Colo Colo empieza a llenar su hospital

Imagen A_UNO_1148473

Un desgarro de Blandi y una recaída de Matías Fernández, primeras bajas de un equipo que el año pasado ya sufrió de lesiones.




Primera fecha del Torneo Nacional y Colo Colo no tendrá a sus dos refuerzos más bombásticos: Nicolás Blandi y Matías Fernández.

El delantero argentino, el mayor precio de los albos para este año, US$ 1,2 millones, presenta un desgarro miofascial en el bíceps femoral del muslo derecho y se encuentra en rehabilitación kinésica. El argentino disputó algunos minutos ante Universidad Católica y Universidad de Chile en Copa Chile y estará fuera al menos un par de semanas, de acuerdo a estimaciones del club. El atacante vivió un 2019 con varias lesiones y jugó por los albos sin haber hecho mucho fútbol.

Fernández presenta una descompensación muscular en ambas rodillas y está en fase de reintegración deportiva, por lo que el cuerpo técnico espera tenerlo para el domingo ante Cobresal.

El volante jugó 29 minutos ante la UC y 14 ante la U, a pesar de que la semana anterior el técnico Mario Salas había adelantado que no estaba al cien por ciento. "En lo futbolístico lo seguiremos evaluando, viene hace mucho tiempo sin poder jugar, sin poder tener 90 minutos de corrido. Así que lo estamos evaluando y llevándolo con la calma que corresponde; pero con el objetivo y sueño de tenerlo lo antes posible en las canchas", explicaba el DT.

En tanto, para el partido de esta noche ante Palestino, Salas ensayó varias fórmulas. Felipe Campos asoma como titular en reemplazo de Julio Barroso, con molestias físicas. Además, probó a Brayan Véjar en vez de Gabriel Costa. Mientras que Esteban Paredes aparece como el reemplazante de Blandi.

Comenta