Desde “esto no es para ti” a “discriminación invisible”: cómo Gloria Arancibia se convirtió en la primera Profesora Titular de ingeniería en la UC

La doctora en Ciencias, con mención en Geología, conversó con Qué Pasa acerca de su carrera profesional y el desafío de tener que visibilizar el trabajo de las mujeres dentro del mundo de las ciencias.


Gloria Arancibia, investigadora del Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes (CEGA) de la Universidad de Chile y de la Pontificia universidad Católica de Chile (PUC),quien también ha sido reconocida por ser la primera persona chilena en hacer un doctorado en Geología en una universidad del país, y ser la primera geóloga en ganar un premio a la mejor Tesis Doctoral de la Academia Chilena de Ciencias, fue promovida el viernes 27 de mayo a Profesora Titular de la Pontificia Universidad Católica,, lo que la convirtió en la primera mujer Titular de la Escuela de Ingeniería UC.

Luego de que su ascenso fuera aprobado por el Honorable Consejo Superior de la casa de estudios, debido a su destacada labor docente e importante trayectoria en el campo de la investigación, la geóloga egresada de la U. de Chile y actual docente del Departamento de Ingeniería Estructural y Geotécnica de la PUC, que ha marcado pauta en cuanto a la representación de las mujeres en Geología en Chile, obtuvo la jerarquía académica más alta dentro de su carrera académica en la UC.

“Es una forma de respeto académico al trabajo que una ha realizado”, comenta la académica sobre su promoción, quien en conversación con Qué Pasa, recorre su camino dentro de las ciencias, los obstáculos que ha tenido que sobrellevar y la importancia de visibilizar la equidad de género dentro las ciencias y la ingeniería, al participar en puestos que entregan poder. “Porque si tú no estás en los lugares donde se toman las decisiones y en los lugares donde hay que nombrar esto, las inequidades siguen siendo invisibles”, señala.

Define su camino en la ciencia como una motivación personal desde muy temprano, y que tuvo mucha libertad en su hogar para hacer lo que quisiera, “mis padres me dieron mucha confianza en el sentido de que uno podía lograr lo que se propusiera independiente de si fuera mujer u hombre”, además del gran cariño y apoyo que siempre ha recibido, la han ayudado a conseguir lo que se ha propuesto.

-¿Fue difícil ser mujer en la universidad en una carrea científica, existía un trato diferente?

Afortunadamente no tuve demasiadas discriminaciones evidentes. Tuve algunos episodios desagradables a lo largo de mi carrera, comentarios como: tú no deberías estudiar esto, esta carrera no es para ti, que afortunadamente no me llegaron muy hondo y no hice demasiado caso, porque si no, no estaría donde estoy, pero que claramente si uno está en una situación más vulnerable o es más sensible a esos comentarios claramente que marcan y sí tuvieron consecuencias.

Pero no tuve grandes obstáculos, sin embargo lo que sí había de manera permanente y es lo que sigue abierto al día de hoy son lo que yo les llamo los pequeños obstáculos diarios que hacen que nosotros tengamos que estar hablando de este tema y que este reconocimiento sea noticia.

Porque efectivamente hay comportamientos, pequeños mensajes subliminales, hay pequeñas costumbres, hay pequeñas culturas que sí han perdurado en el tiempo y hay que cambiar desde la base, desde la crianza.

Yo siempre cuento la anécdota de cuando yo estaba en terreno, mi marido también es geólogo, y cuando él salía a terreno, yo me quedaba con los niños todo el mundo lo encontraba super normal, pero cuando yo me iba a terreno y él se quedaba con los niños todo el mundo giraba en torno a él y le preguntaban ¿cómo estás?, ¿cómo están los niños?, ¿cómo te las arreglas, te ayudo a cuidarlos? Era extraordinario porque estaba con los niños.

En ese tipo de cosas finalmente hay una discriminación invisible, no solamente para la carrera de ciencia, sino que yo diría para todo el desarrollo laboral de la mujer y para el desarrollo profesional completo. Está todo el día con pequeños obstáculos.

-¿Qué significa esta promoción y ser reconocida?

Primero, significa un tremendo reconocimiento porque este es un proceso que evalúan los pares internacionales, entonces para poder llegar a este reconocimiento que te entrega la universidad, se hace una evaluación internacional y es el reconocimiento de los pares y uno cuando está en el trabajo, sea cual sea, yo creo que uno siempre quiere ser respetado por los pares, entonces esta es una forma de respeto académico al trabajo que una ha realizado.

Segundo, que este reconocimiento se entrega a mi trabajo, a mi persona, pero no habría sido posible llegar donde yo estoy sin el trabajo de muchas personas, mucho años.

Yo empecé a estudiar en el año 89, 30 años atrás, y todos estos mini pasitos, desde la confianza que me entregaron mis padres hasta la motivación de mis profes en básicos, miles de apoyo, fueron necesarios y muchas personas tal vez en ese camino no recibieron ese apoyo. Entonces esta es como una especie de coronación de muchos muchos apoyos que pude tener y que pude lograr, porque el mérito es mío, porque tuve que trabajar mucho, pero no trabajé sola.

