Denuncias de acoso y el abuso sexual en el fútbol femenino apuran por un protocolo de protección

Santiago Morning contra Deporte Temuco, por el Campeonato Nacional Femenino. Foto: Agenciauno

La ANFP se inquieta ante el caso puesto en evidencia por las jugadoras de Palestino y anuncia un plan para abordar el problema. La ministra Cecilia Pérez condena y se afina un protocolo, en el Coch ya tienen instancias para la prevención y la denuncia. La ANJUFF condena.




Las denuncias de varias futbolistas sobre acoso y abuso sexual, que apuntan como autor al kinesiólogo Ignacio Montano, de los que hoy se conocieron nuevos antecedentes, generan indignación. La condena es transversal. Desde la ministra del Deporte, Cecilia Pérez, hasta los cientos de aficionados que las han comentado a través de las redes sociales, se refleja la preocupación por una conducta que pone en serio riesgo a las futbolistas. Una realidad que puede incluso proyectarse hacia otros deportes, aunque en el resto de las disciplinas ya existe un marco regulatorio e incluso instancias de prevención respecto de tales delitos.

“El acoso y abuso, en ningún ámbito, son aceptables. Valoramos la valentía de las mujeres que fueron capaces de denunciar. Esperemos que sirvan de inspiración para que muchas chilenas, que día a día conviven con el abuso y el acoso, tengan la valentía de enfrentar a sus atacantes entregando todos los antecedentes a la justicia. A principios de este año, se publicó la ley que ordena la dictación de un protocolo contra el acoso, abuso sexual, discriminación y maltrato en la actividad deportiva nacional. Este protocolo ha sido trabajado por distintos actores del deporte, como Coch, IND y la Comisión Nacional de Arbitraje Deportivo, tomándose ejemplos internacionales de prevención y castigo a cualquier tipo de abuso en el deporte. El Ministerio del Deporte encabezó una mesa de trabajo, de cuyos insumos se dictará un decreto supremo dentro de las próximas semanas”, declara la máxima autoridad del deporte chileno a La Tercera dando cuenta del remezón que provocó la situación incluso a nivel de gobierno.

La ANFP y la ANJUFF condenan

La ANFP toma nota de las acusaciones y condena los actos. “Nos parece, sin medias tintas, que la situación denunciada es de una gravedad tal que no podemos mostrarnos indiferentes, ni en el fútbol femenino ni en ningún área de nuestra actividad”, expresó Constanza Minoletti, gerenta del fútbol femenino. Y añadió: “Tomamos conocimiento de la denuncia durante la mañana de hoy (ayer) e inmediatamente nos contactamos, tanto con el cuerpo técnico de Palestino como con su gerencia deportiva, para recabar antecedentes y cursos de acción”.

Esos cursos de acción están relacionados con la elaboración de planes preventivos hoy ausentes. “Los protocolos están terminados y fueron confeccionados dentro del marco del programa de antidiscriminación con FIFA. Se trabajó durante todo el 2019 y estamos en la última etapa de revisión, para su publicación y difusión con los clubes”, informan formalmente desde la ANFP. Consignan, también que el trabajo, en el que se ha involucrado a la ANJUFF, “es parte de un plan piloto de la FIFA, que escogió a nuestro país para iniciar este tipo de protocolos sugeridos por el órgano réctor del fútbol mundial”.

La ANJUFF, la asociación que agrupa a las futbolistas nacionales, emplaza a Palestino a asumir responsabilidades y a tomar medidas. Y a la ANFP, a disponer de protocolos. “Situaciones como ésta vuelven a demostrar que es urgente incorporar instrumentos de protección y protocolos adecuados y efectivos, que prevengan y sancionen situaciones de abuso, permitiendo que jugadores y jugadoras se puedan dedicar a la actividad contando con un entorno seguro. Dichos instrumentos deben ser institucionalizados de manera urgente a través de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), Federación de Fútbol y de los clubes, con la participación activa de profesionales del área. Instamos a todas las partes a asumir las responsabilidades institucionales que competen en términos de prevención, sanción, capacitación y entrega de herramientas formales para denunciar este tipo de hechos. Como Asociación contamos con un protocolo construido desde hace más de un año y reiteramos nuestra disposición para colaborar y trabajar en conjunto en la pronta implementación de este tipo de herramientas junto a la ANFP y los clubes”, expresa, a través de un comunicado.

El Coch adelantó trabajo

El Coch ya había fijado dos instancias para la prevención e incluso el castigo de los abusos. En octubre de 2018, la entidad que preside Miguel Ángel Mujica celebró la primera jornada de trabajo del Comité por la Prevención y Sanción del Abuso Sexual en el Deporte Federado. “Sentimos la urgencia de poder formar una instancia de trabajo que nos permita establecer un protocolo claro de prevención y sanción del acoso sexual que eleve los estándares por sobre lo que nos exige la ley”, puntualizo el timonel en esa oportunidad.

En la misma línea trabaja la Oficina por el Respeto en el Deporte, que encabeza la abogada Marialoreto González, especialista en delitos sexuales e infancia. La oficina, según la descripción institucional disponible en su sitio web, “tiene como objetivo educar, prevenir y recopilar antecedentes que digan relación con hechos de acoso, abuso sexual, maltrato o conductas que atenten contra los valores olímpicos dentro del ecosistema deportivo federado”. Además de erigirse como una instancia educativa y preventiva, la repartición se constituye en un canal de denuncia. “Nuestra Oficina quiere ser una herramienta de denuncia y de acompañamiento, buscando derivar a las instancias pertinentes cualquier información o acusación que deba ser investigada y sancionada”, explica la misma plataforma.

“Es hiper necesario. Es una necesidad imperiosa. Los delitos sexuales no son un tema nuevo. Siempre existieron. Se teme hablar, decir que soy víctima. Se teme al qué dirán. La realidad es que ocurre en todas partes. En el fútbol es necesario. La ley se hace pensando en el fútbol. Después de eso, se genera la necesidad de ampliarlo a todo el deporte. En el deporte pasa. Es una subcultura. Viajes, concentraciones, permanencia con otras personas. Se subentiende que es un espacio seguro, pero no es así”, explica la jurista. Y aclara el beneficio de contar con marcos regulatorios y protocolos preventivos. “La gente se siente segura cuando hay un espacio para denunciar. Pasó con las gimnastas en Estados Unidos. Hay que llamar a la gente del deporte al respeto”, sostiene.

Comenta