Palena, Isla de Pascua, Chaitén: ¿Cómo es vivir sin cuarentena? Casi 25 mil personas en 14 comunas se encuentran en Fase 4

La comuna de Palena.

Reuniones en residencias particulares con hasta 30 personas, actividad deportiva con 50 individuos y con público al aire libre con hasta 30 personas, son algunos de los beneficios del que gozan 24.543 personas en el país.




Desde el comienzo de la pandemia, Río Verde nunca ha estado en cuarentena. “Los niños acá salen a jugar a la pelota, todo funciona como una vida normal”, dice Katherine Leyton, directora de Planificación de la comuna.

“La gente acá es bastante respetuosa del otro vecino, eso prima, el respeto más que nada”, relata Guillermina Báez alcaldesa subrogante de Palena, una de las comunas que ayer ingresó a Fase 4.

El Plan Paso a Paso del gobierno, establece cuatro pasos o fases para enfrentar la pandemia por coronavirus de manera gradual, según la situación sanitaria de cada comuna del país en particular.

Si bien originalmente eran cinco etapas, desde enero se redujeron a cuatro: Paso 1 o Cuarentena, Paso 2 (Transición), Paso 3 (Preparación) y Paso 4 o Apertura Inicial.

Imagen de Chaitén.

Cada fase tienes sus propias restricciones, obligaciones y también beneficios. Todo sujeto a indicadores epidemiológicos, red asistencial y trazabilidad.

A nivel nacional, la gran mayoría de las comunas se encuentran en el Paso 1 y 2. Solo algunas en el 3, mientras que apenas 14 están en el Paso 4 de Apertura Inicial. El de menores restricciones.

Estas son Chaitén (desde ayer), Futaleufú (desde ayer), Isla de Pascua, Juan Fernández, Lago Verde, Laguna Blanca, O´Higgins, Palena, Primavera, Río Verde, San Gregorio, Timaukel, Torres del Paine y Tortel. Totalizan 24.543 habitantes.

El lunes se sumará una más. Ollagüe en Antofagasta (321 habitantes).

Isla de Pascua aún no permite el ingreso de turistas.

Estas comunas viven una situación de privilegio en relación al resto de la nación. Según establecen el gobierno y el Ministerio de Salud, los habitantes de estos municipios pueden salir cualquier día de la semana (incluidos los mayores de 75), ir a trabajar, asistir a actividades presenciales de salas cuna, educación básica y media, tener reuniones sociales en residencias particulares, o lugares públicos abiertos, con máximo 30 personas e ir a restaurantes, en espacios al aire libre o cerrados con ventilación, en grupos de máximo seis personas.

Considerando todos estos “beneficios”, ¿qué percepción y sensación tienen los habitantes y autoridades de estas 14 comunas?

Báez, en conversación telefónica desde Palena, revela que existe satisfacción en ciertas áreas, “como las personas que practican deporte, ahí se genera un nivel de agrado y de diferencia. Se programan más actividades físicas”.

Desde Río Verde, Leyton reconocen que “estamos en una situación privilegiada. Efectivamente como estamos en Fase 4, existen libertades para poder reunirse, más reuniones sociales, aunque con todas las medidas necesarias, pero es una comuna, que si bien es grande territorialmente, las estancias están alejadas, normalmente las personas de acá comparten principalmente con su grupo familiar, no es a gran escala”, admite.

Lo que muchas veces es adverso, como el aislamiento geográfico, dice, “esta vez nos favore. Por razones obvias no llegan tanto visitantes”.

Pero no se resta mérito, y dice que también ha jugado a su favor las medidas preventivas de la municipalidad, el hospital y todos los servicios públicos, con una aduana sanitaria en el límite con Futaleufú. “Tuvo un efecto positivo”, revela la alcaldesa subrogante de Palena.

Valorar las experiencias: cada momento vale

A pesar de los beneficios de la Fase 4, y de ser una comuna que prácticamente no tiene contagios (12 casos activos), Leyton revela que debido a que son una zona rural aislada, “lo que más nos afecta es el tema del consumo y el abastecimiento. Quedamos aislados, no tenemos la forma de acceder a todo, porque las personas no pueden pasar el cordón sanitario a Punta Arenas (hoy en Cuarentena), que se encuentra a 1.15 minutos, que es nuestro punto comercial más cercano”.

Ana María Rodríguez, psicóloga de Clínica Universidad de los Andes, explica que esa sensación de “libertad”, de cierto modo puede bajar los niveles de estrés, “trae consigo un desbloqueo o descompresión que ya tenemos hace bastante tiempo, ya que no se necesita pedir un permiso para salir o trabajar libremente”.

Un ciclista a las afueras de Chaitén. Foto: Agencia Uno

Las personas en estas comunas, también pueden realizar actividad deportiva en espacios abiertos, en grupos de máximo 50 personas. En espacios cerrados y gimnasios, asistir por cohortes, y mantener siempre la distancia de dos metros entre personas, traslados interregionales entre localidades que estén en Paso 3 y 4, participar en eventos o actividades con público a cargo de un responsable y no en residencias particulares.

Con respecto a esto último, si la actividad es con ubicación fija de asistentes y sin consumo de alimento, se pueden congregar hasta 300 personas al aire libre y 150 en espacios cerrados (siempre con mascarilla), si hay alimentos de por medio, baja a 200 y 100 respectivamente.

Rodríguez señala que hoy la gente ha aprendido a vivir más conectados con el presente, “las experiencias de cada día son más valiosas, bajamos las expectativas y nuestros proyectos son pensados a corto plazo, lo que los hace más manejables también. Sabemos que cada momento vale, disfrutando de las personas con las que estamos y recordando también a quienes ya partieron”.

Comuna de Tortel.

Nosotros tenemos como ventaja de que hay hartas áreas verdes, naturaleza, puedes salir a hacer ejercicios, andar en bicicleta durante el día. “Tenemos la libertad de incluso visitarnos entre los vecinos”, reconoce Leyton.

Restricciones

Sin embargo, estas 14 comunas aún deben respetar el toque de queda, no pueden funcionar pubs, discotecas y trasladarse a comunas en Paso 2 de otra región.

Báez aclara, que a pesar de la satisfacción de algunos vecinos, la permanencia del toque de queda desilusionó a otros. “Todos estaban a la expectativa de que no íbamos a estar bajo el toque de queda, pero en realidad continuamos con eso”.

Primavera, una de las comunas que se encuentra en Fase 4.

Si bien cuentan con la autorización para realizar algunas actividades masivas o mayor aforo físico, “esta es una comunidad pequeña, donde tenemos una localidad urbana de 1.000 habitantes, con locales comerciales pequeños, entonces el hecho de que aumente el aforo en los locales, no hace una gran diferencia. Es difícil que se junten 50 personas, sobre todo en época invernal”, añade Báez.

Es importante recordar que a pesar de la fase en la que se encuentre la comuna, la estrategia sanitaria es permanente, respetando medidas como cordones y aduanas sanitarias, hacer cuarentena obligatoria en caso de ser un caso confirmado o sospechoso, entre otros.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.