Tercero, lo que significa ser la primera académica mujer de la Escuela de Ingeniería, es muy relevante porque habla lo que ha sido la historia de la escuela ingeniería UC, porque estamos en el año 2022 y que haya una primera mujer académica titular, habla de lo que ha cambiado durante los últimos años. Es una tremenda noticia, pero es un tremendo desafío porque claramente queda muchísimo que hacer porque en el año 2022 esto no debería ser noticia.

Facultad de Ingeniería de la U. Católica. Foto: UC

-¿Qué otros cambios hacen falta para que deje de hablar de temas ,como su reconocimiento, relacionados al género de una persona?

En general los estudios hablan de que las minoría dejan de ser minoría cuando tienen una representación sobre el 30% de ese orden. Por ejemplo acá en la escuela de Ingeniería, cuando yo entré el año 2010, éramos un 5% de profesoras y ahora estamos en un 13% y en algún momento llegamos a subir casi al 18%. Entonces eso significa que todavía estamos en una minoría considerable.

Incluso se ha comprobado en estudios, que un currículum ciego de un postulante exactamente igual y a uno le ponen un nombre de mujer y al otro de hombre y piden a muchas personas que evalúen el CV y finalmente el de la persona que tiene nombre de mujer es menos valorado que el que tiene nombre de hombre.

Hay sesgos que prácticamente están en el inconsciente y es muy impresionante, entonces en ese caso uno dice tal vez en realidad no estamos todavía en la etapa en que podemos no preocuparnos, no hacer estas acciones afirmativas, sino que sí tenemos que ser acciones afirmativas.

Si yo tengo dos postulantes que tienen igual méritos, méritos equivalentes, yo sí tengo que elegir a la profesora o a la postulante mujer. Si yo tengo dos, tres alumnos, que tienen misma condiciones de mérito yo sí tengo que darle equidad a la estudiante mujer, porque eso de alguna manera refleja o suple inequidades anteriores que esa mujer pasó para haber llegado a ese nivel y tuvo que haber superado muchos más obstáculos que sus compañeros hombres.

Antes que me daba rabia y decía quiero que me reconozcan mi mérito y no hablar del tema de género. Tal vez me había pasado antes que no lo veía tan necesario o no lo había sentido tan necesario, pero a medida que he ido conociendo más creo que sí lo es, para poder lograr cierta equidad de oportunidades primero.

-¿Cree que sus diferentes reconocimientos han sido de ayuda para abrir nuevas oportunidades a otras colegas o profesionales del área?

Sí, de todas maneras, porque lo que más cuesta es romper las inercias. En el caso del premio de la Academia, el premio fue el primero a una tesis doctoral en geología y después de eso vinieron varios premios a tesis doctorales en Geología tanto de hombre como de mujeres y es posicionar la carrera.

En la escuela de ingeniería cuando yo tuve el cargo de profesora asociada, lo primero que hice es empezar a ocupar cargos de responsabilidad para poder empezar a visibilizar este tema, porque si tú no estás en los lugares donde se toman las decisiones y en los lugares donde hay que nombrar esto, sigue siendo invisible, por eso la única forma que yo creo que se puede cambiar este escenario es cambiando desde dentro, pero para eso tienes que estar dentro, entonces lo que cuesta es entrar para poder sensibilizar al resto.

-¿Ha podido observar un cambio en los universitarios acerca de la perspectiva de género?

Sí, yo veo en las nuevas generaciones, primero que los tratos son más igualitarios, son más equitativos. Acá mismo en la escuela de Ingeniería en el año 2010 cuando entré, el ingreso de mujeres en el pregrado era del orden del 7-15% ahora el ingreso está sobre el 33%, un número que casi se ha duplicado en los últimos 15 años.

Ha habido más interés en las carreras de ciencia o ingeniería y lo otro es que conversas con los jóvenes, y para ellos hay muchos temas tampoco son tema, como de ‘¿qué me estás hablando?’

Más allá de los sesgos en la ciencia, todo viene desde la crianza, es un tema cultural mucho más profundo, lo que pasa es que creo que se acentúa en el tema de ciencia y tecnología, porque hay un sesgo pensando que las matemáticas o habilidades duras de matemática o ciencia son más hombre y que las mujeres son más de habilidades blandas, cuando en realidad eso sencillamente es un sesgo, ya que cada uno se puede desarrollar mejor donde quiera trabajar.

-¿Cuál es su mensaje a las nuevas y antiguas generaciones?

Hay muchas personas que me han escrito por este reconocimiento y me dicen sobre todo, colegas mujeres: ¡felicidades, se lo voy a contar a mis hijas! y más de una persona me ha dicho eso, entonces yo creo que este tipo de cosas efectivamente muestra que uno puede hacer lo que quiera en el sentido de lograr sus sueños.

A las nuevas generaciones, lo que les diría es que lo disfruten, que esto no siempre ha sido a así aunque ellos lo den por hecho, y sobre todo que lo valoren y que lo cuiden, porque así como esto se ha logrado hay otras cosas que hay que mantener y hay que mantener el trabajo responsable, consciente, el trabajo que impacta en el otro, en ser responsable con el otro. Por lo tanto, ellos posiblemente van a tener que luchar y seguir luchando por esto, pero también por otras cosas.

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El Parlamento Europeo aprobó que el cargador USB-C sea el modelo para los equipos con el fin de reducir la basura electrónica, Apple tendrá que cambiar sus cargadores.