¿Por qué no todas las personas se han contagiado de Covid-19?

Foto: Reuters

Científicos trabajan arduamente en la búsqueda de la llave que expliqué por qué algunos pueden sortear con éxito al Sars-CoV-2, pese a estar altamente expuestos al virus.


El país está plagado de casos similares: muchas familias completas contrajeron Covid, pero en varios casos alguno de sus miembros no, pese a vivir en el mismo lugar, a veces, en espacios muy reducidos. ¿Por qué?

Cuando el mundo ya lleva dos años de pandemia por Covid-19, continúa siendo una de las grandes incógnitas. Cómo es posible que muchas personas no se hayan contagiado de Sars-CoV-2 a pesar de que han compartido con otras personas infectadas o han estado directamente expuestos, o la pregunta de si en un futuro todos tendrán que contagiarse.

Un misterio que tiene a investigadores de diferentes partes del mundo realizando estudios, para entender cómo funciona exactamente la inmunidad contra el coronavirus. Por ahora, la investigaciones realizadas muestran qué varias causas podrían estar asociadas a la inmunidad al virus.

Una de la investigaciones, dirigida por el Imperial College de Londres, sugiere que esta misteriosa inmunidad puede estar en personas que estuvieron expuestas a otros coronavirus (como los del resfriado común), ya que eso le habría permitido producir células inmunes de memoria (células T) y podrían ser la razón por la cual algunas personas dan negativo en la prueba de Covid-19 a pesar de vivir con alguien que dio positivo.

Los investigadores creen que estas células T preexistentes desencadenaron una respuesta inmunitaria que se ocupó rápidamente del virus Sars-CoV-2 antes de que pudiera infectar al individuo y mostrar una prueba de PCR positiva. También encontraron estas células T en el grupo que dio positivo, pero los niveles no eran tan altos.

“Se ha demostrado científicamente que existen personas que cuentan con resistencia a algunos patógenos gracias a diferencias en sus genes, permitiendo que no se contagien y es posible que esto esté también ocurriendo en el caso de Sars-CoV-2 con personas que tienen una resistencia genética al contagio, hecho que está siendo estudiado por diferentes grupos de científicos en el mundo, pero que aún no ha sido demostrado”, señala Alexis Kalergis, académico de la Universidad Católica (UC), director del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia (IMII) y director de los estudios científico-clínicos que se han realizado en Chile con la vacuna contra Covid-19 de Sinovac.

La Dra. Rhia Kundu, primera autora del estudio del Instituto Nacional del Corazón y los Pulmones de la misma universidad, advirtió al medio CNBC que “si bien este es un descubrimiento importante, es solo una forma de protección, y quisiera enfatizar que nadie debería confiar solo en esto. En cambio, la mejor manera de protegerse contra el Covid-19 es estar completamente vacunado, incluida la dosis de refuerzo”.

La importancia de las vacunas

El estado de vacunación también sería un factor a considerar cuando se trata de personas inmunes al Covid-19, ya que “mediante la vacunación (las personas) han logrado un mayor entrenamiento de las defensas, haciéndola más eficiente frente a patógenos”, dice Kalergis.

Aunque se ha demostrado que las vacunas contra el Covid reducen las posibilidades tener una enfermedad grave, al igual que las hospitalizaciones y las muertes, y siguen siendo muy eficaces contra las variantes, se sabe que no son 100% efectivas en la prevención de infecciones, y que la inmunidad que brindan disminuye con el tiempo.

vacuna-covid-kgqB-U110 (7063968)

Aunque la vacunación no puede impedir que las personas tomen contacto con el virus y se contagien, “tienen la ventaja que entrenan al sistema inmune para que detecte y neutralice rápidamente al virus, previniendo o disminuyendo de esta manera el desarrollo de la enfermedad”, explica el académico UC.

“En algunos casos, este nivel de protección inmune es tan alto que el virus no alcanza a replicarse, por lo que la persona podría ni siquiera desarrollar síntomas e incluso no darse cuenta que ha sido infectada por este microorganismo. Por lo tanto, en la medida que la vacunación disminuye el grado de síntomas graves y la severidad de la enfermedad, podría contribuir a disminuir la transmisión viral”, agrega.

Además, que muchas personas se hayan vacunadas (por encima del 85% o 90%) “va a proteger a aquellas que estando vacunadas tienen un sistema inmunológico debilitado o aquellas que sencillamente por algún motivo solamente conocido por ellos decidieron no vacunarse”, señala el Dr. César Bustos, infectólogo de Clínica Universidad de los Andes.

