Tomás Dussaillant: “Nosotros aprendimos a palos, ahora hay muchos más recursos y oportunidades”

Tomas Dussaillant, durante el encuentro ante Samoa en el Mundial de Francia. Foto: AP

El hooker deja el profesionalismo tras una carrera en donde jugó más de 30 partidos oficiales con los Cóndores.



Con 33 años Tomás Dussaillant, el Cóndor que anotó el try ante Los Pumas en Francia 2023, decidió dejar el profesionalismo. De ese cambio, de las nuevas generaciones y de los recuerdos de su carrera reflexiona con La Tercera.

¿Por qué se retira?

En este momento tengo otros proyectos que voy a seguir. Esto es cerrar una etapa. Yo soy ingeniero en software y ahora estoy en búsqueda de retomar eso, porque si sigo comprometido con los Cóndores no puedo hacer las dos cosas. Había que tomar la decisión y esto es lo que quiero hacer en este minuto de mi vida.

El trabajar en algo externo al rugby es una necesidad para la mayoría de ustedes, ¿se hace muy difícil sostener aquello?

Ya en la etapa Premundial estaba con un montón de estrés. Sentía que no me podía preparar de la mejor manera y tenía que elegir lo uno o lo otro. Todo lo que estábamos viviendo con los Cóndores no se iba a repetir, y si bien era un sacrificio desde la parte económica, decidí dedicarme full time al rugby. Así han sido los últimos dos años y medio.

¿Cuándo comienza a pensar en el retiro?

Después del Mundial me di cuenta de que tenía ganas de seguir por lo menos una temporada más para aprovechar el vuelo. También quería acompañar el inicio de este nuevo proceso, tenía mucha curiosidad de conocer a los jóvenes que se estaban incorporando, tener un rol como de formación con los hookers, las primeras líneas. Tenía ganas de terminar bien y sentía que si hubiese terminado justo después del Mundial, habría quedado como con ganas de jugar.

Este año tuvo un DT nuevo en Selknam…

Conocer a Jake (Mangin) y trabajar con él fue realmente muy satisfactorio, porque viene con una mentalidad neozelandés que es muy distinta a la que estamos acostumbrados

¿Cómo podría definir esta mentalidad neozelandesa?

Se contrasta con el estilo argentino y el que tenemos en Chile, que al final es una influencia sudamericana. Yo diría que acá somos hijos del rigor, entonces siempre la presión es alta. No es que no haya una presión por parte de él (Mangin), pero entiende el rugby de una manera en que hay que disfrutar más, una mentalidad más positiva, súper profesional, pero también haciendo énfasis en crear grupos, buena onda, en que los jugadores estén comprometidos y conectados.

¿Cómo definiría al Selknam versión 2024?

Creo que hay una brecha entre los que hemos estado desde el principio, que como decimos en buen chileno, comimos harta mierda, entrenamos en canchas de tierra, nos aguantamos muchos meses sin pago, muchas dificultades y eso genera carácter y te fortalece. Ese es un punto en que lo que están entrando como que no han pasado por ese proceso. A lo mejor no saben lo que cuestan las cosas, lo que cuesta realmente estar en el alto nivel. Yo creo que para ellos esta experiencia ha sido tremenda, porque jugar a este nivel que requiere otro nivel de compromiso, de sacrificio.

¿Cómo pueden aprenderlo si ahora la realidad es otra?

Nosotros aprendimos a palos, pero ahora hay más recursos y oportunidades para mejorar. El profesionalismo que va a hacer a los jóvenes va a hacer la diferencia.

¿Es muy distinto el rugbista joven de antes al de ahora?

Totalmente distinto, es un panorama poco comparable. Cuando yo era chico el rugby era algo totalmente amateur, no habían muchas perspectivas realistas o ambiciones objetivas a las que llegar. A menos que seas un crack, uno no se imaginaba jugar un Mundial. Creo que ahora hay un camino más pavimentando para lograr eso. Creo que eso cambia totalmente en cómo se enfrentan los chicos que se están incorporando.

¿Qué recuerdos tiene del try ante los Pumas en el Mundial?

Ese try fue increíble, pero fue realmente un reflejo de las ganas del equipo. Fue un grupo de ocho o nueve jugadores que estaban todos empujando, haciendo lo que se necesitaba hacer y cada uno cumplió su rol y pudimos hacer ese try. Eso creo que es lo importante. Yo no me quiero llevar el crédito de ese try, porque fue un try de equipo. Me tocó a mí empujarla y me llena de felicidad, pero tampoco dejo que me suban los humos.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.