¿Cómo puedo saber si tengo diabetes y cómo te puede matar la enfermedad?

Esta es la evidencia médica sobre las principales características de la enfermedad y cuál es la sobrevida promedio de los pacientes que la padecen.


La diabetes tipo 2 afecta la capacidad del cuerpo para utilizar la insulina para regular el azúcar en sangre, lo que conduce a niveles altos que pueden causar problemas cardíacos, daño a los órganos y ceguera. La prediabetes significa niveles de azúcar en sangre más altos de lo normal que pueden conducir a una diabetes en toda regla.

La diabetes mellitus es una enfermedad que afecta la forma en que el cuerpo utiliza la glucosa sanguínea. La glucosa, según explica la Clínica Mayo, es vital para la salud dado que es una importante fuente de energía para las células que forman los músculos y tejidos. También es la principal fuente de combustible del cerebro.

La causa subyacente de la diabetes varía según el tipo. Pero, independientemente del tipo, puede provocar un exceso de glucosa en la sangre. Un nivel muy alto de glucosa en la sangre puede provocar problemas de salud graves.

Según consignó la doctora Carmen Lía Solís, directora médica de la Asociación de Diabéticos de Chile, en una nota a Qué Pasa, existen al menos cinco síntomas que pueden alertar sobre la presencia de la enfermedad, síntomas que se producen por un exceso de azúcar (glucosa) en la sangre y debido a una escasa de la producción de insulina en el páncreas.

La experta adviertió que si en los últimos 30 días ha experimentado alguno de estos síntomas, se hace necesario ir al médico para descartar o confirmar un diagnóstico de diabetes.

-Orinar con frecuencia: Cuando los niveles de azúcar en sangre están elevados, el cuerpo elimina este exceso a por medio de los riñones, a través de la orina.

-Sensación de sed: Para evitar deshidratarse, la persona experimenta mucha sed porque necesita reponer ese líquido vital.

-Hambre descontrolada: En diabetes, al tener una insulina insuficiente, no puede cumplir su función de alimentar a las células, entonces, el cerebro interpreta que necesita más energía y produce una sensación de apetito para compensar esa falta de combustible y producir más glucosa.

-Adelgazar rápido: El cuerpo, al tratar de eliminar el exceso de azúcar, expulsa más cantidad de la necesaria. A la vez, necesita energía que toma de la grasa que se tenga acumulada en el organismo, causando una rápida pérdida de peso.

-Sensación de hormigueo: Una diabetes no diagnosticada ni controlada puede provocar alteraciones y lesiones en los nervios que se manifiestan con hormigueo y entumecimiento de las extremidades.

Ahora, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF por sus siglas en inglés) actualizó sus pautas sobre cuándo es recomendable hacer exámenes para prevenir la diabetes, pidiéndole a la población con sobrepeso y obesidad comenzar a hacerse las pruebas de detección a los 35 años en lugar de los 40, como ocurría hasta ahora.

El nuevo consejo se deriva de las crecientes tasas de obesidad y diabetes tipo 2, y de la investigación que muestra los beneficios para la salud de los métodos de prevención y el tratamiento temprano. Tres de cada cuatro adultos estadounidenses tienen sobrepeso o son obesos, lo que aumenta sus posibilidades de desarrollar esta enfermedad.

En el caso de Chile, el escenario es igual a la que se vive a nivel mundial. Una situación que también ocurre en el país, donde ha aumentado considerablemente la población con esta condición. Según la última Encuesta Nacional de Salud, el 12,3% de la población en el país tiene diabetes.

Las cifras podrían aumentar aún más, pues la pandemia del Covid-19 incrementó considerablemente estas cifras en nuestro país. Diversos diabetólogos han visto cómo ha subido la demanda por atención en esta especialidad, y cómo el Sars-CoV-2 ha sido un cómplice de este incremento de pacientes con diabetes.

Hasta ahora no existen cifras locales para determinar cuánto ha subido la cantidad de nuevos diabéticos en Chile durante la pandemia. Sin embargo, todos los especialistas consultados afirman que en su experiencia clínica han visto un aumento de pacientes diabéticos que sufrieron descompensaciones provocadas por el Covid, así también como de nuevos diabéticos provocado por esta pandemia.

