Precipitaciones en la zona central: ¿seguirá lloviendo en lo que queda del año?

Foto: Agencia Uno

A pesar de que este miércoles fue el tercer días más lluvioso del año (15,2 mm), las estadísticas siguen siendo negativas. En 2020 a igual fecha, el registro era de 180,8 mm y lo normal es 273,1 mm (al año se esperan 341,8 mm). El déficit es de -65,1 mm.




La lluvia ha marcado la agenda durante los últimos días en Santiago. El pronóstico indicaba intensas precipitaciones durante la tarde y la noche de este miércoles. Lo que si bien en parte se cumplió, totalizando 17,7 mm entre el martes y hoy, aún no es suficiente para “llenar el vacío hídrico” que ha dejado la megasequía y el cambio climático.

Según la estadística de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), ayer cayeron 15,2 mm de agua, lo que representa el tercer día más lluvioso del año, con lo que Región Metropolitana acumula 95,8 mm durante 2021. Si bien a simple vista parece un número alto, cercano a 100, aún es muy bajo en relación a lo que se necesita anualmente.

En 2020 a igual fecha, el registro era de 180,8 mm y lo normal es de 273,1 mm (anualmente se esperan 341,8 mm). Mientras que el déficit hídrico es de -65,1 mm, mejorando 5% con respecto al registro anterior.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, señala que aunque las precipitaciones en la capital fueron menores a las previstas, “la zona centro-sur recibió precipitaciones significativamente más intensas, que han permitido reducir en alrededor de un 10% o más el déficit de precipitaciones que esa zona también experimenta”.

Si bien las cifras son negativas, es posible que durante el desarrollo del octavo mes del año vuelvan a registrarse eventos de precipitaciones. El boletín meteorológico emitido esta mañana por la DMC, anuncia para hoy lluvia entre las regiones de Coquimbo y Aysén, además de tormentas eléctricas en la región del Biobío.

A pesar de las precipitaciones registradas en algunas regiones del país, la sequía y el déficit hídrico permanecen. En la imagen, el lago Peñuelas. FOTO: DEDVI MISSENE

El mismo documento especifica, que en la zona central se presentará durante la jornada abundante nubosidad y precipitaciones de variada intensidad, las que estarán acompañadas de probables tormentas eléctricas y nevadas en sectores cordilleranos.

Cordero establece que las precipitaciones asociadas a este sistema representan un alivio parcial para la intensa sequía que afecta prácticamente todo el país. “Es importante destacar que las precipitaciones en la cordillera fueron significativamente más intensas que en los valles. La cordillera, así como también la zona central, recuperó parte su deficitaria cobertura nival, lo que abre esperanzas de que el caudal de nuestros ríos en la zona central sea algo menos débil durante la próxima temporada de primavera-verano”.

La situación de los últimos días marca lo inestable y variable que ha sido el clima durante el presente invierno, marcado por el déficit de precipitaciones y lo extremo de las temperaturas: mucho frío matinal y mucho calor por la tarde. Por ejemplo, julio registró el promedio de temperaturas más alto para este mes en Santiago desde que hay registro.

¿Cómo se visualizan los próximos meses?

Con respecto al pronóstico para lo que queda de invierno (33 días) y el comienzo de la primavera, es decir, los últimos días de septiembre y octubre, la DMC en su boletín trimestral señala que las precipitaciones seguirán escasas en gran parte del país. La condición Normal (57 a 112 mm) a Bajo lo Normal predominará, desde a región de Coquimbo hasta la Araucanía.

Los alarmantes déficits de precipitación que se presentan hasta la fecha en la zona central, en donde el invierno ha estado muy lejos de ser Normal, parecen no tener contraparte en el futuro cercano. En el tramo del país señalado los déficits actuales oscilan entre un 40% y un alarmante 80%, establece la entidad climatológica. Con este pronóstico actual, es muy difícil que los déficits se recuperen, agrega.

Desafortunadamente las perspectivas en el mediano plazo no son buenas para la zona central. “La Agencia Oceanográfica y Atmosférica de EE.UU. (NOAA) aumentó a un 70 % las probabilidades de que La Niña regrese antes de fines de año”, explica Cordero.

El pronóstico para agosto, septiembre y octubre de la DMC indica altas temperaturas. FOTO: RICHARD ULLOA / LA TERCERA.

El pronóstico indica que también se mantendrán altas temperaturas. En Santiago, las mínimas se encontrarán bajo lo Normal, es decir, menor a 6,5°C en promedio, mientras que las máximas sobre lo Normal. 20,1°C o más.

Este enfriamiento anómalo en la superficie del océano Pacífico tropical, se asocia a bajas precipitaciones en la zona central. “Si se concreta el regreso de La Niña durante la próxima primavera, las probabilidades de que este sea el año final de la larga e intensa sequía que nos afecta desde hace mas de una década, son bajas”, señala Cordero.

Considerando como referencia la estación Quinta Normal en Santiago, el rango establecido como Normal para este trimestre se obtiene en base a la estadística obtenida entre 1981 y 2010. El pronóstico indica entonces que deberían caer menos de 112 mm, lo que dejaría al pronóstico en una condición Normal o una condición Bajo lo Normal. La doble categoría se utiliza en este caso debido a un nivel de incertidumbre que impide realizar un pronóstico absoluto, establece la DMC.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.