Las claves para entender la nueva crisis entre Arabia Saudita e Irán que inquietan a la industria petrolera

Arabia Saudita (8)

Foto: AP

Los ataques a dos instalaciones petroleras en Arabia Saudita incrementaron las tensiones en la región. Estados Unidos ha responsabilizado a Irán de estar detrás de los ataques.




¿Qué fue lo que ocurrió en Arabia Saudita?

En la madrugada del sábado (a las 3:31 y 3:42) se concretaron una serie de ataques contra las instalaciones petroleras de Khurais y Abqaiq en Arabia Saudita, pertenecientes a Saudi Aramco, la petrolera estatal y una suerte de joya de la corona. Si bien en el pasado habían ocurrido ataques similares contra oleoductos, instalaciones de crudo y tanqueros, en esta oportunidad se trató de un incidente a mayor escala, que golpea el centro de la industria petrolera del reino. Las explosiones provocaron un incendio de varias horas y, según el diario The Guardian, parecen haber causado un daño significativo. El gobierno saudita señaló que se había producido daño importante y que la producción se vería alterada en cerca de 5 millones de barriles por día, casi la mitad de la producción del reino que se estima en 9,7 millones de barriles y 5% de la producción global.

¿Quién es el responsable?

Los houtíes, una milicia rebelde yemení que está aliada con Irán en la lucha contra la coalición militar que lidera Arabia Saudita, reivindicaron el ataque. La prensa señala que este grupo adquirió recientemente bastante tecnología de drones, hecho que les ha permitido atacar blancos que están 1.500 kilómetros de distancia, según Naciones Unidas. Por ejemplo, la instalación de Abqaiq se encuentra a 1.000 kilómetros del territorio que poseen los houtíes. En los últimos meses, ha habido reportes no confirmados de ataques con drones de los houtíes contra los aeropuertos en Arabia Saudita, Abu Dhabi y Dubai en los Emiratos Árabes Unidos.

En todo caso, el gobierno de Estados Unidos lanzó imágenes satelitales que muestran 17 puntos de impacto en varias instalaciones de energía saudita, los que provenían del norte y el noroeste. Esto, apunta The New York Times, sería consistente con un ataque proveniente desde el norte del Golfo Pérsico, Irán o Irak, en lugar de Yemen, que es donde operan los houtíes. Los ataques del sábado representan una creciente sofisticación comparado con los primeros ataques. Occidente y el gobierno saudita cree que Irán ha estado ayudando a los houtíes a adquirir y a usar los drones avanzados.

[caption id="attachment_825438" align="alignnone" width="600"]

FOTO: Reuters[/caption]

¿Cuál es la importancia del ataque?

La instalación de Abqaiq es la mayor procesadora del  mundo, donde se refina cerca de dos tercios del total del suministro saudita. Para los analistas llamó la atención la vulnerabilidad de estas instalaciones que se suponía se encontraban aisladas de la inestabilidad de Medio Oriente.

¿Qué ocurrió con el precio del petróleo?

El ataque provocó el mayor aumento de los precios del petróleo desde 1991, después de que funcionarios estadounidenses culparon a Irán y el Presidente Donald Trump dijo que Washington estaba listo para tomar represalias. El sector de energía del S&P 500, uno de los de peor desempeño en el año, subía un 3,18%, su mejor día desde el 4 de enero. Los papeles de Marathon Oil Corp y Devon Energy Corp llegaron a subir más de un 8% y lideraban las alzas.

[caption id="attachment_825468" align="alignnone" width="600"]

Foto: Reuters[/caption]

¿En qué contexto político ocurre?

Donald Trump tiene una doble política con Teherán, porque si bien ha tentado a su par iraní, Hassan Rouhani, con una reunión en Nueva York a finales de mes, en el marco de la reunión de la Asamblea General de Naciones Unidas, también ha incrementado su presión con las sanciones económicas, para obligar a la República Islámica a negociar un acuerdo más amplio del alcanzado en 2015 y destinado a limitar el programa nuclear del país persa.

Trump, que se retiró del pacto, quiere modificar el comportamiento de Teherán en Medio Oriente y erradicar de raíz su apoyo a grupos como el chiita libanés Hizbolá.

"El Presidente siempre considera sus opciones. Nunca nos hemos comprometido con ese encuentro (con Rouhani), pero el Presidente lo está examinando. El Presidente ha dicho que lo está valorando, así que dejaré que el Presidente sea quien anuncie si habrá o no una reunión", afirmó la consejera presidencial Kellyanne Conway. A este contexto se suma la salida de John Bolton como asesor de seguridad nacional, quien se oponía a relajar las sanciones contra Irán.

"No creo que debamos pasar por alto la posibilidad de que esto (los ataques) fueron hechos por los iraníes más duros en el gobierno, quienes alarmados por la posibilidad de una reunión entre Trump y Rouhani estaban determinados a sabotearla", señaló al diario The Washington Post, Gerald Feierstein, es diplomático y vicepresidente del centro de estudios Middle East Institute en Washington.

¿Qué se puede esperar de esta crisis?

En conversación con La Tercera PM, Bruce Riedel, director para Medio Oriente del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos durante el gobierno de Bill Clinton, señaló que "nos encontramos en momentos extremadamente peligrosos. Si el gobierno de Donald Trump decide tomar represalias contra Irán por los ataques podría bien provocar una guerra regional desde Tel Aviv a Teherán". "El ataque contra blancos sauditas eran sofisticados. Ellos destacan la vulnerabilidad de los productores del Golfo respecto de ataques de misiles y drones. Una guerra regional devastaría ambos lados del Golfo Pérsico", añadió.

Comenta