La variante Delta se convierte en una pandemia entre los no vacunados según asesor de Estados Unidos frente a Covid-19

Un letrero advierte a los compradores que usen máscaras fuera de una tienda del distrito de Fairfax de Los Ángeles, Estados Unidos. FOTO: AP

Hoy este país es el mejor ejemplo de lo que puede ocurrir cuando se levantan las medidas y la población no se vacuna en un alto porcentaje.




La variante Delta del virus Sars-CoV-2 es la responsable del aumento de casos de Covid-19 que hoy viven Estados Unidos y Europa, una situacion que preocupa a las autoridades.

En Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas del país y asesor del Presidente John Biden, ha dicho que “es realmente una pandemia entre los no vacunados, porque es un problema predominantemente entre los no vacunados, que es la razón por la que estamos ahí afuera, prácticamente suplicando a las personas no vacunadas que salgan y se vacunen”, agregando que es posible que deban volver al uso obligatorio de vacunas en los lugares cerrados y vacunas de refuerzo para frenar una vez más la propagación del virus.

A la fecha, en Estados Unidos, menos del 50% de la población objetivo de la vacunación se ha inoculado hasta ahora.

“Los países que han liberado restricciones, al extremo de recomendar no usar la mascarilla es algunas situaciones sociales, rápidamente han tenido brotes o nuevas olas de contagio, sobre todo a expensas de variantes como la Delta que es muy efectiva en el contagio, contagios que se concentran sobre todo en personas no vacunadas”, dice Ignacio Silva, infectólogo y académico de la Dirección de Postgrados de la Facultad de Medicina de la U. de Santiago.

¿Por que aumenta más entre los no vacunados? Porque lo que se ha estudiado hasta ahora, muestra que las vacunas sí protegen contra las nuevas variantes, insiste el especialista.

Ahora bien, “si en Chile se comienzan a levantar las medidas preventivas y restrictivas y se llega al extremo de dejar de usar las mascarillas, es probable que nos veamos enfrentados a una nueva ola y que esta sea predominantemente en personas no vacunadas”, dice Silva.

El doctor César Bustos, infectólogo de Clínica Universidad de los Andes, señala que Estados Unidos tiene condiciones diferentes a las que está viviendo Chile. Por un lado, tiene acceso a una gran cantidad de vacunas pero las personas no son tan apegadas a ellas por lo tanto, hay un grupo importante que no se ha inmunizado. Además, en los últimos días han optado por levantar algunas medidas como las mascarillas por lo que no las usan con la misma regularidad que en Chile.

Bustos insiste en que no se pueden relajar las medidas ya que las vacunas no evitan los contagios. “Las vacunas evitan los casos graves, las hospitalizaciones y si son hospitalizados, que caigan a la UCI; y si caen a la UCI, evitan la muerte, pero en no los contagios”.

“Nosotros no podemos dejar de utilizar las mascarillas. Aun cuando estemos vacunados con el esquema completo de dosis. Las mascarillas y las medidas de higiene tienen que seguir usándose y practicándose en el transporte público, en los ascensores, en los lugares cerrados sin ventilación adecuada, en las oficinas, en las escuelas”. En el caso específico de los casinos, el especialista dice que la mascarilla se puede sacar solo para comer, pero terminado el acto, la mascarilla se debe volver a poner y hay que olvidarse del café y la conversación de sobremesa con los colegas.

En el análisis de Bustos, la pandemia en nuestro país ha tenido a la fecha, tres cambios epidemiológicos: en una primera etapa enfermaba principalmente a los adultos mayores, después bajó el rango de edad y se concentró los adultos de 45-50 años con alguna comorbilidad como sobrepeso, diabetes o hipertensión, pero ahora está afectando principalmente a los jóvenes de 25-30 años que en algunos casos tienen una enfermedad asociada (obesidad) pero que no están vacunados.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.