Carlos Heller rompe el silencio y deja abierto su retorno al fútbol: “Me trataron muy mal, fue duro”

7 de Abril de 2014/SANTIAGO
Carlos Heller asumio hoy como nuevo Presi

CARLOS HELLER - PRESIDENTE - EMPRESARIO - DIRECTORIO - AZUL AZUL - UNIVERSIDAD DE CHILE - JUGANDO - TACA TACA - PUBLICADA- 7 de Abril de 2014 / Santiago Carlos Heller asumio hoy como nuevo Presidente de Azul Azul, por un periodo de 4 aos. Foto: FELIPE FREDES F/AGENCIAUNO - Santiago - CHILE - FELIPE FREDES F/AGENCIAUNO - FELIPE FREDES F /AGENCIAUNO

El empresario, en una corrida del Rally Mobil, en Los Ángeles, se refirió a su intención de volver a tomar protagonismo en Iberia, elenco en el que consiguió el ascenso en 2014.



Desde su salida de Azul Azul, Carlos Heller no había enfrentado a los medios de comunicación. El empresario, en abril de 2021, vendió el 63% de sus acciones a Sartor Administradora de Fondos de Inversión Privado S.A., en representación del Fondo de Inversión Privado Tactical Sport.

Quien fuese presidente por más de seis años de la U decidió retirarse en silencio. Cansado del ambiente que lo rodeó durante los últimos años en el club de sus amores, que incluyeron amenazas de muerte en su contra, se enfocó en sus negocios. El fútbol, según le juramentó a sus más cercanos, nunca más estaría dentro de sus futuros proyectos.

En Los Ángeles, en la previa a una nueva fecha del Rally Mobil, Carlos Heller rompió el silencio. Se le vio relajado, muy contento por el ambiente que se generó en su ciudad con el evento. Pedro y Alberto, sus hijos, son dos destacados pilotos de la competencia que se realiza en todo Chile.

“Ha sido extraordinario el cariño de la gente, el recibimiento que me han dado. Como siempre, el angelino respondiendo a estos eventos”, dice, en una transmisión oficial de la Municipalidad de Los Ángeles.

Heller abordó diferentes temas. No fue consultado por el presente de Universidad de Chile, pero sí por el de Iberia, club con el que logró el ascenso a Primera B, en 2014, y que representa a Los Ángeles. Hoy, su ex club está en la Segunda División. “Son sentimientos encontrados, ver a tanta gente y acordarse de Iberia. Mucho recuerdo, mucho cariño, mucho corazón. Mucha gente me pregunta ‘¿qué vamos a hacer con Iberia?’. Me voy a ir esta noche a hablar con la almohada, mucho”, señala.

El empresario continúa con su análisis. “Tengo mucho cariño por Iberia, tengo mucho cariño por Los Ángeles. Tuve una salida bastante dura del fútbol, no queriéndolo. El público a veces es injusto con las personas, pero a veces creo que Los Ángeles y yo nos merecemos una nueva oportunidad. El cariño que le tengo a Iberia es tremendo. Logramos el ascenso en el 2014. Soy el único presidente bicampeón del fútbol chileno. ¿Qué pasó? En mayo subimos con Iberia, salimos campeones, y después en diciembre salimos campeones con la U. Fue una cosa tremenda”, dice, entre risas.

“El ascenso con Iberia fue soñado, siempre quise poner a Iberia en el fútbol profesional. Lo veo en Youtube y me emociono. Vengo harto a Los Ángeles, pero no salgo mucho al centro. Ahora de salir al centro me vienen las cosas al estómago”, agrega.

Heller, por unos momentos, se enfoca en la competencia que se realizará en su ciudad. “Alberto y Pedro compiten. Sería lindo que salgan primero y segundo. Las dos veces que la competencia se hizo acá lo ganó Pedro. Espero que hagan el primer y segundo lugar. Espero que acá sean locales y logren eso que tanto quieren”, dijo.

Para cerrar, se le vuelve a insistir sobre la opción de retornar al fútbol. Iberia, club de Los Ángeles, desde la salida de Carlos Heller, nunca más logró ser protagonista.

“Hay mucho que pensar, mucho paño que cortar. Necesito tiempo para analizarlo. Salí del fútbol y me prometí no estar nunca más, porque salí bastante golpeado. Me trataron muy mal. Fue duro, pero me duele cuando veo a Iberia que no le está yendo bien. Cuando paso fuera del estadio las patitas me tiemblan para volver, pero no sé, lo tengo que meditar”, cerró.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.