Florence Pugh: fuego y desenfado en la mejor actriz sub 30 del cine actual

La inglesa brilla en el protagónico de No Te Preocupes Cariño, donde encarna a una ama de casa de los años 50. Más allá de la polémica alrededor del filme, su interpretación la confirma como un talento prodigioso, con una extraordinaria capacidad para transitar de un registro a otro. Sus siguientes pasos incluyen las nuevas películas de Sebastián Lelio y Christopher Nolan, la segunda parte de Dune y más proyectos de Marvel.



Un rodaje se transformó en la terapia del otro. Tras pasar meses en las afueras de Budapest interpretando a una joven en duelo, empujada de golpe al centro de las festividades de un culto sueco, viajó a Massachusetts para encarnar a Amy, la hija más rebelde del clan March.

Sin tomarse un respiro, Florence Pugh (Oxford, 1996) transitó de continente a continente para completar sus obligaciones en Midsommar y luego en Mujercitas. Y convenció de manera rotunda en los dos roles: en la primera expresó el desgarro de un personaje al borde del acantilado emocional, y en la segunda capturó los arrebatos y la ternura de una adolescente en permanente contradicción.

Estrenados ambos en 2019 con meses de distancia, esos largometrajes cristalizaron el momento en que el mundo se convenció de que había que tomarse a la intérprete británica totalmente en serio, como un talento que avanzaba a pasos agigantados a alcanzar el estrellato.

Hija de una profesora de baile y un empresario, Pugh ya había arremetido con fuerza tres años antes, en 2016. En ese momento llegó a los cines Lady Macbeth, una pequeña pero valiosa película británica en la que asumió el rol de una joven casada forzadamente con un hombre mayor en la Inglaterra del siglo XIX. Si la adaptación de la novela del ruso Nikolai Leskov convenció fue en gran medida por la sobresaliente labor de la actriz de entonces 20 años.

“Es una actriz muy instintiva y orgánica que trabaja con gran rigor y disciplina”, señaló por entonces William Oldroyd, su director en esa cinta, quien agregó: “Tras conocer a Florence, no hubo duda de que ella era la Katherine que buscábamos”.

Ari Aster, el cineasta con el que trabajó en Midsommar, la describió de una manera similar. “Para alguien que no cuenta con una formación clásica, ella tiene unos instintos formidables. Creo que ella puede interpretar lo que sea”, planteó a The New York Times en 2020.

Mujercitas

Ante ese mismo medio Pugh se reconoció a sí misma como “bastante terca y testaruda” y como alguien que “no creo que haya sido hecha para la escuela”.

Concediendo que la formación académica y la voracidad por actuar no son caminos separados, se puede atestiguar a través de sus incursiones más tempranas que su talento innato exigía revelarse al mundo con urgencia. Ocurrió de ese modo en 2014, cuando debutó The falling, una película británica de misterio en la que interpretó a una de las protagonistas.

Y se ha seguido manifestando con el paso de los años. Tras su impecable 2019, se probó con éxito como estrella de acción en Black Widow. Uniendo fuerzas con Scarlett Johansson, en la cinta de Marvel encarnó a Yelena Belova, la hermana del personaje principal. Repitió en la serie Hawkeye (Disney+) y lo mismo hará en 2024 en el filme Thunderbolts, adentrándose en los superhéroes sin que eso por ahora implique renunciar a papeles más contundentes.

En el ojo del huracán

Alice vive plena junto a su marido en una hermética comunidad en un punto indefinido de California. Tiene todo lo necesario para llevar una vida tranquila, hasta que se gatillan una serie de sucesos que perturban su calma.

Florence Pugh brinda otra actuación soberbia en la pantalla. Incluso en los instantes más discretos de No te preocupes cariño (Don’t worry darling), la actriz captura la serenidad, el deseo y la desesperación de su personaje. Hasta el más escéptico con sus capacidades quedará encandilado con su despliegue en escena.

Como ya se conoce, lo que más ha ganado cobertura no es eso, sino que los reportes que indican que habría existido una relación tirante con Olivia Wilde, la directora de la cinta, y que por ello la actriz se habría ausentado de casi toda la campaña promocional, incluyendo la conferencia de prensa en el Festival de Venecia.

Ahora que el filme llega a las salas del mundo (desde ayer en la cartelera chilena), esa conversación debiera dar paso a análisis sobre la arrolladora presencia de Pugh, quien de un tiempo a esta parte se ha convertido en una garantía de estupendas actuaciones.

En un registro más sereno, eso también lo consigue en el nuevo largometraje de Sebastián Lelio, El prodigio, que se lanza este 16 de noviembre en Netflix tras exhibirse en festivales. En la más reciente película del director de Una mujer fantástica (2017) se apropia del rol de una enfermera inglesa que viaja hasta Irlanda para atender a una niña que acumula meses sin comer.

En el corto plazo tendrá oportunidad de probarse en otros registros. Christopher Nolan la dirige en Oppenheimer, el drama en que interpreta a Jean Tatlock, psiquiatra e integrante del Partido Comunista de Estados Unidos que tuvo una relación con J. Robert Oppenheimer (Cillian Murphy).

La parte dos de Dune, además de situarla en una superproducción de primer orden, la tendrá compartiendo con Zendaya y Timothée Chalamet, dos de los actores más celebrados de su misma generación, además de Austin Butler, el Elvis de Baz Luhrmann.

Por mientras, Florence Pugh continúa siguiendo su propia cadencia, conquistando nuevos territorios de manera intachable. Según lo que declaró en agosto pasado a la revista Harper’s Bazaar, “siento que ahora estoy entrando en este ritmo en mi carrera en el que sé lo que puedo tomar, lo que doy y lo que no aceptaré más”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.