Microbios intestinales: el factor que podría determinar el riesgo de tener ansiedad, fatiga, pérdida de cabello y dificultad para dormir por meses luego de infección por Covid

Foto: Reuters.

Los animales, y nosotros como tales, hemos evolucionado en conjunto con microorganismos esenciales para el desarrollo y la actividad de los sistemas inmunitario y nervioso. Un nuevo estudio relaciona las bacterias intestinales alteradas con la susceptibilidad al Covid persistente.


Son billones de microorganismos, entre bacterias, pero también virus, hongos y protozoos, los que existen en el tracto gastrointestinal humano. A todos ellos se les nombra como microbioma intestinal. La mayoría de ellos son importantes para la salud y otros pueden causar enfermedades.

Diversos factores pueden intervenir en su adecuado desarrollo. La dieta, el estilo de vida, el consumo de antibióticos o el proceso de envejecimiento van a determinar cambios en su composición.

Cada vez más evidencia, a partir de modelos animales y estudios en humanos, muestra que todos esos microbios intestinales son clave para muchos aspectos de la salud, desde rasgos inmunológicos, metabólicos y neuroconductuales.

Son billones de microorganismos, entre bacterias, pero también virus, hongos y protozoos, los que existen en el tracto gastrointestinal humano. Foto: Reuters.

Todo depende de la diversidad microbiana. A mayor diversidad más salud. Se ha observado, por ejemplo, una menor diversidad bacteriana en personas con enfermedad inflamatoria intestinal, artritis, diabetes, enfermedad celíaca, entre otras. La asociación entre diversidad reducida y enfermedad indica que un ecosistema intestinal rico en especies es más robusto frente a las influencias ambientales.

Hay más células bacterianas en el cuerpo que células humanas. Hay aproximadamente 40 billones de células bacterianas y solo 30 billones de células humanas. Decir que somos más bacterias que humanos, no es exagerado.

Toda esa vida microscópica, ¿influye en cómo el organismo enfrenta el Covid-19? Al parecer sí.

Covid prolongado

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad China de Hong Kong, y publicado en journal Gut, ofrece los primeros datos que vinculan específicamente la salud intestinal con los efectos a largo plazo de Covid-19.

El equipo de investigación evaluó a 106 pacientes con Covid-19 de febrero a agosto de 2020, en tres hospitales diferentes, y comparó sus resultados con un grupo de pacientes reclutados en 2019, que no tenían Covid.

Los pacientes tenían en su mayoría una gravedad de Covid leve a moderada. A los tres meses, casi noventa de los pacientes con coronavirus presentaron el síndrome post-agudo de Covid-19 (PACS), que el estudio indicó como al menos un síntoma persistente, de otro modo inexplicable, cuatro semanas después de dar negativo en la prueba de Covid.

Posteriormente detectaron que más de ochenta pacientes todavía tenían PACS a los seis meses. Las principales manifestaciones eran ansiedad, fatiga, mala memoria, pérdida de cabello y dificultad para dormir.

Además, en el análisis de muestras de heces de pacientes con PACS se detectó una diversidad y abundancia de bacterias mucho más bajas a los seis meses, en comparación con los sujetos de control y aquellos sin PACS.

¿Qué encontraton? En pacientes con PACS, tanto al inicio como en el seguimiento, se redujeron casi treinta especies de bacterias, mientras que aumentaron casi quince. Los pacientes con coronavirus pero sin PACS mostraron solo 25 cambios en las especies de bacterias al ingresar al hospital, y todos esos pacientes se normalizaron a los seis meses.

¿Mayor susceptibilidad?

El equipo relacionó los síntomas respiratorios a los seis meses con niveles más altos de patógenos oportunistas como Streptococcus anginosus y S. vestibularis.

También vincularon los síntomas neuropsiquiátricos y la fatiga con patógenos nosocomiales, que están relacionados con infecciones oportunistas, como Clostridium innocuum y Actinomyces naeslundii (P < 0,05).

Las bacterias que producen butirato (ácido butírico o ácido butanoico) se redujeron sustancialmente en pacientes con pérdida de cabello. También encontraron que bacterias específicas, incluidas Bifidobacterium pseudocatenulatum y Faecalibacterium prausnitzii, mostraron las mayores correlaciones inversas con PACS a los seis meses.

“Los perfiles microbianos intestinales particulares pueden indicar una mayor susceptibilidad”, señaló en un comunicado el Dr. Siew Ng, MBBS, PhD, director asociado del Centro de Investigación de la Microbiota Intestinal de la Universidad China de Hong Kong, autor del estudio.

