¿Quién tiene más riesgo de sufrir cáncer, los vegetarianos o los carnívoros? Un estudio de Oxford podría tener la respuesta

La investigación, que involucró a casi medio millón de personas, comparó los niveles de riesgo entre distintos grupos dietéticos, encontrando importante diferencias en el riesgo de desarrollar tumores según sus preferencias alimentarias.




Un equipo de científicos de la Universidad de Oxford analizó datos de más de 470.000 británicos y descubrió los distintos niveles de riesgo de contraer cáncer según el tipo de dieta que tienen.

Así por ejemplo, la investigación determinó que los vegetarianos tienen un 14% menos de posibilidades de desarrollar cáncer que los carnívoros.

El estudio relaciona el consumo de carne con un mayor riesgo de contraer la enfermedad. Además, sostuvo que los pescetarianos (que consumen principalmente pescados y mariscos mezclados con vegetales) tenían un 10% menos de riesgo. En comparación con las personas que comen carne con regularidad, definida como más de cinco veces a la semana, las que consumían pequeñas cantidades tenían un riesgo 2% menor de desarrollar cáncer, de acuerdo al estudio.

En esta gran cohorte británica, ser poco carnívoro, pescador o vegetariano se asoció con un menor riesgo de todos los sitios de cáncer en comparación con los carnívoros regulares”, sintetizó el análisis, publicado en la revista BMC Medicine.

Los resultados de la investigación gran escala muestran que seguir una dieta vegetariana o pescetariana (comer pescado) podría reducir significativamente el riesgo de desarrollar cáncer, pero incluso limitar la carne roja y procesada a cinco comidas a la semana o menos también puede tener un beneficio.

Sin embargo, los autores, dirigidos por Cody Watling, investigador de la Unidad de Epidemiología del Cáncer de Salud de la Población de la U. de Oxford, dejaron en claro que sus hallazgos no probaron de manera concluyente que el consumo regular de carne aumentaba el riesgo de cáncer. Fumar y la grasa corporal también podrían ayudar a explicar las diferencias encontradas, advirtieron.

Los participantes británicos (con edades comprendidas entre los 40 y los 69 años) fueron reclutados para el Estudio del Biobanco del Reino Unido entre 2006 y 2010 y completaron cuestionarios sobre la frecuencia con la que comían carne y pescado. Luego, los participantes se clasificaron en cuatro grupos dietéticos: carnívoros habituales (que comen carne más de cinco veces por semana); carnívoros bajos (que comen carne cinco veces a la semana o menos); comedores de pescado (no comen carne, pero comen pescado); y vegetarianos (no comen carne ni pescado).

La muestra final del estudio, que no tenía antecedentes de cáncer en el momento del reclutamiento, incluyó a 247.571 (52,4 %) carnívoros regulares; 205.385 (43,5%) carnívoros bajos; 10.696 (2,3%) comedores de pescado; y 8.685 (1,8%) vegetarianos (que también incluían 446 veganos). Los participantes fueron seguidos durante un promedio de once años a través de la vinculación a los registros de salud pública.

De acuerdo a un comunicado de la Unidad de Epidemiología del Cáncer de Salud de la Población de la U. de Oxford, estos son las principales conclusiones del estudio:

-Durante el período de seguimiento, hubo 54.961 nuevos diagnósticos de cáncer, incluidos 5.882 de cáncer colorrectal, 7.537 de mama posmenopáusica y 9.501 de próstata.

-En comparación con los consumidores habituales de carne, el riesgo de desarrollar cualquier tipo de cáncer fue menor en los consumidores de poca carne (2% o menos), los consumidores de pescado (10% menos) y los vegetarianos (14% menos). Esto significa que la reducción absoluta en los diagnósticos de cáncer para los vegetarianos fue de 13 menos por cada 1000 personas durante diez años, en comparación con los carnívoros habituales.

-El riesgo de cáncer de mama posmenopáusico se redujo significativamente en vegetarianos (18% menos), en comparación con los carnívoros regulares. Sin embargo, análisis adicionales indicaron que la mayor parte de esta reducción en el riesgo se debió a que los vegetarianos tenían una masa corporal promedio más baja, en comparación con los carnívoros regulares.

-El riesgo de cáncer de próstata se redujo significativamente tanto en vegetarianos (31% menos) como en consumidores de pescado (20%), en comparación con los consumidores habituales de carne. Esto equivale a 11 y 7 diagnósticos menos por cada 1000 personas durante diez años, respectivamente, en comparación con los carnívoros regulares.

-En los hombres, en comparación con los carnívoros habituales, el riesgo de cáncer colorrectal fue menor en los que comían poca carne (11% menos), los que comían pescado (31% menos) y los vegetarianos (43%). Sin embargo, no hubo una diferencia aparente en el riesgo para las mujeres con ninguno de estos grupos dietéticos.

Los investigadores tampoco encontraron evidencia significativa de que estos resultados fueran impulsados por diferencias en la testosterona y el factor de crecimiento similar a la insulina-1 (IGF-1) , dos hormonas que se han relacionado con el cáncer, aunque los niveles de IGF-1 fueron ligeramente más bajos en los vegetarianos.

El autor principal del estudio, Cody Watling, estudiante de DPhil dentro de CEU, dijo: “Nuestro estudio encontró que ser un poco carnívoro, pescetarianos o vegetariano se asoció con un riesgo significativamente menor de todos los tipos de cáncer. Pero aún no está claro si estas diferencias se deben a factores dietéticos o efectos no dietéticos, ya que las diferencias en el uso de los servicios de salud, incluida la detección del cáncer, también pueden haber influido en nuestros hallazgos. Se necesitan investigaciones futuras que evalúen el riesgo de cáncer en cohortes con un mayor número de vegetarianos para explorar con mayor detalle las posibles explicaciones de estas diferencias observadas”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.