Fernando Tuesta, cientista político: “El gabinete designado por Pedro Castillo nos ha hecho retroceder 15 años en Perú”

El Presidente de Perú, Pedro Castillo, abandona el Congreso después de su ceremonia de juramentación, en Lima, el 28 de julio de 2021. Foto: Reuters

Para el politólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, el nuevo gobierno "se ha metido un disparo en el pie y Castillo ha sido incapaz de poder aumentar sus niveles de presencia y decisión frente a Vladimir Cerrón”.




“Nuestro gabinete es del pueblo, se debe al pueblo y va hacia él”. Con esas palabras escritas en su cuenta de Twitter, el Presidente de Perú, Pedro Castillo, defendió en la madrugada de hoy la designación de su gabinete, que ha enfrentado duras críticas.Nuestro compromiso es con el Perú y con ningún otro interés que no fuera el de dedicar todos y cada uno de nuestros esfuerzos a construir un país más justo, libre y digno. No defraudaremos su confianza”, añadió.

El mandatario, quien anoche nombró a 16 ministros dejando en suspenso las carteras de Economía y Justicia, participó hoy en la mañana en una misa para luego asistir a una ceremonia militar en el cuartel general del Ejército.

Tras una juramentación simbólica en Ayacucho, Castillo juramentó ayer a Guido Bellido como primer ministro. El congresista de Perú Libre está siendo investigado por apología del terrorismo. Su nombramiento, que tiene que ser aprobado por el Congreso, fue duramente criticado por diversos sectores y generó un terremoto político para el mandatario que tuvo que hacer cambios en los nombres de su gabinete.

En medio de este escenario, el politólogo de la Pontificia Universidad Católica del Perú, Fernando Tuesta, conversó con La Tercera para analizar los nombramientos de Castillo.

¿Cómo evalúa el gabinete que fue nombrado el jueves en la noche?

Lo más importante es el nombramiento de Guido Bellido como primer ministro, porque ya los ministros pasaron a segundo plano. Ya el solo nombramiento es un problema, que lo único que ha posibilitado es que el rechazo sea unánime. Basta solo ver las portadas de los diarios de hoy, todos reprueban el nombramiento de un personaje que, en realidad, su única virtud es estar cerca de Vladimir Cerrón (líder del partido oficialista) y ser parte de Perú Libre. No tiene experiencia de gobierno, es un congresista que no ha sido capaz de generar una coalición para el gobierno que sea mayoritaria. Un personaje que, además, tiene declaraciones de apología del terrorismo. Un personaje homofóbico, misógino. Es casi una provocación y así lo han sentido varios voceados ministros que se retiraron, que eran los ministros de las carteras más importantes y que tenían un cierto nivel. Entonces, lo que tenemos ahora es que Perú cambió de un día para otro. Porque el 28 de julio el mensaje del Presidente (Pedro Castillo), con algunas observaciones que siempre se pueden hacer, era un mensaje presidencial alentador, tranquilizador e incluso para los mercados y que tenía que completarse con un gabinete que pudiera llevar adelante estas propuestas. No ha sido así, (Roger) Nájar, que era la anterior propuesta del partido, era una persona que fue tremendamente criticada por sus antecedentes personales, pero cambiar de Nájar a Bellido es pasar de Guatemala a Guatepeor. Esa ha sido lastimosamente la situación y ahora estamos delante casi de una pesadilla porque lo que se viene no pinta bien.

¿Qué se viene?

Al otro lado tenemos un Congreso opositor y varios tienen sangre en el ojo. El gobierno se ha metido un disparo en el pie y sobre todo Pedro Castillo ha sido incapaz de poder aumentar sus niveles de presencia y decisión frente a un Vladimir Cerrón dueño del vientre de alquiler del cual él postuló, pero que no tiene cargo y no puede tener cargo. Sin embargo, ha ganado Cerrón.

