Santiago registra el inicio de junio más lluvioso en 20 años: ¿Cuándo lloverá de nuevo en la capital?

Foto: Agencia Uno

Desde 2002, cuando se registraron 28,3 mm de agua, que este mes no registraba números significativos. El fenómeno podría extenderse hasta el fin de semana.


Durante los últimos días, la capital y parte importante de la zona central han registrado una serie de eventos climáticos: precipitaciones, frío extremo (con temperaturas bajo 0°C) y viento. El Pronóstico de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) indicaba que la lluvia comenzaría el miércoles, y así fue: durante la noche empezó a llover en la capital.

El fenómeno, que se extendió hasta la madrugada, totalizó 3,3 mm de agua caída. Y a pesar que la cifra es modesta, la buena noticia es que este viernes lloverá nuevamente a partir de la tarde, con cielos nublados variando a cubierto, situación que se mantendrá durante la noche, según el reporte de la DMC.

Desde 2002, hace 20 años, que junio no comenzaba con semejante cantidad de lluvia. Aunque en esa oportunidad, el número fue significativamente mayor, alcanzando 28,3 mm. Incluso, cayeron precipitaciones durante cinco días consecutivos, sumando 244,1 mm, cifra prácticamente imposible de igualar hoy en día.

De concretarse el pronóstico, y sumando las lluvias del miércoles en la noche y jueves en la madrugada, más la del viernes en la noche y sábado en la madrugada, sería la octava oportunidad durante la última década en la que llueve durante cuatro días de manera consecutiva en Santiago. Anteriormente ocurrió en junio de 2020 (40 mm), julio de 2017 (23 mm), abril de 2016 (90 mm, por 7 días), agosto de 2015 (100 mm durante 5 días), agosto de 2012 (15 mm), junio de 2012 (22 mm) y agosto de 2011 (19 mm).

El frente de mal tiempo finalizaría el sábado en la mañana (cubierto y chubascos aislados), al igual que en otras ciudades como Chillán, Concepción, Rancagua, Talca o Valparaíso, donde las precipitaciones también se extenderán hasta el sábado.

Raúl Cordero, climatólogo de la Universidad de Santiago, señala que el 1 de junio marca el inicio del invierno meteorológico, “así que es buena noticia que parta con precipitaciones. En Santiago, una cuarta parte de las lluvias anuales deben caer en junio, por lo que es un mes extremadamente importante en términos de lluvias”.

La lluvia también dirá presente durante el fin de semana en la Quinta Región. FOTO: Agencia Uno

Cordero establece que el otoño meteorológico terminó en Santiago con 29 mm de precipitaciones, “convirtiéndose en el más lluvioso desde 2017″. Aunque, añade que “mayo fue extraordinariamente seco, en vez de los 55 mm normales que se esperan en Santiago, tuvimos 0 mm, situación que ha sucedido desde 1950 solo dos veces (en 1968 y 2011)”.

Jorge Carrasco, académico de la Universidad de Magallanes (Umag) y doctor en Ciencias Atmosféricas, dice que las temperaturas bajo cero en la zona centro sur son provocadas por una masa de aire polar, fenómeno que se caracteriza por ser frío, con poca humedad y vientos. “Su ingreso desde el océano Pacífico hacia el continente está previsto para los próximos días, dejando bajas temperaturas al menos desde Chillán al sur principalmente, e incluso podría alcanzar hasta la Región de O’Higgins y parte de la Metropolitana”.

Junio marca el inicio del invierno meteorológico, “así que es normal que se presenten temperaturas bajo cero algunos pocos días. Sin embargo, contrario a la percepción que algunos tienen, el número de mañanas frías, o el número de días con temperaturas bajo cero, no se ha incrementado en los últimos años, ni en Santiago, ni en ningún punto del país”, explica Cordero.

Carrasco revela que el desplazamiento de la masa de aire polar es lento y se extenderá por varios días, “tras llegar al continente a la altura de la Región de Los Lagos desde donde se moverá hacia la zona centro producto de los vientos que provienen desde la zona más austral del país”.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

A través de un proceso a bajo costo, científicos británicos lograron que un grupo de moléculas orgánicas deshicieran el poliéster, la fibra más utilizada en el mundo.