¿Podría Ómicron mutar para volverse más letal?¿Existe realmente “Deltacron”? Tres científicos responden seis preguntas claves de la nueva variante

La nueva variante del Sars-CoV-2 ha provocado un rápido aumento de los casos en todo el mundo. Un equipo de virólogos e inmunólogos de la Universidad de Colorado Boulder explican algunas de las preguntas urgentes que la gente hace sobre Ómicron.




Conforme Ómicron se expande por el mundo, los científicos han podido establecer con mayor precisión las características de la nueva variante. Aquí, seis preguntas respondidas por un grupo de científicos.

¿En qué se diferencia Ómicron de las variantes anteriores?

Hay dos diferencias clave entre Ómicron y las variantes anteriores del virus Sars-CoV-2 que surgieron a fines de 2019. Los primeros datos sugieren que los casos de Ómicron son más leves que las infecciones causadas por la variante Delta. Por otro lado, Ómicron es mucho más transmisible, lo que significa que se propaga más fácilmente, que las variantes anteriores. Puede ser confuso pensar en los efectos generales de un virus más leve que también es mucho más infeccioso.

Cuando la variante Delta se volvió dominante y desplazó a la Alfa en el verano de 2021, logró hacerlo porque era entre un 40% y un 60% más transmisible. Ahora, la variante Ómicron es incluso más transmisible que Delta.

Una mujer en Moscú, Rusia. Foto: AFP

Es difícil poner números sobre cuán intrínsecamente más transmisible es una variante que otra, porque los comportamientos humanos y los porcentajes de vacunación están en constante cambio. Esos factores, junto con la transmisibilidad, afectan la forma en que le va a un virus en una población.

En comparación con la cepa original de Sars-CoV-2, Ómicron contiene 72 mutaciones en todo su genoma. Algunas de estas mutaciones explican las nuevas y complejas características que caracterizan a esta variante. La mitad de esos cambios están en la proteína de espiga (Spike), la proteína que permite que el virus se adhiera e infecte las células. También es la característica clave del virus que reconoce el sistema inmunitario humano.

¿Por qué Ómicron se propaga tan rápidamente?

Los estudios iniciales sugieren que Ómicron es más eficaz para reproducirse en las vías respiratorias superiores, incluidas la nariz , la garganta y la boca, que las variantes anteriores, lo que lo hace más similar a un virus del resfriado común. Si los datos de estos estudios preliminares se mantienen, entonces pueden ayudar a explicar la alta transmisibilidad de Ómicron: los virus que se replican en las vías respiratorias superiores pueden propagarse más fácilmente , aunque las razones de esto no se entienden completamente.

Además, Ómicron a menudo es capaz de evadir la inmunidad existente el tiempo suficiente para iniciar una infección, causar síntomas y transmitirla a la siguiente persona. Esto explica por qué las reinfecciones y las infecciones por avance de la vacuna parecen ser más comunes con Ómicron.

Esas propiedades, y el momento en que surgió esta variante, justo durante la temporada navideña, dieron como resultado el extraordinario aumento de las infecciones por Covid-19 en EE.UU.

Foto: AFP

La buena noticia es que la vacunación y las vacunas de refuerzo brindan una buena protección contra enfermedades graves y hospitalizaciones. Pero dada la cantidad actual de casos, eso todavía significa muchas enfermedades, hospitalizaciones y muertes en las próximas semanas.

¿Podría Ómicron acercar a la población a la inmunidad colectiva?

La inmunidad colectiva ocurre cuando suficientes personas tienen inmunidad a un virus que ya no se propaga bien. Solo es posible cuando se cumplen dos condiciones. Primero, una gran fracción de la población debe vacunarse o recuperarse de una infección previa. En segundo lugar, la vacunación o la infección previa deben conferir suficiente inmunidad para bloquear o retrasar futuras infecciones. ¿Serán suficientes las campañas de vacunación, combinadas con una infección generalizada por Ómicron, para lograr la inmunidad colectiva?

Tres cuestiones complican la esperanza de lograr una inmunidad colectiva a largo plazo después de Ómicron. La primera es que la inmunidad disminuye naturalmente con el tiempo, independientemente de si proviene de una vacuna o de una infección previa. Todavía no está claro cuánto tiempo después de la infección o la vacunación dura la inmunidad a este virus, ya que el Sars-CoV-2 ha estado infectando a los humanos durante solo dos años. Eventualmente, los estudios controlados podrán determinar esto.

En segundo lugar, los niños menores de 5 años aún no son elegibles para las vacunas contra el Covid-19 en algunos países y todos los días nacen nuevos niños susceptibles. Entonces, hasta que todos los grupos de edad sean elegibles para la vacunación, es probable que haya transmisión continua en los niños.