“Si la última Encuesta Nacional de Salud habla de un 12,3% de prevalencia en Chile, yo creo que para la siguiente encuesta nos acercaremos al 15%. Es harto, pensando que eso podría significar casi 600 mil personas más con diabetes en Chile”, proyectó el diabetólogo de la Red UC-Christus, Dr. Javier Vega, en una nota a Qué Pasa.

Causas de muerte

La diabetes es la causa principal de los nuevos casos de ceguera, de enfermedad renal terminal, es la causa más frecuente de amputación no traumática de extremidades inferiores, aumenta de 2 a 4 veces el riesgo de enfermedad coronaria y de enfermedad vascular cerebral.

Eso sí, todas las complicaciones antes mencionadas no se dan necesariamente en todos los diabéticos. “Si una persona con diabetes está controlada y mantiene cifras de glucosa, de lípidos y de presión arterial en rangos lo más fisiológicos posibles, aunque sea con las correspondientes medicaciones, el riesgo para cualquiera de las citadas complicaciones puede llegar a descender del 60 al 80%”, dijo en una entrevista con el sitio Infosalus, Antonio Pérez, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Diabetes (SED).

El médico dijo que recuerda en este sentido que hay distintos tipos de diabetes y que esta enfermedad puede surgir en cualquier momento de la vida, aunque la probabilidad de padecerla aumenta con los años, e incluso se han llegado a describir casos neonatales.

Explicó que la diabetes presenta una serie de complicaciones crónicas como consecuencia del deterioro progresivo de las grandes arterias. La más importante, según destacó, son las enfermedades cardiovasculares, que constituyen la principal causa de mortalidad prematura entre los diabéticos.

El Dr. Aníbal Donoso, diabetólogo de Clínica Universidad de los Andes, dice que los diabéticos habitualmente fallecen de enfermedades cardiovasculares (aproximadamente 75% ) “ya sea infarto agudo al miocardio o accidente cerebro vascular. Otras patologías también común es la enfermedad renal crónica terminal”.

Según la Clínica Mayo, las complicaciones de la diabetes a largo plazo se desarrollan de manera gradual. Cuanto más tiempo hace que tienes diabetes (y cuanto menos controlado esté tu nivel de azúcar en sangre), mayor riesgo de complicaciones existe. A la larga, las complicaciones de la diabetes pueden provocar una discapacidad o incluso ser mortales. Estas son las principlaes complicaciones de la diebetes que pueden provocar la muerte:

  • Enfermedad cardiovascular. La diabetes aumenta drásticamente el riesgo de sufrir diversos problemas cardiovasculares, como arteriopatía coronaria con dolor de pecho (angina), ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y estrechamiento de las arterias (aterosclerosis). Si tienes diabetes, eres más propenso a tener una enfermedad cardíaca o un accidente cerebrovascular.
  • Daño a los nervios (neuropatía). El exceso de azúcar puede dañar las paredes de los vasos sanguíneos diminutos (capilares) que alimentan los nervios, especialmente en las piernas. Esto puede provocar hormigueo, entumecimiento, ardor o dolor, que generalmente comienza en las puntas de los dedos de los pies o las manos y se extiende gradualmente hacia arriba. Si no recibes tratamiento, podrías perder toda la sensibilidad de los miembros afectados. El daño en los nervios en relación con la digestión puede causar problemas con náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento. En el caso de los hombres, puede dar lugar a la disfunción eréctil.
  • Daño renal (nefropatía). Los riñones contienen millones de racimos de vasos sanguíneos diminutos (glomérulos) que filtran los residuos de la sangre. La diabetes puede dañar este delicado sistema de filtrado. El daño grave puede conducir a la insuficiencia renal o a la enfermedad renal terminal irreversible, que pueden requerir diálisis o un trasplante de riñón.
  • Daño ocular (retinopatía). La diabetes puede dañar los vasos sanguíneos de la retina (retinopatía diabética), que puede conducir a la ceguera. La diabetes también aumenta el riesgo de otras afecciones graves de la visión, como cataratas y glaucoma.
  • Daños en los pies. Los daños en los nervios del pie o un flujo sanguíneo insuficiente en los pies aumenta el riesgo de diversas complicaciones en los pies. Si no se tratan, los cortes y las ampollas pueden dar lugar a graves infecciones, que suelen tener una cicatrización deficiente. Estas infecciones pueden, en última instancia, requerir la amputación del dedo del pie, del pie o de la pierna.
  • Enfermedades de la piel. La diabetes puede volverte más susceptible a tener problemas en la piel, como infecciones bacterianas y micóticas.
  • Deterioro auditivo. Los problemas de la audición son comunes en las personas diabéticas.
  • Enfermedad de Alzheimer. La diabetes tipo 2 puede aumentar el riesgo de tener demencia, como la enfermedad de Alzheimer. Cuanto más deficiente sea el control del nivel de azúcar en sangre, mayor será el riesgo. Aunque existen teorías de cómo pueden estar relacionados estos trastornos, ninguna de ellas se ha demostrado todavía.
  • Depresión. Los síntomas de depresión son comunes en personas con diabetes tipo 1 y tipo 2. La depresión puede afectar el manejo de la diabetes.

