Castillo designa su primer gabinete: 14 hombres, dos mujeres y deja en suspenso nominaciones en Economía y Justicia

El Presidente de Perú, Pedro Castillo, toma juramento a su primer gabinete ministerial. Foto: Agencia Andina

El equipo ministerial tiene que ser aprobado por el Congreso, donde se espera una dura batalla. Entre los nombramientos destaca el del exguerrillero Héctor Béjar, de 85 años, como canciller.


La frase de que en Perú todo puede pasar se volvió a cumplir anoche en la ceremonia de juramentación del gabinete del recién asumido Presidente del país, Pedro Castillo. No solo porque comenzó con dos horas y media de retraso (estaba programada para las 20.30 y recién comenzó pasadas las 23.00 horas), sino porque solo juraron 16 ministros y quedaron en suspenso los nombramientos en la cartera de Economía y también en la de Justicia y Derechos Humanos.

Durante la espera, se registraron también algunas agresiones entre simpatizantes y detractores de Castillo en los alrededores del Gran Teatro Nacional, en Lima, donde se realizó la ceremonia.

La jornada se había iniciado con el nombramiento de Guido Bellido como presidente del Consejo de Ministros, lo que provocó un terremoto político en el país. La designación del congresista de Perú Libre, que está siendo investigado por apología del terrorismo, no dejó indiferente a los políticos y con el correr de las horas se fueron produciendo cambios en la conformación del gabinete.

La prensa peruana señaló que el nombramiento del premier habría gatillado la salida de Pedro Francke, asesor económico de la campaña de Castillo, como futuro ministro de Economía. Minutos antes de la ceremonia, Francke, quien se habría negado a asumir la cartera, abandonó el Gran Teatro Nacional sin brindar declaraciones a la prensa, destacó el diario La República.

Otro que también habría decidido no ser parte del gabinete fue el excandidato a la presidencia por Somos Perú, Daniel Salaverry, quien sonaba en la cartera de Vivienda.

Asimismo, Avelino Guillén, exfiscal supremo y señalado como posible ministro de Justicia, le confirmó al programa “Sálvese Quien Pueda” que no integraría ningún gabinete ministerial presidido por Bellido. El integrante del equipo técnico de Perú Libre sostuvo que nunca hubo una invitación formal por parte de Castillo para sumarse al gobierno.

El Presidente de Perú, Pedro Castillo, y su primer ministro, Guido Bellido, posan después de una ceremonia simbólica de juramentación en el lugar de la Batalla de Ayacucho de 1824. Foto: AP

El nuevo gabinete tiene que ser aprobado por el Congreso, en el que Perú Libre cuenta solo con 37 de los 130 escaños. Se espera que ahora la batalla justamente se libre en esa instancia. La prensa local destacó que se trata de un gabinete más de izquierda y en el que se muestra la lucha entre la presión impuesta por el fundador de Perú Libre, Vladimir Cerrón, y el Presidente.

El primero en ser nombrado como ministro fue el sociólogo y abogado Héctor Béjar, de 85 años, en la cartera de Relaciones Exeriores. Según el diario Perú 21, el nuevo canciller es admirador de Fidel Castro y fue un guerrillero que fundó el Ejército de Liberación Nacional en la década del 60, llegando a ser apresado por sedición.

Se vio beneficiado con una amnistía general en 1970 por el general Juan Velasco Alvarado. Luego de esto, colaboró como asesor en el Sistema Nacional de Apoyo a la Movilización Social (Sinamos) y respaldó la reforma agraria. Antes que se hiciera público su nombramiento, Béjar ya se había reunido con el canciller de Uruguay, Francisco Bustillo.

En tanto, Walter Ayala fue designado como titular en Defensa. En un artículo del portal IDL Reporteros se describe al nuevo ministro como un “abogado eficiente y capaz”. Ayala es el autor de la demanda de amparo contra el Congreso para detener la elección de los nuevos miembros del Tribunal Constitucional programada para comienzos de julio.

Pedro Castillo pronuncia un discurso durante su ceremonia de investidura presidencial simbólica en Pampa de la Quinua, en Ayacucho. Foto: AFP

Entre otros nombramientos se cuentan los de Juan Carrasco en Interior, quien fue fiscal contra el crimen organizado de Chiclayo; Juan Cadillo en Educación; Hernando Cevallos en Salud, que pertenece al entorno directo de Castillo; Víctor Mayta para Desarrollo Agrario y Riego; Iber Maraví en Trabajo; Roberto Sánchez en Comercio Exterior y Turismo; Iván Merino en Energía y Minas; Juan Francisco Silva en Transportes y Comunicaciones; Geiner Alvarado en Vivienda; Ciro Gálvez en Cultura, y Rubén Ramírez en Ambiente.

El excongresista Yván Quispe juró como ministro de Producción. Quispe es economista y militante del Frente Amplio, donde ocupó el cargo de coordinador regional de Puno hasta 2018.

El gabinete de Castillo solo tiene dos mujeres. La socióloga Anahí Durand asumió el cargo de ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Según el diario El Comercio, Durand fue jefa del plan de gobierno de Juntos por el Perú en las elecciones pasadas. Además, pertenece al círculo más cercano de la excandidata presidencial y lideresa de Nuevo Perú, Verónika Mendoza.

La vicepresidenta Dina Boluarte ocupará el ministerio de Desarrollo e Inclusión Social. Es abogada y milita en Perú Libre desde 2020. Antes de participar en el último proceso electoral fue jefa de una oficina del Registro Nacional de Identificación y Estado Civil en Surco.

Como presidente del Consejo de Ministros, Bellido deberá presentarse ante el Congreso junto con su gabinete, a fin de exponer la política general del gobierno y solicitar la cuestión de confianza. De acuerdo con el artículo 130 de la Constitución, esta presentación deberá realizarse dentro de los 30 días de que el equipo ministerial haya asumido funciones.

Según la cadena RPP, la cuestión de confianza necesita el voto a favor de la mitad más uno del número legal de congresistas. Si los legisladores son 130, el número de votos requeridos sería de 66. En caso que el Legislativo no otorgue la confianza, se produce una crisis ministerial total y corresponderá que todo el gabinete presente su renuncia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La Tercera Noche


Desmarques del Frente Amplio respecto de sus socios del Partido Comunista, apoyos cruzados entre Vamos por Chile y la centroizquierda y el rechazo de las posturas más polarizantes marcaron el inicio de la votación de las más de 340 indicaciones que se le hicieron al instrumento y que se seguirán revisando este viernes. Los movimientos de los distintos bloques, dicen en el órgano constituyente, son un elemento para proyectar las alianzas de cara a las amplias mayorías que se requerirán para la aprobación de las normas constitucionales.