La difícil y no correspondida relación de Boric, el Frente Amplio y el PC con Llaitul

El líder de la CAM, en la audiencia de detención que se realizó hoy en Temuco.

Pese a los gestos del exdiputado magallánico y de todo su sector político, Llaitul siempre mantuvo su distancia con la nueva generación gobernante, según relatan actores políticos que tuvieron alguna comunicación con el líder de la CAM.


“Han asesinado a Ernesto Llaitul. Esta situación es gravísima y la indignación nos desborda, pero no paraliza. Nos ponemos a disposición de la familia y comunidades, a quienes manifestamos nuestra solidaridad. ¡No más militarización! No permitiremos impunidad”, escribió en redes sociales, el 9 de julio de 2021, 11 días antes de las primarias presidenciales, el entonces diputado y candidato Gabriel Boric ante las informaciones que daban cuenta de que el hijo de Héctor Llaitul había muerto en un enfrentamiento con carabineros en el fundo forestal Santa Ana de Carahue.

Al día siguiente, cuando se confirmó que el fallecido era en realidad el exestudiante de Antropología de la U. de Concepción Pablo Marchant Gutiérrez, Boric -que era presidenciable del Frente Amplio y corría contra la carta del PC Daniel Jadue- rectificó sus declaraciones. “Héctor Llaitul confirma que no era su hijo Ernesto quien murió, sino Pablo Marchant. Confusión se habría dado por desfiguración del rostro y aviso errático de Carabineros. En cualquier caso, es grave. Las forestales hoy son parte del problema en el wallmapu”, dijo, insistiendo con su crítica de fondo.

El gesto a Llaitul, que fue replicado además por otros dirigentes del Frente Amplio y el PC, era parte de una política de acercamientos que por lo menos Boric venía desplegando con varias figuras emblemáticas del pueblo mapuche desde que asumió como diputado el 11 de marzo de 2014. De hecho, una de las primeras instancias que integró en la Cámara fue la Comisión de DD.HH. y Pueblos Originarios.

Esos intentos de acercamiento, replicados por todo el Frente Amplio y paralelamente también por el Partido Comunista, tuvieron eco en algunos representantes mapuches, como la machi Francisca Linconao, el lonco de la comunidad de Temucuicui y exlíder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) Víctor Queipul y el alcalde de Renaico, Juan Carlos Reinao, quien se convirtió en uno de los nexos del actual oficialismo con la CAM, agrupación que lidera Llaitul.

Sin embargo, pese a los gestos, Llaitul siempre mantuvo su distancia con la nueva generación gobernante, según actores políticos que tuvieron alguna comunicación con el líder de la CAM. Incluso, algunos señalan que los veía con desconfianza.

Esa postura fue manifestada por el propio Llaitul una vez que Boric y su conglomerado político llegaron a La Moneda. “Boric está haciendo toda una parafernalia... Me da lo mismo (su elección). Boric y Kast representaban las dos caras de una misma moneda. Nada cambiará. Vamos a seguir teniendo un Estado militarizado, criminalización y persecución…”, dijo el líder de la CAM en una entrevista al medio vasco Berria.

Aunque Llaitul tuvo un paso por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) y reconoce ciertos afectos con la militancia comunista, a la que ha calificado como “gente linda”, también expresaba su recelo por la actual dirigencia del PC, en particular con su presidente, Guillermo Teillier.

Según versiones de algunos actores políticos que sostuvieron encuentros con Llaitul durante su prisión en la Cárcel de Concepción, entre 2011 y 2015, en la que realizó algunas huelgas de hambre, el cabecilla de la CAM no habría querido reunirse con Teillier.

En esa época, el timonel del PC también hizo declaraciones en su favor, pero no tuvo eco de parte del dirigente mapuche. En marzo de 2011, el entonces diputado comunista calificó de “racistas y discriminatorias” altas condenas contra cúpula de la CAM y consideró “ilegal” el uso de testigos encubiertos.

En todo caso, desde el entorno de Teillier aseguran que nunca hubo intentos de acercamientos oficiales de parte del PC y que tampoco se reunió con Llaitul.