Sobrevida de los pacientes con diabetes

De acuerdo a un estudio en España, la esperanza de vida de los pacientes con esta enfermedad fue de 68,8 años, lo que supone 12,2 años menos que en el caso de la población general en ese país.

Separado por género, la investigación mostró que la sobrevida se reduce a 11,6 años menos en el caso de que el paciente sea varón y 12,5 años menos en el caso de que sea mujer.

Otras estimaciones establecen una reducción promedio de hasta 15 años en la esperanza de vida en los pacientes que tienen diabetes.

Pero el Dr. Donoso, dice que más que hablar de sobreviva, se habla de disminución de expectativa de vida, que es alrededor de 10 años, desde el momento del diagnóstico, siempre y cuando no siga con un tratamiento médico estricto.

Dr. Sergio Lavandero, profesor Universidad de Chile y Director del Centro Avanzado de Enfermedades Cronicas (ACCDiS), concuerda con el diagnóstico, y reitera que si una persona con diabetes no se cuida se piensa le restan aproximadamente “como 10 a 12 años, pero si te cuidas y eres responsable, no debería ser diferente a una persona que no padece esta enfermedad”.

Recomendaciones

El examen para detectar si existe la diabetes “es algo tan sencillo como una glicemia en ayuno. Pero dejarlo reservado exclusivamente para los mayores de 40 años ya no corre, sobre todo con la cantidad de personas con obesidad y sobrepeso que tenemos en el país” señaló el mismo Dr Donoso, en otra nota a Qué Pasa.

Por eso es muy importante pesquisarla en forma temprana cuando está recién partiendo porque tenemos muy buenos tratamientos médicos, no solamente farmacológicos, que te disminuyen la progresión de una pre a una diabetes, sino también, estimular el estilo de vida saludables, cambiar la alimentación, fomentar el deporte, tratar otras patología crónicas, y también dejar el cigarrillo en el caso que los pacientes estén fumando, recomendó el especialista.

Además, no debiese ser necesario llegar a la medicación (en casos de prediabetes), sino que con actividad física tres veces a la semana, 45 minutos, dejar los hábitos tabáquicos y además tener una alimentación balanceada rica en proteínas y otros nutrientes ayudarán a prevenir un diagnóstico de diabetes temprana.

Por su parte Lavandero recalca que “hay que tener claro que la diabetes es una enfermedad incurable” y cuando aparece es para toda la vida. Por eso “hay que tratarla adecuadamente” añade.

Dentro de las recomendaciones más generales, sobre todo las asociadas a la diabetes tipo 2, señala que se debe controlar cuánto y qué comen las personas y realizar ejercicio, como por ejemplo “caminar, no es ser deportista de alto rendimiento”, y en casos que se indique tratar la con medicamentos que correspondan e indique un médico.

La guía del grupo de trabajo (USPSTF) dice que la evidencia muestra que la dieta y la actividad física pueden prevenir o retrasar la diabetes en adultos con prediabetes. Se ha demostrado que el medicamento para la diabetes metformina hace lo mismo, pero no ha sido aprobada para ese uso, señalan. El medicamento no está exento de riesgos y algunos médicos se oponen a su uso, señalando que dos tercios de las personas con prediabetes nunca desarrollan la enfermedad.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.