Estudio en 57 mil personas afirma que una sola dosis de Pfizer o AstraZeneca reduce un 50% la transmisión en el hogar

A pesar de lo auspicioso del estudio realizado en el Reino Unido, expertos señalan que hacen falta investigaciones con todas las vacunas disponibles y que es necesario cumplir con los esquemas de vacunación. Esto, debido a los diferentes niveles de carga viral a los que estamos expuestos.




Incluso antes del inicio de las campañas masivas de vacunación, las vías de transmisión del coronavirus habían sido tema de amplio debate. Desde las superficies que tocamos, la vía aérea -que ya sabemos es la más importante-, el contagio a animales, el rol de los niños, o qué tanto nos podemos contagiar al interior o el exterior de nuestros hogares.

Hoy, con miles de vacunados diarios, los nuevos datos para personas dentro de espacios cerrados entregan cada vez más luces sobre cómo estos fármacos están actuando sobre las personas. Porque de acuerdo a un estudio publicado este miércoles, una sola dosis de las vacunas de Pfizer o AstraZeneca, reducen las posibilidades que alguien que esté infectado con coronavirus lo transmita a otros miembros del hogar entre un 38% y un 49%.

El estudio, desarrollado por el Public Health England (PHE) , extrajo datos de más de 57 mil personas en 24 mil hogares del Reino Unido en los que había un caso confirmado por laboratorio, y que además habían recibido una vacuna, comparando estos datos con casi un millón de contactos de casos no vacunados.

El nivel de protección, que se observa en torno al día 14 después de la vacunación, es similar independientemente de la edad de la persona vacunada o de las personas que viven en la vivienda. Además, asegura que una dosis de la vacuna permite, después de cuatro semanas, reducir el riesgo de desarrollar síntomas entre un 60 y un 65%.

Y si bien los científicos consideran a los hogares como entornos de alto riesgo para la transmisión, según la investigación se podrían esperar resultados similares en otros entornos con riesgos de transmisión similares, como alojamientos compartidos y prisiones.

“Además de los efectos directos de prevenir casos y reducir la gravedad, hemos demostrado que ambas vacunas están asociadas con una probabilidad reducida de transmisión domiciliaria en un 40-50% de las personas diagnosticadas con Covid-19 después de la vacunación, destacando importantes beneficios más amplios para los contactos cercanos”, dice el estudio.

“Si bien este análisis estaba destinado principalmente a comprender los impactos en la transmisión a los contactos del hogar en lugar de quienes se encuentran fuera del hogar, los primeros se identifican constantemente como de alto riesgo de infección secundaria. Por lo tanto, estos resultados también podrían tener implicaciones para la transmisibilidad en otros entornos con riesgos de transmisión similares. Estos deberían ser considerados en futuros modelos de pandemias para capturar completamente el impacto del programa de vacunación y para informar las estrategias de salud pública y la comunicación pública en el futuro”, sostienen los autores.

A favor y en contra

Para el Dr. Roberto Olivares, jefe de Infectología de Clínica Dávila, “las vacunas evaluadas (Pfizer y AstraZeneca) son concordantes con lo que se ha visto en Israel, que el riesgo de transmisión disminuye significativamente, pero cuando ya llevas vacunado más de dos semanas al momento de hacer el diagnóstico”.

“Es destacable el hecho de disminuir el riesgo de transmisión en un lugar cerrado sin ventilación adecuada y probablemente sin cuidar la distancia social y sin uso de mascarillas. Eso le da más valor al hecho de vacunarse. Habría que analizar con algún estudio similar si la vacuna de Sinovac puede hacer algo similar”, señala.

En tanto, Stephania Passalacqua, infectóloga y académica de la Escuela de Medicina U. Austral y miembro del Consejo Asesor científico para la estrategia de vacuna Covid-19, cree que hay cosas positivas del estudio: “la información es bastante útil y creíble por su origen y es una fuente confiable. Pero por otro lado, si bien es un número grande de personas, existen factores a favor y en contra. No es que se haya medido -no aparece el detalle- la carga viral de las personas vacunadas para ver si contagia más o menos. Se tomaron grupos poblacionales y quienes estaban vacunados lo hicieron menos que quienes estaban sin vacuna”.

La explicación, de acuerdo a la infectóloga, es que una persona vacunada manifiesta menos síntomas o no los tiene, y en caso de hacerlo, duran menos. “Esto ocurre porque una persona vacunada, al tener anticuerpos y respuesta esperando el virus, al encontrarse con él los neutraliza de forma precoz y por eso la persona contagia menos. Por ello, el estudio dice que si bien las personas vacunadas se contagian, van a transmitir el virus por menos tiempo gracias a la vacuna”.

Sin embargo, Passalacqua también llama a la cautela con este tipo de evidencias, a pesar de lo auspicioso de las cifras. “Probablemente veamos el mismo efecto con las otras vacunas, pero es importante enfatizar, a pesar de lo prometedor del estudio, que estos medicamentos requieren dos dosis y las personas no debiesen descansar y pensar que con una sola dosis vamos a contagiar la mitad, porque pueden existir otros factores que lo expliquen. El mensaje entonces es: completemos los esquemas de vacunación y no nos confiemos”.

“Todos los días veo pacientes vacunados infectados, porque se contagiaron entre dosis o muy cercano a la segunda dosis. Por lo mismo, el mensaje final no puede ser que la gente vacunada contagia menos -independiente del número de dosis y que efectivamente ocurra-, porque también entra en juego el tiempo posterior al esquema completo”, agrega.

“Recordemos que uno puede estar vacunado y contagiado, y la carga viral puede ser importante. Esta depende de un contacto breve, o si varios miembros de la familia están contagiados y me estoy exponiendo a varias personas. Por lo mismo es que usualmente los contagios se ven en las familias, debido a que hay mucha exposición viral y posiblemente todos tienen grandes cargas virales. Lo que apostamos con las vacunas es que a pesar de esta carga viral, e virus sea neutralizado”, sostiene.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.