Naturalmente resistente

Otra pregunta que ha surgido durante la pandemia es por qué dos personas con Covid pueden responder de manera tan diferente a la infección. Una podría tener síntomas intensos, por ejemplo, y el otro podría ser asintomático. La respuesta podría estar en nuestros genes.

Efectivamente “existen algunos trastornos o algunas alteraciones propias genéticas de algunas personas que hacen que su respuesta inmunológica frente a un agente infeccioso sea distinta del gran común de la población. Pero es sencillamente por una mutación o alteración en el código genético de alguna parte del sistema inmune de la persona que lo posee”, dice Bustos.

“Por causas genéticas, es posible que en una población existan personas resistentes al contagio o la infección, como se ha reportado para otros virus como el VIH. Sin embargo, estos casos son muy excepcionales. En general, lo que ocurre más frecuentemente es que existen personas que sí se infectan con el virus y no desarrollan síntomas frente a una infección, cursando cuadros asintomáticos”, explica Kalergis.

Investigadores del Imperial College también están realizado investigaciones, que se publicarán pronto, sobre inmunogenética (la relación entre la genética y el sistema inmunitario) y la infección por Covid-19, y han descubierto que las variaciones entre los sistemas inmunitarios de las personas marcan la diferencia, al menos a si tiene o no una enfermedad sintomática.

La investigación se centra en diferentes genes HLA (antígeno leucocitario humano) y está analizando cómo estos pueden afectar la respuesta de una persona frente al Covid, con algunos tipos de HLA más o menos propensos a experimentar una infección sintomática o asintomática.

Otro grupo internacional de investigadores lanzó a fines de noviembre de 2021 una búsqueda global de personas genéticamente resistentes a la infección por el Sars-CoV-2. El equipo espera que la identificación de los genes que protegen a estas personas pueda conducir al desarrollo de fármacos bloqueadores de virus que no solo protejan a las personas del Covid-19, sino que también eviten que transmitan la infección.

Foto: AFP

Por ahora la pregunta es cómo encontrar a esas personas, además de saber que el éxito no está garantizado. Si existe resistencia genética al coronavirus Sars-CoV-2, puede haber “solo un puñado” de personas con este rasgo, dijo a Nature Isabelle Meyts, inmunóloga pediátrica y médica de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica, quien es parte de la consorcio detrás del equipo de investigadores.

El equipo de coautores de 10 centros de investigación de todo el mundo, desde Brasil hasta Grecia, ya ha reclutado a unos 500 candidatos potenciales que podrían cumplir con estos criterios, y más de 600 personas los han contactado para saber si cumplen con los requisitos. El objetivo es contar con al menos mil personas que puedan ser estudiadas.

“Si efectivamente se detectasen características moleculares que hagan resistentes a las células de una persona a la infección por este virus, sin duda abre posibilidades de identificación de factores que pueden ser usados como blancos para nuevas vacunas y terapias para prevenir o tratar esta enfermedad. Por eso es tan importante el trabajo que realizan diferentes grupos de científicos en Chile y en el mundo”, recalca el director del IMII.

Ascendencia genética

Un grupos de científicos está trabajando para descubrir los mecanismos moleculares que sustentan las diferencias en nuestra respuesta inmune frente al Sars-CoV-2, y de la investigación ha surgido evidencia que sugiere que los rasgos genéticos, heredados de nuestros antepasados, podrían ofrecer protección o aumentar la susceptibilidad a la enfermedad.

adn

Los científicos trabajaron con el virus de la influenza A, con el que infectaron muestras de sangre derivadas de individuos con ascendencia tanto europea como africana. Los resultados, publicados en la revista Science, muestran que existe una cantidad significativa de variación en los niveles de expresión génica entre individuos de ascendencia europea y africana.

El Dr. Luis Barreiro , investigador principal del laboratorio Barreiro en la Universidad de Chicago y autor correspondiente del estudio, dijo al medio Technology Networks que “encontramos miles de genes para los cuales los niveles de expresión génica en respuesta a la infección por influenza A variaron significativamente entre individuos de ascendencia europea y africana, lo que sugiere que los efectos de la ascendencia son generalizados”.

“Nuestros resultados muestran que los genes expresados diferencialmente por ascendencia genética se enriquecen entre los genes asociados con la gravedad de la enfermedad Covid-19. Por lo tanto, nuestros hallazgos sugieren que la variación de la respuesta inmune puede, por lo tanto, interactuar con, o exacerbar, las disparidades de salud impulsadas por el medio ambiente en la susceptibilidad y morbilidad viral, que ocurren tanto para la influenza como para el Covid-19″.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.