Personas no vacunadas se reinfectarán cada 16 meses en promedio según estudio de Yale

Un antivacuna protesta en Metz, Francia. Foto: Reuters

La Escuela de Salud Pública de Yale analizó datos sobre la inmunidad natural para estimar la frecuencia con la que las personas no vacunadas pueden volver a infectarse con Covid-19. El estudio determinó que la inmunidad natural es algo corta.




A fines de julio, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. y asesor del Presidente John Biden, proclamó que los actuales casos de coronavirus son “realmente una pandemia entre los no vacunados”.

Los especialistas han señalado que las vacunas no evitan los contagios, sino los casos graves de la enfermedad, las hospitalizaciones y si son hospitalizados, que caigan a la UCI; y si caen a la UCI, evitan la muerte.

Ahora, un estudio de la Escuela de Salud Pública de Yale analizó datos inmunológicos de parientes virales cercanos del Sars-CoV-2 para determinar cuánto tiempo dura la inmunidad natural contra la infección para las personas no vacunadas.

Jeffrey Townsend, autor principal del estudio y profesor de bioestadística de Yale, explicó en un comunicado que para poder realizar estas proyecciones, se necesitan varios años de desarrollo de una enfermedad, lo que no ocurre en el caso del Covid, que solo lleva un año y medio de circulación en promedio.

En ausencia de suficientes datos empíricos, el equipo de investigadores de Yale junto a científicos de otras instituciones trató de determinar la tasa de reinfección del Covid analizando datos inmunológicos de antiguos coronavirus humanos, como el Sars-CoV-1 (Sars) y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (Mers). Al comprender cómo evolucionan estos virus y cómo se relacionan entre sí, el equipo pudo modelar la probabilidad de reinfección por Sars-CoV-2, el virus que causa Covid-19.

Dos mujeres cubren su boca en Shanghai, China, durante la pandemia de Sars de 2002. FOTO: Reuters

El estudio, publicado en The Lancet Microbe mostró que la duración de la inmunidad es relativamente corta. Según Hassler, el riesgo de reinfección para las personas que no se han vacunado es de aproximadamente un 5% a los tres meses de la infección inicial. Entre los 16 y 17 meses, ese número aumenta al 50 por ciento.

Townsend reconoció que el resultado no fue inesperado, porque la laiteratura científica ya había mostrado que la inmunidad natural contra otros coronavirus en humanos tiende a ser de corta duración. El problema, reflexionó, es que el Covid-19 es una enfermedad más peligrosa durante y después de la infección en comparación con los resfriados comunes.

“El objetivo general del estudio fue proporcionar una respuesta a una pregunta que en este punto de la pandemia sería imposible de responder empíricamente, que es cuánto tiempo después de haber sido infectado por el Sars-CoV-2 puede esperar poseer inmunidad contra el virus antes de volverse vulnerable a la reinfección?” dijo Hayley Hassler, investigadora asociada de la Escuela de Salud Pública y una de las coautoras del estudio.

Foto: AFP

Según Townsend, el modelo proyectaba el riesgo de reinfección en condiciones endémicas, en las que todo el mundo había sido infectado o vacunado contra el virus. En estas condiciones, agregó, las personas no vacunadas podrían reinfectarse con Covid-19 en promedio cada 16 a 17 meses, aunque aclaró que a nivel individual, este número puede variar.

“Nuestros resultados se basan en tiempos promedio de disminución de la inmunidad en múltiples individuos infectados”, dijo Hassler. “Cualquiera de estas personas puede experimentar períodos de inmunidad más largos o más cortos dependiendo del estado inmunológico, la inmunidad cruzada, la edad y muchos otros factores”.

Townsend señaló que algunas noticias han comparado el Sars-CoV-2 con la influenza y el sarampión, lo que sugiere que estos virus podrían proporcionar tipos similares de inmunidad. Estas comparaciones son engañosas, dijo, porque los virus no están estrechamente relacionados y no se puede esperar que tengan propiedades similares. Uno de los conceptos erróneos más peligrosos es la creencia de que Covid-19 proporciona inmunidad de por vida, que Townsend enfatizó que no es el caso.

El estudio examinó seis virus que son parientes virales cercanos de Covid-19, que Townsend mencionó que son más útiles e “informativos” en la investigación comparativa debido a su ascendencia común.

El experto agregó que estaba entusiasmado con el uso del estudio de un modelo basado en datos basado en la comprensión de los principios evolutivos. Aunque la biología evolutiva generalmente se considera una disciplina histórica, según Townsend, el equipo pudo utilizar estos principios teóricos para modelar la reinfección de un virus relativamente nuevo.

“Este es un caso en el que no tenemos idea de la respuesta a algo y la única forma en que podemos obtener esa respuesta es a través de la biología evolutiva”, dijo. “Y lo logramos, y tengo mucha confianza en el resultado”.

Sudhir Kumar, profesor de biología en la Universidad de Temple y otro de los coautores del estudio, se hizo eco de este entusiasmo por los métodos evolutivos empleados en el estudio. Dijo que este mismo enfoque podría aplicarse a futuras pandemias.

“Los métodos que usamos son métodos que son estándar en el campo de la biología evolutiva”, dijo. “Deberíamos poder utilizar el mismo enfoque para predecir la durabilidad de la inmunidad en otros casos”.

Kumar agregó que el trabajo futuro sobre el tema incluirá un documento de seguimiento que analiza la durabilidad de la inmunidad inducida por la vacuna contra la infección irruptiva. Planea proporcionar una estimación de la durabilidad para las personas inmunodeprimidas o inmunodeprimidas.

Debido a que el Sars-CoV-2 es todavía un virus relativamente nuevo, queda mucho por comprender acerca de la durabilidad de la inmunidad. Lo que sí revela este estudio, dijo Townsend, es que la inmunidad natural no dura a largo plazo y no sustituye a la vacunación.

Foto: AFP

“Necesitamos ser muy conscientes del hecho de que es probable que esta enfermedad esté circulando a largo plazo y que no tenemos esta inmunidad a largo plazo en la que muchas personas parecen confiar para protegerse de las enfermedades,” dijo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.