El debut de los cines en pandemia: ¿Cómo cuidarse para evitar contagios?

Imagen del 13 de enero de 2020 de la reapertura de las salas de cine en Argentina. Foto: Reuters.

En 2019 las películas exhibidas en Chile convocaron a 29.976.520 espectadores. Y para 2020 se estimaba que se superaría esa cifra. Pero la llegada de la pandemia cambió el guión y la asistencia real (hasta 19 de marzo) fue 4.861.829. Especialistas entregan recomendaciones para minimizar el riesgo de contagio.




A chilenos y chilenas les gusta ir al cine. Es una de las actividades preferidas si de tiempo libre se trata. Así lo refuerzan las últimas cifras del informe anual de Estadísticas Culturales 2019, publicadas en diciembre 2020, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

En el año 2019 las películas exhibidas en Chile convocaron un total de 29.976.520 espectadores. ¿Qué vieron? Las películas de mayor interés fueron Toy Story 4 (3.190.571), Vengadores: Endgame (3.096.526) y El Rey León (2.425.781), detalla el informe.

La modalidad preferida para ir ver una película fue en una multisala (99,2%). El resto de los cinéfilos asistió a salas independientes (0,7%) o fue a verlas a festivales (0,1%).

Y en cuanto a los géneros cinematográficos más requeridos por los cerca de 30 millones de personas en primer lugar están el género Animación (35,2%) y las películas de Acción (34,9%). Luego vienen las de Drama (14,9%), Comedia (4,1%), Terror/Suspenso (3,7%), Fantasía (3,4%) y Musical (2,7%).

toy story 4
Cerca de 30 millones de espectadores tuvieron las salas en Chile durante 2019, y la película más vista fue Toy Story 4 (3.190.571).

También se trata de una industria relevante: La recaudación por exhibición de películas en el año 2019 fue de $99.753 millones (99,6% se recaudó en multisalas y solo un 0,4% salas independientes).

Suspenso por Covid-19

Las proyecciones estimaban un 2020 similar. Existía optimismo. Se esperaba superar los 31 millones de admisiones.

Pero nadie consideraba un repentino cambio, la llegada de un actor inesperado. Y no sería secundario. Todo lo contrario, fue el protagonista en esos 12 meses en una trama digna de un guion de terror y suspenso: una pandemia. ¿El desenlace? La asistencia real del 2020 (hasta 19 de marzo) fueron 4.861.829.

El estado de excepción constitucional de catástrofe, por calamidad pública, que se declaró el 18 de marzo, ante la eminente crisis por Covid-19, produjo el cierre de cines, teatros y lugares análogos.

Una historia que hoy se espera revertir con la reapertura de algunas salas en el país luego de 11 meses sin actividad.

Karina Ventura, Gerente Comercial Chile de Cinemark, cadena que se alista para la reapertura, comenta que abrirán siete cines situados en distintas comunas y regiones del país. Claro que será diferente a como era ir al cine previo a la pandemia, con “todas las medidas necesarias para poder brindar una exhibición segura”, indica Ventura.

Se trata de un regreso seguro, acota Ventura, con un aforo de 50 personas por sala según el plan paso a paso en fase 3 y en fase 4 será de 100 personas. Habrá señaléticas de seguridad para asegurar distancia social. Se bloquearán butacas para asegurar distanciamiento al interior de la sala y existirán funciones en horarios diferidos. “Respecto al uso de mascarillas, los espectadores solo podrán retirársela para disfrutar de alimentos adquiridos en confitería”, aclara.

En la cadena Cinemark indican que han tomado todas las medidas necesarias para poder brindar una exhibición segura.

Los lugares comunes dentro de los cines estarán siendo constantemente higienizados, “contaremos con alcohol gel, al acceso a cada Cinemark se controlará la temperatura y se exigirá uso de mascarilla”, asegura Ventura. Además, los sistemas de ventilación cumplen con el estándar recomendado por el Ministerio de Salud para lugares cerrados, añade, y están programados para una renovación periódica de aire fresco.

También aconsejan adquirir ticket por Internet o por teléfono con el fin de evitar aglomeraciones en la entrada y/o boleterías. Además del uso de alcohol gel al 70% en las luego de tocar objetos de uso común, tales como manillas, pasamanos o máquinas de pago.

