Las grandes farmacéuticas no han terminado de implementar tratamientos para el Covid

Imagen referencial.

Los tratamientos antivirales orales podrían impulsar la salud pública y generar ventas de gran éxito para la industria farmacéutica




Es probable que el Covid-19 no desaparezca en el corto plazo, incluso cuando la emergencia de salud pública disminuye. Como resultado, los nuevos medicamentos antivirales en desarrollo podrían ser la próxima gran oportunidad de la industria farmacéutica.

Los recientes desarrollos en el esfuerzo de vacunación de EE.UU. son un buen augurio para un regreso continuo a la vida normal. Pfizer y BioNTech anunció el lunes que su vacuna era segura en niños de 5 a 11 años en un estudio en etapa avanzada, y un panel asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, su sigla en inglés) recomendó el uso de vacunas de refuerzo en adultos mayores y de alto riesgo la semana pasada. Es probable que haya una cobertura de vacunación más amplia en camino.

Foto: Reuters

Aún así, las esperanzas de erradicar la enfermedad por completo son poco realistas en la actualidad, ya que una parte significativa de la población parece no estar dispuesta a vacunarse bajo ninguna circunstancia. Además, los pacientes vacunados aún pueden contraer la enfermedad, aunque con un riesgo muy reducido de hospitalización o muerte. Es más, el regreso de grandes concentraciones significa que la propagación de algunos virus es inevitable.

Esas realidades significan que los medicamentos antivirales siguen siendo muy necesarios. El medicamento remdesivir de Gilead Sciences solo está aprobado para pacientes que ya están hospitalizados y se administra por vía intravenosa.

Una ampolla de remdesivir. Foto: Reuters

El panorama podría cambiar pronto. Pfizer, Merck y Roche están llevando a cabo ensayos clínicos en etapa tardía para tratamientos antivirales orales experimentales, y se esperan resultados para fin de año.

Pfizer está evaluando a su candidato en pacientes de alto y bajo riesgo que aún no han sido hospitalizados, mientras que un ensayo separado de Merck con su socio Ridgeback Biotherapeutics tiene como objetivo prevenir las infecciones por Covid-19 en miembros del mismo hogar que un paciente diagnosticado con la enfermedad, con resultados probables en 2022. Roche, en asociación con Atea Pharmaceuticals, está estudiando su fármaco en pacientes hospitalizados.

Si resultaran efectivos, estos medicamentos ayudarían a retrasar la propagación de Covid y ayudarían a los pacientes a recuperarse más rápidamente. También tienen el potencial de ser un gran éxito comercial. Después de todo, las ventas de remdesivir totalizaron US $ 829 millones en el segundo trimestre de este año y han eclipsado los US $ 5 mil millones desde que comenzó la pandemia. Los medicamentos que funcionan para pacientes que no requieren hospitalización, o para contactos cercanos de casos positivos, podrían ser aún más lucrativos.

Foto: Reuters

Por supuesto, existen obstáculos incluso para los antivirales eficaces; estos medicamentos a menudo requieren un diagnóstico rápido para ser útiles. Y desde una perspectiva financiera, estas compañías farmacéuticas ya tienen grandes líneas de ventas; Pfizer, Merck y Roche juntos generaron alrededor de US $150 mil millones en ingresos el año pasado.

Aún así, las nuevas oportunidades de crecimiento para las grandes farmacéuticas suelen ser escasas. El importante aparato de prueba Covid-19 hace que un diagnóstico rápido y un uso eficaz de dicha medicación sean más realistas que en un caso típico de influenza.

Y los gobiernos de todo el mundo probablemente estarían dispuestos a comprar una gran cantidad de medicamentos para ayudar a prevenir las graves consecuencias económicas que han causado los brotes de Covid-19 y las políticas de cierre, como el cierre de escuelas y empresas.

Los inversores deberían estar dispuestos a tragar esta píldora sin mucha vacilación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.