Pandemias: el desafío de establecer un nuevo trato con los animales y los ecosistemas

La salud humana y la sanidad animal son interdependientes, y están vinculadas al medio ambiente en los cuales se desarrollan. Este es el nuevo enfoque sanitario integral recogido por el concepto “Una sola salud”, instaurado a principios del 2000. El académico de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad San Sebastián, Marcos Godoy, explica los alcances y perspectivas de esta mirada.




Se estima que los murciélagos convivieron con el SARS-CoV-2 durante 50 años sin que se transmitiera el virus a los humanos; pero pasó, y hoy los seres humanos atravesamos por una pandemia sin precedentes en la era moderna.

Si bien hoy la atención mundial está en el avance de las vacunas para evitar más muertes por Covid-19, no es menos importante poner el foco en la prevención de futuras enfermedades zoonóticas, que son aquellas que transmiten los animales a los seres humanos.

Para dimensionar esta situación, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) estima que el 60% de las enfermedades humanas infecciosas son zoonóticas; que al menos el 75% de los agentes patógenos de las enfermedades infecciosas emergentes del ser humanos, tales como Ébola, VIH o la Influenza son de origen animal; y que tres de las cinco enfermedades que aparecen en humanos cada año provienen de los animales.

“La pandemia nos ha ayudado a darle la real importancia que tiene el concepto de ´Una sola salud´, una visión que desarrollaron un conjunto de científicos a principios del 2000. Se estableció que la salud humana y la salud animal son interdependientes, y que ambas, a su vez, están vinculadas a los ecosistemas en los cuales coexisten. Aplicando esta mirada integral nos permitirá prevenir futuras epidemias o pandemias”, explica Marcos Godoy, biólogo marino y médico veterinario, académico y jefe del Laboratorio de Biotecnología Aplicada, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la U. San Sebastián, la cual estará presente a partir del año 2021 en sede Santiago, con la apertura de la carrera de Medicina Veterinaria.

Muchas enfermedades que aquejan a los humanos tienen su origen en los animales. Fuente: Organización Mundial de Sanidad Animal.

El científico indica que el enfoque de Una sola salud se encuentra presente en las directrices de organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS) y Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), entre otros; y que, además, las facultades de medicina y de medicina veterinaria alrededor del mundo han ido incorporando este concepto en la formación de los profesionales de la salud.

Las preguntas que surgen -afirma el académico- son: ¿Cómo estos patógenos emergen? ¿Cómo se transmiten desde los animales a los seres humanos? ¿Cuáles son los factores involucrados en la aparición de brotes? Y, lo más importante, ¿cómo estas situaciones pueden ser prevenidas? Las respuestas son amplias, pero claramente tienen relación con la acción del hombre en el planeta.

La intensidad del uso de la tierra están creando interfaces cada vez más peligrosas entre las personas, el ganado y la vida silvestre con reservorios de enfermedades zoonóticas.

De hecho, en agosto pasado, un estudio publicado en Nature analizó 6.801 sistemas ecológicos y 376 especies hospedadoras en todo el mundo, demostrando que el uso de la tierra tiene efectos globales y sistemáticos en las comunidades hospedadoras zoonóticas locales.

“Nuestros resultados sugieren que los cambios globales en el modo y la intensidad del uso de la tierra están creando interfaces cada vez más peligrosas entre las personas, el ganado y la vida silvestre con reservorios de enfermedades zoonóticas”, señalan los científicos responsables del estudio del Departamento de Genética, Evolución y Medio Ambiente de la University College London.

¿Qué son las zoonosis?

Godoy explica que una enfermedad zoonótica es una enfermedad o infección que se transmite naturalmente de animales vertebrados a humanos (o viceversa). Esto incluye una gran variedad de bacterias, hongos, protozoos, virus, parásitos y otros patógenos.

Imagen del Laboratorio de Biotecnología Aplicada de la Facultad de Medicina Veterinaria de la U. San Sebastián en la Sede La Patagonia, en Puerto Montt, dirigido por el biólogo marino y médico veterinario, Marcos Godoy (a la derecha).

El científico también dice que existen varios tipos de zoonosis, y que algunas son emergentes (de data reciente) o reemergentes (que reaparecieron luego de haber pasado un tiempo sin casos).

Afirma que el COVID-19, causado por el Sars-CoV-2, es emergente; y ejemplifica con otras zoonosis también recientes, tales como la influenza aviar, las infecciones por rotavirus, norovirus y hantavirus, Ébola, la Leptospirosis canina y el MERS. En tanto que entre las reemergentes se pueden nombrar la rabia, la brucelosis y la tuberculosis.

¿Qué pasa en Chile?

“En Chile, todos los años las personas escuchan que tenemos casos de hantavirus, cuyo reservorio es una especie de roedor; infecciones por salmonella o Escherichia coli, entre otros. Todos estos patógenos que producen infecciones de manera persistente en el país son enfermedades donde los animales o los productos de animales juegan un rol determinante”, sostiene el académico.

Agrega que “por eso, la mirada de Una sola salud es relevante. Dado que estos patógenos son transmitidos por los animales, y esta transmisión depende de las condiciones ambientales, la preservación de la salud pública tiene relación con un enfoque integral para poder evitarlas. Hay que considerar a los animales silvestres y domésticos, el medio ambiente y la salud humana”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.