El nuevo primer ministro, Guido Bellido, y Pedro Castillo saludan a sus partidarios durante la ceremonia de investidura presidencial simbólica en Pampa de la Quinua, en Ayacucho, el 29 de julio de 2021. Foto: AFP

¿Cuál cree que puede ser la estrategia de Cerrón al presionar por los nombramientos para el gabinete? ¿Cree que el Congreso rechace las designaciones?

No necesariamente. El Congreso puede aprobar el gabinete, porque el Congreso se juega la vida también. Si niega dos gabinetes puede ser disuelto. Yo creo que no hay que ver esto como una estrategia tan bien articulada. Los partidos en Perú, a diferencia de Chile, son entidades altamente informales, de baja estructuración y organización, y de esa informalidad no se escapa Perú Libre, que es un partido muy pequeño. Entonces, muchas de las cosas no deben ser vistas como un gran pensamiento, como un ajedrecista que hay detrás. Un tipo como Cerrón, que es un dirigente de una izquierda anquilosada, un paporretero (que repite algo sin entenderlo) de manual, que ha querido y ha logrado expandir su influencia en el gobierno y nombra a Bellido, porque así es la gente de Cerrón. O sea, uno dice pudo nombrar a otro, pero no tiene a mucha gente. No es que estemos hablando de un partido que provee de cuadros de primer nivel y tiene para escoger. No tiene para escoger, así son. Este es el gabinete que nos ha hecho retroceder 15 años. Tenemos dos mujeres en el gabinete. Así es este Perú Libre.

¿Cómo ve el nombramiento de Héctor Béjar como ministro de Relaciones Exteriores?

Héctor Béjar no tiene una experiencia, ni conocimiento sobre política exterior. (Manuel) Rodríguez Cuadros era un diplomático que había sido voceado insistentemente (para esa cartera) y terminó con Héctor Béjar, que es un sociólogo, guerrillero en la década de los sesenta. Pero nada más, en esa cartera donde ha habido una de las instituciones más estables en Perú. Ahí ha habido gente para poder escoger y escogió a Béjar, con todo el respeto que se le pueda tener, es una persona de bastante edad (85 años) y que no tiene experiencia, ni cercanía con la diplomacia peruana.

Pedro Castillo saluda a sus partidarios a su llegada a Pampa de la Quinua para la ceremonia de investidura presidencial simbólica en Ayacucho, el 29 de julio de 2021. Foto: AFP

Teniendo en cuenta los cambios de última hora que se han producido y la demora en la juramentación, ¿considera que hay mucha improvisación por parte de Castillo?

Yo creo que, a diferencia de muchos que están analizando esto solo en términos ideológicos, que es la izquierda ultra que viene de Venezuela y Cuba -no digo que no existan esas simpatías o afinidades-, en realidad hay algo más simple. Este es el gobierno, junto con un partido, de la informalidad. Así de simple. Y cuyos cuadros más cercanos es gente mediocre. En Perú hace 30 años que los partidos no producen personal como para que administre el Estado. Todos los gobiernos han tenido la minoría de esos partidos y han sido las peores carteras. Han tenido que escoger de fuera del partido y esa era la idea. Hay una pugna por el poder, finalmente, entre Castillo y Cerrón. Cuando digo esto no es que sea abiertamente, ni que no se hablen, ni que sea una pugna a muerte, pero sí hay una pugna de espacio de poder. Castillo tonto no es, sabe que él tiene la responsabilidad total, Cerrón no tiene que rendirle cuentas a nadie. No va a tener ni siquiera un cargo público. Entonces, ahí hay un tema. Varios nombres que estaban fijos se retiraron. Pedro Francke, que era la persona que daba tranquilidad, un personaje de izquierda moderada, profesor universitario, pero además con conocimientos en el sector público con propuestas que tranquilizaron a los mercados, se retira porque está en desacuerdo con el nombramiento de Bellido, igual (Avelino) Guillén, que fue fiscal, una persona intachable. ¿Qué economista serio le puede aceptar el encargo de ministro de Economía o de Justicia? Es difícil.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.