A la caza del “caso sospechoso": Informe detalla síntomas de casos positivos y propone ajustes al criterio actual en Chile

Coronavirus. Foto referencial

Trabajo a partir del proyecto Movid-19, impulsado en conjunto por el Colegio Médico y la Universidad de Chile, plantea que si bien el modelo oficial se ha ido refinando, hay elementos que permitirían anticiparse aún más a la confirmación.




“Para interrumpir de manera temprana la cadena de transmisión, en el contexto actual se sugiere implementar una definición de caso sospechoso con elevada sensibilidad”. Ésta es la premisa que resume el contenido de un informe hecho en el marco del programa Movid-19, que impulsan el Colegio Médico y la Universidad de Chile en conjunto con otras entidades académicas del país, y que articula una propuesta para mejorar los criterios de casos sospechosos.

“¿Cómo podemos mejorar nuestra capacidad de identificar casos Covid-19? Una mirada desde la epidemiología”, se llama el documento, hecho en colaboración con la Universidad San Sebastián, y que contiene un análisis hecho por las epidemiólogas María Paz Bertoglia y María José Monsalves, además del doctor Cristóbal Cuadrado, secretario técnico del Departamento de Políticas de Salud y Estudios del Colmed y uno de los investigadores del estudio. Así, el trabajo, basado en el monitoreo de 39.885 personas de 321 comunas del país, plantea un nuevo concepto a partir de los síntomas auto-reportados que elevaría la capacidad de identificar a los casos confirmados.

“Existen algunos desafíos para poder detectar de manera precoz a las personas que tienen síntomas compatibles con un caso sospechoso de Covid-19. Uno de los principales que estamos enfrentando, es que las personas son identificadas muy tardíamente, pudiendo pasar 8 o 9 días desde el inicio de los síntomas hasta que las personas son confirmadas. Resulta clave identificar tempranamente”, plantea Cuadrado sobre la relevancia de esta acción.

En esa línea, el estudio realizó una prueba de sensibilidad y especificidad de las distintas definiciones de caso sospechoso, es decir, la capacidad de detectar casos confirmados (el denominado PCR positivo) a partir de sus síntomas, comparándolos con casos concretos.

FOTO: AP

Esto, considerando que a lo menos han existido tres planteamientos desde el inicio de la epidemia. El Ministerio de Salud (Minsal) realizó el 23 de marzo una primera calificación; luego, el Consejo Asesor elevó una sugerencia con criterios distintos el 26 de dicho mes, y finalmente el Minsal hizo una actualización reciente el pasado 30 de mayo.

La alerta sobre los contactos estrechos

En base a los resultados de los análisis, se realizó un modelo de mayor capacidad predictiva, considerando la edad, sexo y un conjunto de nueve síntomas asociados al coronavirus. Esto, porque según el estudio, si se aplicara la calificación actual, sólo se podría haber identificado de forma correcta al 65,5% de los casos positivos como “sospechosos” de la muestra de 330 casos del informe.

Por eso, el documento propone que el concepto de caso sospechoso incluya a quienes tengan dos síntomas combinados, ya sea tos, diarrea, odinofalgia y cefalea. Pero en específico, plantea que las personas que tengan sólo una de las siguientes condiciones debieran ser declaradas inmediatamente como caso sospechoso: pacientes con fiebre sobre 37,8 grados sin otra causa, quienes manifiesten pérdida o disminución del olfato (anosmia) aguda o quienes sean contactos estrechos de contagiados confirmados con PCR.

Estos tres puntos independientes se basan en hallazgos del reporte. “Se pudo observar que las personas con anosmia tienen 9,4 veces más chance de tener una PCR positiva que aquellos que no tienen anosmia; 2,2 veces en el caso de la fiebre y 2,5 veces más posibilidades en aquellos con antecedente de contacto estrecho”, plantea el texto.

Aplicando este criterio, se lograría haber identificado al 77,9% de los positivos de la muestra como sospechoso, doce puntos porcentuales más que la actual definición.

El punto de los contactos estrechos también se basa en otro dato del propio programa Movid-19: el 49,4% de las personas diagnosticadas como Covid-19 -es decir, casi la mitad- tienen un antecedente conocido de contacto estrecho con una persona confirmada como positivo.

“El contacto estrecho tiene una alta fuerza de asociación y de predicción con la confirmación de Covid-19, por lo que se sugiere considerar como caso sospechoso a todos los individuos con antecedente de contacto estrecho autoreportado”, plantea el informe.

“Estas personas deben poder recibir una licencia médica por cualquier profesional médico, sin necesidad que sea un profesional de la Seremi quien extienda esta licencia. De esta forma se reducirán los tiempos de transmisión de este grupo de personas”, agrega el documento.

En cuanto a los síntomas en general, el programa Movid-19 ha detectado que los principales entre casos confirmados son el dolor de cabeza (55,5%), la tos (45,8%), los dolores musculares (43%), la pérdida o disminución del olfato (39,1%) y el dolor de garganta (37,9%).

Comenta