Cine en pandemia

Se trata de una gran noticia para los cinéfilos. Pero desde una perspectiva de salud y seguridad, ¿cómo cuidarse para evitar contagios?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos incluyen ir al cine en su lista de actividades de mayor riesgo. Esto se debe a que una sala de cine es un espacio cerrado en que las personas permanecen durante períodos prolongados (más de media hora).

Para el epidemiólogo, investigador del Centro de Investigación Sociedad y Salud de la Universidad Mayor, Álvaro Castillo, el nivel de contagio en un espacio cerrado como el cine “va a depender de las medidas que se tomen para hacer del cine un lugar con baja probabilidad de contagio”.

Entre esas medidas, indica Castillo, están la sanitización de la sala antes y después de cada función, la extracción de aire y ventilación adecuada antes, durante y después de cada función y el uso obligatorio de mascarillas. “También aforos máximos que permitan asegurar una distancia mínima un metro (ojalá más) en espectadores, no permitir la ingesta de bebidas y alimentos durante la función, toma de temperatura e higiene de manos antes de entrar a la sala”, agrega.

Nicolás Cifuentes, virólogo de la Universidad Autónoma de Chile, indica que “el cine no es un lugar seguro que pueda estar libre de contagios”. ¿La razón? Se estima en 20 veces mayor la posibilidad de contagio en un espacio cerrado versus uno abierto. “Por lo mismo, no tiene mucho sentido abrir cines y, por ejemplo, no haber permitido eventos deportivos al aire libre”, cuestiona.

Para el espectador las recomendaciones, señala Castillo, son ser cuidadosos con el uso de la mascarilla y buscar espacios lo más distante posible de otros asistentes. Cumplir con todos los requisitos exigidos en la entrada. “Por ningún motivo ir al cine si ha estado en contacto con personas contagiadas o con sospecha de contagio, o si presenta cualquier síntoma de la enfermedad. En lo posible, evitar ir al cine”.

Cifuentes indica que lo que podría hacerlo un espacio más seguro es que esté ventilado hacia el medio exterior constantemente, es decir, que haya un flujo de aire hacia fuera, además de tener aforos muy limitados. Sin embargo, “se permitió comer dentro de los cines, y en ese momento en que las personas se sacan la mascarilla, existe el peligro de contagio”, señala el virólogo.

¿Se debería considerar mascarilla y protector facial? Castillo responde que “absolutamente”, por el rol que tienen los aerosoles en la transmisión del virus. El virus se transmite a través de pequeñas gotitas cuando hablamos, reímos y respiramos. En un espacio cerrado protegerse con una mascarilla que cubra adecuadamente nariz y boca, sin dejar espacios libres, y un protector facial adecuado como complemento, es una buena idea.

Si bien todas estas medidas pueden ayudar a prevenir la propagación del coronavirus, no pueden detenerlo por completo. En muchos casos, es difícil saber si quienes están en la sala están siguiendo todas las reglas. Algo difícil en una sala oscura. “Para las personas que, aun sabiendo los riesgos, quieran asistir, la recomendación es que al menos estén vacunados contra la enfermedad, usar doble mascarilla y no comer durante su permanencia en la sala”, indica Cifuentes.

El virus se transmite a través de pequeñas gotitas cuando hablamos, reímos y respiramos, por lo que especialistas recomiendan en el el cine el uso de mascarilla que cubra adecuadamente nariz y boca, sin dejar espacios libres, y un protector facial adecuado como complemento.

Es importante no ignorar los datos médicos sobre cómo se propaga el virus que causa el Covid-19, indican los especialistas, a través de gotitas respiratorias, y si alguien en la sala se quita la mascarilla para comer palomitas de maíz o tomar bebida, sus posibilidades de transmitir o contagiarse de coronavirus aumentan exponencialmente.

“Personas que han estado en contacto con otras personas contagiadas o con sospecha de contagio en los últimos 15 días, o si presenta cualquier síntoma de la enfermedad, aunque sea leve”, deberían abstenerse de ir a ver una película añade Castillo.

Pacientes de riesgo, personas mayores y enfermos crónicos, sobre todo si no están vacunados, es otro grupo que a recomendación de Cifuentes no debería asistir: “Para quienes concurran al cine u otro espacio cerrado las recomendaciones son las ya conocidas, es decir lavado de manos permanentes, uso de mascarilla y distanciamiento físico de al menos 1,5mt de otra persona que sea desconocida”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.