Por primera vez, la revista científica más antigua de EE.UU. toma posición política: apoyará a Joe Biden, fastidiada por el negacionismo de Donald Trump

Scientific American, publicación fundada en 1845, hoy editada por Nature, escribió una editorial en la que abiertamente criticó al actual presidente, al que acusó de rechazar la evidencia científica.




“Nunca hemos apoyado a un candidato presidencial en nuestros 175 años de historia, hasta ahora...” Así parte la editorial de la última edición de la revista Scientific American, la más antigua del país, y hoy parte de Nature Publishing Group, el mismo grupo editorial que publica la revista Nature.

“Este año nos vemos obligados a hacerlo. No hacemos esto a la ligera”, comienza la incendiaria editorial.

Se trata de la primera vez en sus casi dos siglos de vida que la publicación toma una posición política, anunciando sin matices su apoyo al candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, ante la “negación” del presidente Donald Trump, que se postula a la reelección, al cambio climático.

Trump “rechaza la evidencia científica”, señala en su editorial la revista fundada en 1845, que entre su largo historial incluye publicaciones de científicos como Albert Einstein en 1950.

Portada de la revista de 1915, en su 70 aniversario.

“El ejemplo más devastador es su respuesta deshonesta e inepta a la pandemia Covid-19”, agregó la editorial. “En su negación de la realidad, Trump ha obstaculizado los preparativos de Estados Unidos para el cambio climático, afirmando falsamente que no existe tal cosa y retirándose de los acuerdos internacionales destinados a mitigar” su impacto, subrayó el texto.

Trump ha sido duramente criticado por su posición ante la crisis sanitaria. Al comienzo, en el inicio de la pandemia, por negarse a ponerse mascarilla y luego, por minimizar el impacto y las repercusiones del coronavirus.

“También ha atacado las medidas de protección ambiental, la atención médica, así como a los investigadores y agencias científicas públicas que están ayudando a este país a prepararse para sus mayores desafíos”, agregó la nota.

Por todo eso, “exhortamos a votar por Joe Biden, cuyos programas buscan proteger nuestra salud, nuestra economía y nuestro ambiente”, afirmó la revista científica en su mordaz editorial.

El candidato demócrata propone fundamentalmente invertir 2.000 millones de dólares de fondos federales para el ambiente y energías limpias, con el fin de lograr la neutralidad de carbono para 2050.

El apoyo de Scientific American a Biden llega justo un día después de que el mandatario rechazara los esfuerzos del gobernador de California, Gavin Newsom, y otros funcionarios por convencerlo de que los incendios que azotan la costa oeste del país, se deben al cambio climático, fenómeno que crea las condiciones ideales para ello.

“No tengo ninguna paciencia con los negacionistas del cambio climático”, había dicho el gobernador de California, Gavin Newsom. Y agregó: “El debate sobre el cambio climático ha terminado. Simplemente, vengan a California. Véanlo con sus propios ojos. No es un debate intelectual. Ni siquiera es un debate. Es una maldita emergencia climática. Esto es real”.

Los CDC y la FDA también resienten el intervencionismo de Trump

Oficinas reguladoras del país, como los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, su sigla en inglés) o la Administración de Medicamentos y Alimentos, (FDA, su sigla en inglés), hasta hace poco dos los organismos más reputados del mundo, también hoy resienten su prestigio debido a las intervenciones de Donald Trump.

Según un artículo del portal Statnews.com, el actual director de los CDC, Robert Redfield, conduce el organismos con “la reputación manchada y la moral de su personal en su nivel histórico más bajo”, reportaje que hace mención en esta evaluación a miembros actuales y pasados de los CDC.

Según el reportaje, muchos de estos funcionarios acusan que Redfield no está haciendo lo suficiente para salvaguardar la reputación de los CDC y la integridad de su trabajo, y que no logra defenderse con éxito de la interferencia política que está erosionando la confianza de los estadounidenses en la organización.

Robert Redfield, director de los CDC. Foto: Reuters

“Me preocupa que el director de los CDC no haya sido franco cuando ha habido casos de clara interferencia política en la interpretación de la ciencia”, dijo Richard Besser, exdirector interino de los CDC y ahora presidente de la Fundación Robert Wood Johnson.

En múltiples ocasiones, los documentos de orientación escritos por el personal de los CDC, recomendaciones que están destinadas a ser la destilación más actualizada de la ciencia emergente sobre el virus Sars-CoV-2, han sido revisados por personas designadas por políticos en Washington para reflejar los objetivos de la administración.

Comenta