcentuales menor que la del mes anterior. “La tasa de desempleo es un indicador que está muy distorsionado por el tema de la búsqueda de trabajo. Las personas no están buscando trabajo. Y por ello hay que enfocarse en la tasa de empleo”.

Un reflejo de aquello es que del total de los inactivos, la encuesta muestra que 1,3 millones de personas declaran que buscarían trabajo si no estuviéramos en la crisis sanitaria. La cifra es 20% más alta que en junio. Este hecho es lo que en algún momento comenzará a presionar la tasa de desempleo. “Esto comenzará a ocurrir a medida que se empiecen a relajar las medidas de restricción, así como también a medida que aprendamos a convivir con el virus. Sin embargo, lo más probable es que sea luego, porque los ingresos de los hogares se están viendo fuertemente afectados”.

De acuerdo a los cálculos del estudio, si se consideran las personas inactivas, pero que buscarían empleo si la crisis sanitaria no estuviera, (1,3 millones) la tasa de desempleo llegaría a 24,4% y, si se consideran a los trabajadores que están bajo la Ley de Protección al Empleo, la tasa sería de 31%. Ese porcentaje equivale a unas 2,7 millones de personas.

De acuerdo a la encuesta un 9% de los ocupados indicó estar con suspensión temporal de contratos y cubierto por la Ley de Protección del Empleo a fines de julio. La estimación que hace la encuesta es de 597 mil personas. De ellas, 272 mil son mujeres y 325 mil hombres. Si bien afirman que el dato administrativo que entrega la Superintendencia de Pensiones al 2 de agosto es de 707 mil personas, esa cifra corresponde a solicitudes aprobadas y no al stock vigente.

En junio, una encuesta del Banco Central mostró que casi la mitad de las empresas (47%) con trabajadores suspendidos indicó que deberá despedirlos.

Comenta