¿Qué tan peligroso es hacer deporte en gimnasios? Preocupante estudio plantea severas dudas sobre su seguridad

Foto: Reuters

Aunque en Chile, la Asociación de Gimnasios señala que la posibilidad de contagio en un gimnasio es menor a un 0,03%, los CDC en EE. UU. por el contrario, establecen que sí son peligrosos.




El 16 de marzo de 2020, la autoridad sanitaria local tomó una drástica decisión: debido a la expansión del coronavirus por el país, todos los gimnasios del país debían cerrar sus puertas, debido a los peligros que podían representar estos recintos, especialmente por la práctica de actividades deportivas en espacios cerrados.

Desde entonces, y conforme la pandemia ha evolucionado, varios han reabierto sus puertas aunque con diversas limitaciones.

Los más de 2.000 gimnasios que hay en el país recientemente anunciaron que podrán funcionar incluso en fase 2, bajo la promesa de asegurar un aforo máximo y el distanciamiento entre máquinas, además de tener trazabilidad de un 100% y desinfectantes en todas las áreas para el autocuidado.

A pesar de eso, existen versiones encontradas sobre qué riesgos de contagio implica utilizar estos recintos. ¿Es peligroso hacer deporte en los gimnasios?

Marcela Díaz, presidenta de la Asociación de Gimnasios, estableció que “la posibilidad de contagio en un gimnasio es menor a un 0,03% si se cumplen con todos las medidas y cuidados de salud”.

En Chile, recientemente fue anunciada la posibilidad de que los gimnasios funcionen en fase 2.

Pero este jueves se publicó un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en EE. UU. que establece que los gimnasios sí son peligrosos, principalmente durante las clases grupales de acondicionamiento físico, debido a la respiración intensa que experimentan los participantes en su interior, lo que podría provocar brotes de Covid-19.

El informe de los CDC analizó dos brotes provocados en estos recintos en EE.UU. Uno de ellos en Honolulú, Hawái, donde un instructor contagió a 21 personas.

El otro brote consignado por el organismo, reporta una ola de contagios en un gimnasio de Chicago, donde 55 de las 81 personas que asistieron a clases grupales de acondicionamiento físico en un gimnasio, terminaron contagiadas durante un período de una semana en agosto pasado.

La investigación sindicó la ola de contagios, además del peligro de una respiración agitada, a una inadecuada ventilación y a la falta de una política de mascarilla, pues en ambos casos el instructor impartía órdenes sin ella.

El comportamiento, no el gimnasio

Pero Jean Romagnoli, especialista en Medicina Deportiva de Dirección de Postgrados Facimed de la Universidad de Santiago, no cree que sea peligroso hacer deporte en un gimnasio, “siempre y cuando se respeten ciertas reglas, como por ejemplo, establecer el distanciamiento físico (idealmente a unos tres metros de distancia)”.

Hay estudios que se refieren a la aerodinámica de las micropartículas de fluidos “y cómo se comportan al caminar, trotar y correr. De una distancia de cinco a 20 metros son rangos de seguridad. Ahora, en un gimnasio la persona no se estará moviendo, por lo que con 3 metros de distanciamiento vale igual”, añade Romagnoli.

La estadística presentada por la Asociación de Gimnasios, fue recopilada en 2.873 gimnasios en Estados Unidos, sumando 50 millones de visitas, donde aproximadamente el 0,0023% de esos registros dieron como resultado una prueba positiva de Covid-19.

Personas haciendo ejercicios en un gimnasio en Venecia, Italia. Foto: Reuters.

Díaz aseguró que, durante diciembre, que fue cuando se les permitió funcionar en fase 3, “no se registraron contagios en gimnasios. Y en los estudios que le presentamos a la autoridad se demostró que los gimnasios son 500 veces más seguros que un espacio público promedio”.

Si bien el informe norteamericano, que considera dos estudios (uno en Honolulu y otro en Chicago), apunta a clases grupales y no a la práctica individual dentro de los recintos, de todas maneras recomienda la práctica de deporte al aire libre.

Según Romganoli, el estudio “tampoco hace mucha diferencia si se respira más fuerte o no porque la proyección de las partículas en el caso de que estuviera contagiado y usara mascarilla, no sobrepasa los dos metros, por lo que no es una actividad que tenga más chance de contagiarte, si es se mantienen seguras las condiciones básicas de seguridad”, añade Romagnoli.

El especialista explica que “tiene que ver con malas costumbres y malos hábitos de los usuarios del gimnasio más que el gimnasio como una actividad de riesgo”.

Las clases grupales son un posible foco de contagio.

Romagnoli aclara que “el deporte no cumple un rol de prevención del Covid-19, la persona se puede contagiar igual. El deporte y la actividad física dan la opción a las personas que tengan un sistema cardiovascular que se pueda hacer cargo de una infección, con menos problemas de una persona que es sedentaria”.

Los inflamosomas, que son sustancias mediadoras de inflamación, “son responsables de alguna u otra manera de la inflamación de los pulmones, corazón o incluso de las inflamaciones intravasculares, ya que es parte de lo que produce el virus por coronavirus”, dice Romagnoli.

En el caso de los deportistas, los inflamosomas son menores, por lo tanto, el docente de la Usach establece que “si bien no existe una diferencia significativa entre si te puedes o no contagiar haciendo deporte o no, lo que si sabemos, es que las consecuencias para la persona suelen ser menos graves en la gente que realiza actividad física”.

En la obesidad y otros factores de riesgo, lo que ocurre es que si esa persona se contagia va a ser más difícil de controlar y se puede desencadenar en algo mucho más complicado, añade Romagnoli.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.