El peligroso virus que acecha a los pingüinos de la Antártica chilena: estudio detectó su presencia en al menos cinco especies

Se observó que el pingüino de Magallanes presentó una positividad alta de 30%. Crédito: Inach

Estudio realizado por investigadores del Instituto Antártico Chileno advierte que este patógeno perfectamente podría transmitirse a seres humanos, aunque de manera leve. Sin embargo, puede tener graves consecuencias en estas especies, incluso, transmitirse a aves de corral.




Una zoonosis es una enfermedad o infección que se transmite de forma natural desde animales vertebrados a seres humanos. Hay más de 200 tipos conocidos de zoonosis.

El Sars-CoV-2, el coronavirus que causa Covid-19, es una de ellas, o al menos es la teoría mas aceptada por la ciencia. Se registran más de 117 millones de casos en todo el planeta.

Una reciente investigación entrega antecedentes de lo que podría ser un nuevo caso. Un grupo de científicos, liderados por Víctor Neira, académico de Virología Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias de la Universidad De Chile, estudiaron la presencia del virus de Newcastle en pingüinos en la Antártica chilena, en las cercanías de la Base Yelcho del Instituto Antártico Chileno (Inach) en la Isla Doumer.

El estudio, que comenzó en enero de 2017, “busca determinar la presencia de anticuerpos contra el virus de Newcastle, y evidenciar si estas especies de pingüinos son susceptible y han sido infectadas con este virus”, señala Neira.

El virus, “puede provocar un amplio rango de patologías, desde muerte aguda hasta un cuadro muy leve de decaimiento”, explica el científico.

Neira advierte que este patógeno, perfectamente podría transmitirse a seres humanos, “y es algo que es reconocido por todos los organismos oficiales. Afortunadamente, cuando se logra transmitir al ser humano, provoca una enfermedad muy leve en donde el signo clínico es una conjuntivitis que se remedia rápidamente sin necesidad de ayuda médica”.

La investigación consideró cinco tipos de pingüinos, entre ellos, el de Magallaes y el de barbijo. Crédito: Inach

El virus de Newcastle no es una enfermedad que se considere de un alto potencial zoonótico y pandémico, “ya que se sabe que genera cuadros leves en humanos. Sin embargo, por sus potenciales implicancias en la vida silvestre, debe ser estudiada. Además, durante muestreos de la vida silvestre también podemos detectar otros virus que sí pueden ser zoonóticos y que deben ser estudiados en profundidad por su relevancia en humanos”, explica Neira, médico veterinario y Doctorado en Ciencias Agropecuarias.

Enfermedad altamente contagiosa

Neira señala que “evidenciamos la presencia de anticuerpos contra el virus de Newcastle en las cinco especies de pingüino estudiadas, hallazgo relevante ya que en la mayoría no había conocimiento. Además, se observó que el pingüino de Magallanes presento una alta proporción de animales positivos (30%)”.

En la Antártica, “los pingüinos presentaron una menor positividad, el pingüino de barbijo fue el más alto y tuvo un 7,5% de casos positivos”, añade.

El virus de Newcastle, es “una enfermedad altamente contagiosa, muy importante para las aves. Puede afectar a todo tipo de aves y puede ser un problema importante en la producción de aves de corral”, explica el académico de la U. de Chile.

El estudio del virus de Newcastle en los pingüinos antárticos comenzó en 2017. Crédito: Inach

Respecto a los pingüinos, “recién esto se está conociendo más, no tenemos claro aún qué puede provocar en concreto, sospechamos que el cuadro observado dependerá de la cepa. Sin embargo, a la fecha no tenemos conocimiento de cómo los está afectado, por lo mismo se debe continuar con los estudios”, explica.

Neira revela que comenzó a investigar a los pingüinos en 2013 junto a Daniel González (ya fallecido). “Comenzó a pasarme muestras que tomaba en la Antártica, ahí empezamos a identificar especies virales en pingüinos antárticos. La investigación ha sido un proceso continuo y muy colaborativo”, reconoce.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.