Encuesta UC: se frena deterioro del mercado laboral en agosto y ocupados anotan leve mejoría

08 de septiembre de 2020 /SANTIAGO Gran afluencia de personas se aprecia este mediodía en paseo Puente y Ahumada del centro de la capital FOTO: FRANCISCO CASTILLO/AGENCIAUNO

De acuerdo al sondeo del Centro de Encuestas UC, en el octavo mes del año se crearon 312 mil empleos en relación a julio, la primera alza mensual desde el inicio de la crisis sanitaria. Los principales aumentos se produjeron en Agricultura (144 mil); Industria (106 mil) y Comercio (81 mil). Pese a este repunte, en un año se perdieron 2 millones de puestos de trabajo.




La idea de que la economía ya tocó fondo va tomando fuerza. La primera señal la empezó a dar el crecimiento de julio, cuando la actividad cayó menos que los meses previos. Esto llevó a que las expectativas para el año fueran menos malas de las previstas con anterioridad. De hecho, en la Encuesta de Expectativas de septiembre, el mercado mejoró su previsión para el PIB 2020 pasando de -6% a -5,5%.

Otra señal que apunta a que lo peor está quedando atrás es que el mercado laboral también dejó de caer en agosto. Así lo reflejó la última encuesta de empleo del Centro de Estudios Longitudinales de la UC.

De acuerdo al sondeo, la tasa de ocupación sube dos puntos respecto de su nivel más bajo alcanzado a fines de julio (42,3%) y llega a 44,3%. De esta manera, el total de ocupados totaliza 6,98 millones, recuperándose luego de alcanzar su mínimo de 6,66 millones en julio. Así en agosto se crearon 312 mil personas respecto de julio, la primera alza mensual desde el inicio de la crisis sanitaria. De ese total, 131 mil empleos fueron para hombres y 181 mil empleos para mujeres.

Director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC: “Luego de una crisis, el empleo independiente es el primero en recuperarse”
Ofertas de trabajo en internet anotan una recuperación en agosto tras desconfinamientos
Empleo profundizó caída en julio con especial impacto en jóvenes y mayores de 65 años

Si bien todos los sectores productivos subieron en relación al mes previo, a excepción de la construcción donde se destruyeron 96 mil empleos, los principales aumentos se produjeron en Agricultura, (144 mil); Industria (106 mil) y Comercio (81 mil). Y también jugó a favor los empleos por cuenta propia favorecidos por el inicio de los desconfinamientos en las principales ciudades del país, ya que de esta categoría se crearon 189 mil plazas laborales, mientras que en asalariados fueron 113 mil.

Pese a ello, el empleo anotó una caída de 22,5% en 12 meses lo que se traduce en una pérdida de 2 millones de plazas laborales, aunque menor a los 2,3 millones que reflejó la encuesta del mes pasado (-25,4% en 12 meses).

Otro indicador positivo es que la tasa de participación laboral (gente dentro de la fuerza de trabajo como porcentaje del total en edad de trabajar) subió 1,2 puntos respecto de su nivel más bajo alcanzado a fines de julio. No obstante, sigue exhibiendo una caída de 14 puntos respecto de 12 meses atrás.

En el detalle, la tasa de participación de los hombres se recupera 0,6 puntos respecto a julio y 2 puntos en el caso de las mujeres. Sin embargo, la caída anual sigue siendo importante: pérdida de 1,1 millones en el caso de los hombres y 1 millones en el caso de mujeres.

En cuanto a los inactivos potencialmente activos, la encuesta arrojó que 1,12 millones de personas declara que habría estado buscando trabajo si no nos encontráramos en la actual crisis sanitaria, número que pondrá presión sobre el mercado del trabajo en los próximos meses.

Sobre la tasa de desocupación, esta sigue bajando: desde 11,5% en junio a 10,8% en julio y 9,1% en agosto, pero para el director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales, David Bravo, este indicador no debería ser considerado como termómetro del mercado laboral. “El indicador más importante que se debe seguir para evaluar el deterioro del mercado del trabajo, así como para examinar si se ha tocado fondo y, luego, para evaluar el mejoramiento, es la tasa de empleo y no la tasa de desempleo que regularmente se sigue con obsesión” (ver entrevista relacionada).

Otra arista que aborda esta encuesta es el estado en que están los ingresos de las personas. En ese sentido, en agosto fue el mes que un menor porcentaje de personas (desde que se hace la encuesta en abril) dijo que no le alcanzaron sus ingresos para todo el mes. (21,6%). La explicación que puede haber para aquello es el retiro del 10% de los fondos de pensiones, que en su mayoría se concretó en agosto.

¿Punto de inflexión?

Los economistas afirman que si bien estas incipientes señales de recuperación se relacionan con el desconfinamiento, son cautos a la hora de afirmar que hay un cambio de tendencia o un punto de inflexión. En lo que sí hay coincidencia es en que ya se tocó fondo, pero aseguran que es muy distinto a decir que ahora vendrá una recuperación sostenida. Esto porque la destrucción ha sido fuerte y existe el riesgo siempre presente del rebrote del virus.

“Es muy pronto para saber si es un punto de inflexión. Se necesita más confirmación de la mejoría en este mes y en el próximo para todavía saber si agosto fue el mes de inflexión”, sostiene el economista jefe de SFT Capital, Sergio Godoy.

Mauricio Tejada, académico de la Universidad Alberto Hurtado, subraya que “sin duda las cifras son menos malas y dan algo de esperanza en el inicio de la recuperación. Ahora, esta recuperación va a ser lenta, muy lenta, por tanto, la creación de empleo va a ser lenta porque las empresas no crearán suficientes vacantes como para absorber la cantidad de desempleados que estamos observando”.

Para la académica de la Universidad de Los Andes, Cecilia Cifuentes “efectivamente la cifra es una buena noticia, y muestra que la disminución de los confinamientos ha permitido recuperar la actividad y el empleo, podría ser un punto de inflexión, siempre y cuando los contagios se mantengan controlados, y hay bastante riesgo en esta materia”.

¿Qué viene?

El camino de la recuperación no será fácil, ni mucho menos rápido. Y en algún grado dependerá del plan de subsidios al empleo que prepara el gobierno. Ese es el principal mensaje que envían los analistas.

“La recuperación estará condicionada por el ritmo de repunte de la economía. Son también clave los incentivos, a través de subsidios, que el gobierno ha puesto sobre la mesa. En ese sentido, es fundamental provocar un círculo virtuoso entre empleo y su impacto en consumo, que permita dar mayor fuerza a la recuperación de la economía”, menciona el economista jefe de Bci, Sergio Lehmann.

Godoy acota que “dependerá del levantamiento de las medidas de contención de la pandemia y que podamos llevar a cabo de manera razonable el proceso constitucional que se viene. Sin embargo, en mi opinión el mercado laboral tuvo una dislocación tremenda y va a tomar varios años para que se recupere de verdad”.

Y para Tejada, “hay mucha incertidumbre aún. Con el levantamiento de las medidas de confinamiento la actividad empezó a moverse. Ahora, esperemos no tener una segunda ola que sea tan importante como la primera o como se ve en algunos países. Si hay aumento sustantivo de casos y nuevas medidas de confinamiento, eventualmente veríamos comprometida la recuperación. Si eso no pasa, la recuperación vendría lenta, pero sostenida”.

Comenta