“Aunque los hallazgos se extrajeron de pacientes con cepas anteriores del virus Covid-19, los hallazgos aún se aplican a nuevas variantes, incluido Ómicron, ya que plantean el mismo problema de alteración persistente del sistema inmunitario”, agregó Ng.

Actualmente, el grupo del Dr. Ng está realizando ensayos para evaluar cuánto tiempo se podría prevenir el coronavirus y potenciar los anticuerpos mediante la modulación del microbioma después de la vacunación en personas de alto riesgo. “Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que muestra que la composición alterada del microbioma intestinal está fuertemente asociada con síntomas persistentes en pacientes con Covid-19 hasta 6 meses después de la eliminación del virus Sars-CoV-2″, resaltó el Dr. Ng.

Diversos factores pueden intervenir en el desarrollo de la microbio, como la dieta, el estilo de vida, el consumo de antibióticos o el proceso de envejecimiento van a determinar cambios en su composición. Foto: Reuters.

Eugene Chang, MD, profesor de medicina en la Universidad de Chicago, que ha estudiado el microbioma intestinal y las enfermedades gastrointestinales, señaló que el estudio es “demasiado preliminar” para conducir a cambios clínicos. El Dr. Chang señala que las observaciones simplemente identifican los microbios presentes, no sus efectos reales.

El profesor Jo Spencer, del King’s College London, señaló también que: “Este estudio muestra que en casos graves de Covid-19, este componente clave del sistema inmunológico se ve afectado, ya sea que el intestino esté infectado con el SARS-CoV-2 o no. Es probable que esto contribuya a las alteraciones en las poblaciones microbianas intestinales en Covid-19 informadas por otros”.

Al respecto Spencer agregó: “En el futuro, será importante comprender los factores que impulsan la desregulación del tejido linfoide en las respuestas inflamatorias graves”.

Amitava Banerjee, profesora de ciencia de datos clínicos, Univerwsity College London, señaló que distribución y el tipo de microbios en el cuerpo, particularmente en el intestino, se ha invocado como una posible explicación para la aparición de diversas enfermedades crónicas, desde el cáncer de colon y enfermedades cardíacas hasta la artritis reumatoide. Hasta ahora esto no se ha estudiado en el contexto de Long Covid.

En este nuevo estudio, dijo Banerjee “curiosamente, los autores encontraron que las alteraciones en el microbioma intestinal estaban claramente asociadas con Long Covid. Como reconocen los autores, este es un tamaño de muestra pequeño y estos impresionantes resultados deben confirmarse en estudios más grandes basados en la población. La investigación futura también debe incluir pacientes Long Covid no hospitalizados”. Hay implicaciones importantes para la investigación futura con respecto a los mecanismos de la enfermedad subyacente a Long Covid, añadió que han tendido a ignorar el sistema gastrointestinal, y también para los ensayos de posibles terapias y enfoques de diagnóstico.

Dr. David Strain, presidente de la Junta de Ciencias y Clínica de BMA, profesor principal y consultor honorario. Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter, indicó que el hallazgo es consistente con varias hipótesis existentes de que Long Covid puede estar asociado con una pequeña cantidad de virus residual en el tejido inmunoprivilegiado, es decir, las regiones del cuerpo como el intestino, que la protección de nuestros anticuerpos no alcanza. “También da cuenta de las observaciones de que hemos visto hogares no relacionados genéticamente (por ejemplo, marido y mujer) afectados por Covid prolongado más de lo que se esperaba”,

Es importante aclarar que hay algunos factores de confusión potenciales sustanciales en este estudio, dijo Strain. En particular, es en una población de Hong Kong que tiene una dieta significativamente diferente y se ha demostrado que tienen diferencias sustanciales en sus especies intestinales dominantes. Además, estos son datos de observación. “Sabemos que en el contexto de la fatiga, la confusión mental y los otros síntomas no específicos de Covid prolongado, la dieta cambia con un cambio (a menudo inapropiado) hacia alimentos más energéticos con la esperanza de que ayude a abordar los síntomas debilitantes. Estos cambios en la dieta también vienen con un cambio en los componentes dominantes del microbioma, por lo tanto, es posible que esto simplemente represente los cambios reactivos al síndrome post agudo de Covid”.

Lea también en Qué Pasa:

.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El objetivo de Metatool es investigar cómo el cerebro humano consiguió imaginar objetos para resolver problemas y traspasar esa información a los robots para mejorar sus habilidades.