El intento de Boric

En agosto de 2016, el entonces diputado por Magallanes llegó a La Araucanía a participar en una sesión de la Comisión de Derechos Humanos y Pueblos Originarios, junto a varios dirigentes de su colectivo político, el Movimiento Autonomista. Primero realizó una visita a Temucuicui en Ercilla y se reunió con la machi Linconao en el centro de cumplimiento penitenciario de Temuco, donde estaba imputada como presunta autora del delito terrorista de incendio con resultado de muerte del matrimonio Luchsinger Mackay, quienes murieron en un ataque el 4 de enero de 2013.

Sin embargo, fue en una entrevista al diario El Austral de La Araucanía donde el entonces diputado hizo un gesto a la CAM y a Llaitul. “La Coordinadora Arauco Malleco entiendo que es una organización que no reivindica atentados a personas, o sea, se enmarca dentro de un conflicto que es mucho más grande y que entiendo tiene que ver con la usurpación de tierras por parte del Estado, y en particular de las forestales”, dijo el 19 de agosto de 2016.

El 23 de septiembre de 2017, cuando Llaitul fue detenido en el marco de la Operación Huracán, que con el tiempo se demostró que fue un montaje, Boric escribió en Twitter. “Qué torpeza la violencia del @GobiernodeChile con el pueblo mapuche. Detenciones ilegales y amedrentamiento solo agrandan la crisis”.

Otro gesto de parte del oficialismo a favor de Llaitul se dio recientemente, al inicio de la Convención Constitucional en julio de 2021, cuando un grupo de constituyentes del Frente Amplio, el PC y algunos socialistas firmaron una declaración en la que llamaban a desmilitarizar el wallmapu y retirar las querellas por Ley de Seguridad del Estado, por las que precisamente Llaitul fue detenido nuevamente este miércoles.

Ayer, el exconvencional Fernando Atria (Frente Amplio), en una entrevista con Canal 13, justificó que esa declaración fue importante para el inicio de la Convención.

La política de acercamientos con Llaitul, a pesar de la falta de reciprocidad de los grupos mapuches más radicales, entre ellos la CAM, se mantuvo hasta inicios del gobierno de Boric. Sin embargo, el punto de inflexión fue la fallida visita de la ministra del Interior, Izkia Siches, a Temucuicui, donde fue recibida con barricadas y disparos al aire.

El giro de La Moneda se sustentó, además, por las declaraciones de Llaitul a mantener las acciones armadas. A pesar de que Boric dijo que no perseguirían ideas, desde La Moneda renunciaron a su decisión de no decretar estados de excepción, se presentaron querellas por atentados e incluso ampliaron la querella por LSE que presentó el gobierno de Sebastián Piñera en 2020, por la cual es actualmente procesado.

A juicio del diputado independiente-radical Andrés Jouannet, quien fue intendente de La Araucanía en el segundo gobierno de Michelle Bachelet, el Frente Amplio se ha caracterizado por realizar “puestas en escena” respecto del pueblo mapuche, pero sin un plan detrás. “El gobierno partió con esa tesis del diálogo con estos grupos, pero al final eso fue cayendo y cambió la estrategia. Ellos no tienen nexos con el mundo mapuche. Me da la impresión que desde el gobierno no tienen relación con Llaitul y sus declaraciones son directas, pues no reconoce al actual gobierno”.

En una entrevista a Radio Futuro, el exasesor de Asuntos Indígenas del Gobierno y académico de la Facultad de Derecho de la U. de Chile, Salvador Millaleo, dijo que “en materia indígena el gobierno no ha sido fuerte”.

Respecto de las declaraciones de Jadue, quien antes de la detención de Llaitul, justificó el robo de madera, Millaleo manifestó que esas afirmaciones, que no fueron compartidas por la directiva del Partido Comunista, indican que al menos existe “un intercambio de opiniones con algunos sectores del PC. Hay canales de comunicación allí”.

Uno de los pocos acercamientos que se dieron entre Llaitul con el mundo frenteamplista fue una entrevista que concedió a la periodista Antonio Orellana (militante de Convergencia Social y actual ministra de la Mujer), en octubre de 2016, que fue publicada en El Desconcierto. En ese artículo, Llaitul dijo “queremos dialogar con el Estado, pero la tregua se la ofrecemos al empresariado”. Una frase similar había expresado en otra entrevista a La Tercera, realizada por Pedro Cayuqueo. Sin embargo, esa postura ya no es defendida por el dirigente mapuche.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.