Foto: Reuters

Y tercero, no podemos descartar que nuevas variantes puedan escapar a la inmunidad existente. Como ha demostrado Ómicron, la infección con una variante no garantiza la protección contra la infección por futuras variantes.

Juntos, estos tres factores sugieren que incluso si una fracción suficientemente grande de la población se recupera de Ómicron, la inmunidad colectiva a largo plazo es poco probable. Estas son las mismas razones por las que los humanos nunca logran una inmunidad colectiva duradera contra la influenza y tienen que recibir una nueva vacuna contra la influenza cada año.

Es importante recordar que, con todas las variantes hasta la fecha, la mayoría de las personas hospitalizadas por Covid-19 no están vacunadas. Esto demuestra que las vacunas son una herramienta eficaz para reducir la gravedad de la enfermedad y pueden ser beneficiosas incluso frente a nuevas variantes.

¿De dónde vienen nuevas variantes como Ómicron?

Cuando los virus hacen más copias de sí mismos dentro de las células humanas, cometen errores en ese proceso, mutaciones, que alteran su código genético. La mayoría de estas mutaciones no serán beneficiosas para el virus. Sin embargo, en algunos casos, un virus gana el premio gordo de una o más mutaciones beneficiosas que alimentan su propagación a través de una población. La variante alfa poseía algunas mutaciones en la proteína espiga que facilitaba que los virus infectaran las células . La variante delta tenía mutaciones adicionales que mejoraron la propagación viral. Ómicron, con su asombrosa cantidad de mutaciones, es una verdadera rareza. Es extraño que un coronavirus acumule rápidamente tantas mutaciones en su genoma.

Foto: AP

Los orígenes de Ómicron aún no se conocen bien. Una teoría que prevalece es que una persona inmunodeprimida estuvo infectada con un coronavirus durante un período prolongado de tiempo, lo que llevó a una evolución viral acelerada. Otra teoría especula que omicron podría haber evolucionado en otra especie animal y luego reinfectar a los humanos. Alternativamente, Ómicron podría haber evolucionado gradualmente en un lugar con vigilancia de secuenciación deficiente. Todavía hay mucho más por entender sobre los factores que llevaron a la aparición de esta variante altamente mutada.

¿Podría Ómicron mutar para volverse más letal?

Las variantes que han cobrado protagonismo lo han hecho porque contienen mutaciones ventajosas para el coronavirus. Básicamente, estamos presenciando la evolución darwiniana, la supervivencia del más apto, en tiempo real. Las variantes con mutaciones beneficiosas, como las que permiten escapar de los anticuerpos o los períodos de incubación más cortos, están desplazando rápidamente a sus predecesores menos aptos.

Lo más importante que hay que recordar acerca de la evolución del virus es que la selección natural favorece las variantes que se propagan mejor que otras variantes. La buena noticia es que es menos probable que las variantes más patógenas, o peligrosas, se propaguen bien. Esto se debe a que las personas que se sienten particularmente enfermas tienden a autoaislarse naturalmente, lo que reduce la posibilidad de transmisión del virus.

Otra buena noticia es que, debido a que la infección con una variante proporciona inmunidad parcial a otras, la rápida propagación de Ómicron ha provocado el rápido declive de Delta.

En este punto, se espera que todas las nuevas variantes que se difunden ampliamente (las llamadas variantes preocupantes ) continúen siendo altamente transmisibles.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AFP

¿Qué pasa con el murmullo en torno a ‘deltacron’ y ‘flurona’?

A principios de enero de 2022, investigadores en Chipre informaron casos de infecciones por Covid-19 que contenían secuencias de Ómicron y Delta, denominadas “deltacron”. Sin embargo, otros científicos especulan que esto no es más que un contaminante de laboratorio: una muestra de Ómicron contaminada con Delta. Si bien se necesitan más detalles, a partir de ahora, no hay motivo de alarma sobre este posible híbrido porque no se ha observado comúnmente.

Y en las últimas semanas ha surgido el término “flurona”, en referencia a un individuo que está infectado con el virus de la influenza y un coronavirus al mismo tiempo. Si bien es raro, tales situaciones ocurren, y es importante que reduzca su riesgo al recibir las vacunas contra la influenza y la Covid-19. Pero es importante tener en cuenta que flurona no es una nueva combinación de los genomas de la gripe y el coronavirus, lo que hace que este término sea un poco inapropiado.

*Sara Sawyer Profesor de Biología Molecular, Celular y del Desarrollo, Universidad de Colorado Boulder

**Arturo Barbachano-Guerrero Becario postdoctoral en virología, Universidad de Colorado Boulder

***Cody Warren Becario postdoctoral en virología e inmunología, Universidad de Colorado Boulder

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.