Una nueva teoría afirma que nuestro planeta y el Sistema Solar están rodeados de un misterioso túnel

Imagen referencial.

Un nuevo modelo teórico podría unificar dos estructuras en el cielo que antes se pensaba que estaban desconectadas.




Una astrónoma del Instituto Dunlap ha descubierto que nuestro Sistema Solar puede estar rodeado por lo que ella describe como un túnel magnético que se puede ver en ondas de radio.

La Dra. Jennifer West, investigadora asociada del Instituto Dunlap de Astronomía y Astrofísica, está presentando una nueva teoría científica que supone que dos estructuras brillantes que se ven en lados opuestos del cielo, que antes se consideraban separadas, en realidad están conectadas y están hechas de cuerdas. como filamentos. Esta conexión forma lo que parece un túnel alrededor de nuestro Sistema Solar.

“Si tuviéramos que mirar hacia el cielo”, explica West, “veríamos esta estructura en forma de túnel en casi todas las direcciones que miramos, es decir, si tuviéramos ojos que pudieran ver la luz de radio”.

Llamado “el espolón polar norte” y “la región del abanico”, conocemos estas dos estructuras desde hace mucho tiempo. “Desde los años 60″, dice West. Pero la mayoría de las explicaciones científicas se han centrado en ellos de forma individual. West y sus colegas creen que son los primeros astrónomos en conectarlos como una unidad.

Compuesto por partículas cargadas y un campo magnético, las estructuras tienen forma de cuerdas largas y están ubicadas a unos 350 años luz de nosotros. Tienen unos 1000 años luz de largo. “Esa es la distancia equivalente a viajar entre Toronto y Vancouver dos billones de veces”, explica West.

West ha estado pensando en estas características de forma intermitente durante 15 años, desde que vio por primera vez un mapa del cielo de radio. Recientemente construyó un modelo de computadora que calculó cómo se vería el cielo de radio desde la Tierra, mientras variaba la forma y la ubicación de las largas cuerdas. Este modelo permitió a West “construir” la estructura a nuestro alrededor y le mostró cómo se vería el cielo a través de nuestros telescopios. Fue esta nueva perspectiva la que la ayudó a hacer coincidir el modelo con los datos.

“Hace unos años, uno de nuestros coautores, Tom Landecker, me habló de un artículo de 1965, de los primeros días de la radioastronomía”, dice West. “Con base en los datos crudos disponibles en este momento, los autores (Mathewson & Milne), especularon que estas señales de radio polarizadas podrían surgir de nuestra vista del Brazo Local de la Galaxia, desde su interior”.

El cielo como aparecería en ondas radiopolarizadas. Las líneas tipo Van-Gogh muestran la orientación del campo magnético. Imagen: Instituto Dunlap

“Ese documento me inspiró a desarrollar esta idea y vincular mi modelo a los datos mucho mejores que nos brindan nuestros telescopios en la actualidad”.

Para explicar más esto, West usa el mapa de la Tierra como ejemplo. El polo norte está en la parte superior y el ecuador está en el medio, pero, por supuesto, siempre podemos volver a dibujar ese mapa con una perspectiva diferente. Lo mismo ocurre con el mapa de nuestra galaxia. “La mayoría de los astrónomos miran un mapa con el polo norte de la galaxia hacia arriba y el centro galáctico en el medio”, explica. “Una parte importante que inspiró esta idea fue rehacer ese mapa con un punto diferente en el medio”.

Los resultados de los datos de la investigación de West se han publicado en el Astrophysical Journal.

“Este es un trabajo extremadamente inteligente”, dice el Dr. Bryan Gaensler, profesor del Instituto Dunlap y autor de la publicación. “Cuando Jennifer me dijo esto por primera vez, pensé que era demasiado ‘fuera de lugar’ para ser una posible explicación. ¡Pero finalmente fue capaz de convencerme! Ahora estoy emocionado de ver cómo reacciona el resto de la comunidad astronómica“.

Experto en magnetismo en galaxias y el medio interestelar, West espera los próximos descubrimientos posibles dentro de esta investigación.

“Los campos magnéticos no existen de forma aislada”, explica. “Todos deben conectarse entre sí. Entonces, el siguiente paso es comprender mejor cómo este campo magnético local se conecta tanto al campo magnético galáctico de mayor escala como a los campos magnéticos de menor escala de nuestro Sol y la Tierra “.

Mientras tanto, West está de acuerdo en que el nuevo modelo de “túnel” no solo aporta nuevos conocimientos a la comunidad científica, sino también un concepto innovador para el resto de nosotros, sobre el terreno.

“Creo que es increíble imaginar que estas estructuras están en todas partes, cada vez que miramos hacia el cielo nocturno”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.