Especialistas creen que cepa británica de coronavirus explicaría aumento de contagios en niños y jóvenes de Europa ¿Qué podría ocurrir en Chile?

Niños juegan en el patio de la escuela en Mevaseret Zion, después de que Israel alivió permitió el regreso a clases. FOTO: REUTERS

En Israel, el país que más población ha vacunado, un estudio advierte de un crecimiento exponencial de 50.000 niños y jóvenes contagiados de Covid-19 sólo en el mes de enero. En el norte de Italia, también crecieron los casos en este grupo. Expertos nacionales llaman a la calma.




La efectiva campaña de vacunación de Israel lo ha transformado en la nación con mayor tasa de inoculación en el mundo, inmunizando a más del 39% de su población. Sin embargo, durante las últimas semanas han enfrentado un alza de contagios en las personas que todavía no han sido vacunadas y también de quienes están fuera del grupo apto para la inoculación.

El primer ministro Benjamín Netanyahu explicó que el repunte de los contagios se debía a las nuevas variantes del coronavirus descubiertas, siendo la británica responsable por al menos, el 40% de los nuevos contagios.

Es por esto que autoridades sanitarias de Israel han advertido sobre las posibles consecuencias de la reapertura de los colegios ante el aumento de los contagios de niños y jóvenes infectados por las nuevas mutaciones del virus.

Según un artículo de la revista científica The British Medical Journal, los pediatras de Israel han manifestado su preocupación por la exponencial alza de 50.000 niños y jóvenes sólo en el mes de enero.

El jefe del laboratorio de inmunoterapia de la Universidad de Bar-Ilan de Israel y miembro del comité asesor de ensayos clínicos de la vacuna covid-19 del país israelí, Cyrille Cohen, indicó a la revista científica que desde la aparición en la nación de la variante B1.1.7 detectada en el Reino Unido, la proporción de nuevos casos diarios de niños menores de 10 años había aumentado un 23%.

“Aunque estoy convencido de que la educación debe ser el primer sector en reabrirse debido a su importancia, en mi opinión personal, debemos reabrir gradualmente hasta que entendamos mejor el patrón de infección de esta nueva variante”, mencionó Cohen.

El experto agregó que si bien todavía no hay evidencia que muestre que la mutación británica sea más peligrosa para los niños, por el alza en los contagios se abrió la primera unidad especial de cuidados intensivos para menores, ingresando cinco de ellos.

Casos similares en Italia y España

La misma alarmante tendencia está surgiendo en el pequeño pueblo de Corzano, al norte de Italia. A principios de enero, autoridades confirmaron que el 10% de su población había dado positivo al virus, siendo el 60% de los contagiados niños en edad escolar.

Ante la situación, Roberto Burioni, profesor de virología en el Hospital San Raffaele en Milán comentó en sus redes sociales que la variante inglesa, al ser más contagiosa, requería “precauciones mucho mayores”.

En España, según el informe epidemiológico publicado por el Ministerio de Sanidad, 22.220 casos acumulados fueron detectados en centros educativos. De acuerdo al último informe del Instituto de Salud Carlos III, los casos Covid detectados entre el 10 de mayo y hasta el 10 de febrero entre los menores de dos años fueron 32.330. Esta cifra asciende a 52.245 para los menores entre dos y cuatro años y a 258.510 para la población de entre 5 y 15 años. Los tres grupos de edad suman un total de 343.085 casos confirmados de coronavirus, de los cuales 31 fallecieron.

Debido a las cifras, el Grupo Asesor Científico Independiente para Emergencias del Reino Unido pidió que se priorizara la provisión de una educación más segura, publicando un documento para que las personas dentro del rubro educativo tomaran como referencia.

Stephen Reicher de la Universidad de St. Andrews y miembro del grupo asesor afirmó que por el momento se deben restringir todas las actividades no esenciales para reducir las infecciones lo más rápido posible para reabrir las escuelas con un nivel de contagios lo suficientemente bajo para que “la pandemia no vuelva a estar fuera de control”.

Vacunas y contagio

Cecilia Méndez, pediatra especialista en inmunología infantil de la Clínica de la Universidad de Los Andes explica que no es extraño que durante el proceso de inmunización sucedan situaciones como las que se están viendo en Israel, España e Italia. Méndez indica que si en un territorio existe una cepa más virulenta, es esperable que aumenten todos los contagios en todos los grupos etarios. La particularidad en el caso israelí es que, debido a que determinada población está inoculada, esta estará más protegida contra el virus, “esquivándolo” y produciendo un alza en otros segmentos no vacunados.

La inmunóloga infantil menciona que, si bien los laboratorios ya están realizando estudios en gente más joven y algunas naciones están considerando la posibilidad de bajar la edad de vacunación a los 16 años, en una pandemia de estas características se le debe dar prioridad a las personas que tienen más riesgo de contraer la enfermedad y/o de generar una más graves. Y, a pesar del registro de estos casos en una población más joven, no se ha visto que estos sean de mayor gravedad.

Méndez advierte que la idea de esperar hasta alcanzar la inmunidad de rebaño “no es razonable”. Esto debido a que alcanzarla se conseguirá, en el mejor escenario, a mediados del 2021. La pediatra sostiene que no se debe dejar de lado el daño psicológico que el aislamiento ha generado en los niños, y si se está pensando en la salud integral del menor, se deben empezar a normalizar de a poco actividades que se hacían antes de la pandemia.

La inmunóloga infantil añade que lo más importante es seguir reforzando y educando a toda la población, sobre todo a los jóvenes sobre las medidas de autocuidado y respetar las normas que han establecido las autoridades para evitar los contagios y que un posible regreso a clases se pueda lograr en un contexto seguro para todos los que forman parte del sistema educacional.

Evaluación y seguimiento

El infectólogo pediatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Juan Pablo Torres, señala que la información que se ha publicado respecto de aumentos de casos es todavía preliminar y se debe analizar con mucha cautela. Sin embargo, dice, sirve como un llamado de atención para observar de cerca lo que ocurre con los niños y el contagio con el virus.

“En Europa, cuando tuvieron la última ola, aumentaron las hospitalizaciones en los niños. Esa fue la primera observación, pero después la sociedad de pediatría inglesa, aclaró que no eran cifras que se estuvieran escapando”, dice.

Lo que sí puede ocurrir es que cuando se produce un aumento de casos debido a mayor circulación del virus, puede ocurrir unas cuatro semanas después de ese peak, que se incrementen un poco los casos de Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico asociado a Covid-19 o PIMS, por sus siglas en inglés.

En Chile, los infectólogos pediatras trabajan en red a lo largo de todo el país. Según los registros que llevan, al año pasado se registraron alrededor de 180 casos de PIMS, desde marzo a diciembre. Este año, Torres dice que sabe de dos casos a la fecha. Tampoco hay indicio de aumento en el número de hospitalizaciones.

A la fecha, según el registro que lleva Ministerio de Salud, en Chile han fallecido 90 menores de 19 años asociados a Covid. De ellos, 55 registran como casos Covid positivo (siete menores de un año, 10 niños entre 1 y 4 años, 8 entre 5 y 9 años, 8 entre 14 y 14 y 16 entre los 15 y los 19 años. Los otros 35, son sospechosos de la enfermedad.

“Debemos evaluar lo que ocurre con los niños en los próximos meses. Ver qué pasa cuando empecemos a vacunar a la población sin que todavía pueda vacunarse a los niños. Hay que ir evaluando con la mejor evidencia”, señala Torres.

A su juicio, lo de Israel es todavía preliminar y no hay ninguna razón para pensar que existe una causalidad en el aumento de casos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.