Las condiciones que pide el empoderado Gustavo Quinteros para renovar en Colo Colo

Gustavo Quinteros, en el Superclásico

Gustavo Quinteros, en el Superclásico (Foto: Agenciauno)

El triunfo sobre Universidad de Chile en el Superclásico no hace más que consolidar la posición del estratega en el Cacique. Blanco y Negro trabaja decididamente en brindarle las condiciones que añora para continuar en Macul, que parten por un suculento aumento en sus condiciones salariales. En el Cacique pretenden anticiparse, incluso, al eventual interés de la ANFP de llevarlo a la Selección.




Termina el Superclásico y Gustavo Quinteros se abraza efusivamente con todo el que se le acerque para festejar la victoria de Colo Colo sobre Universidad de Chile. El técnico albo está feliz. La nueva victoria sobre el archirrival es otro paso más, quizás decisivo, para consolidar una relación que comenzó en forma traumática: hace casi un año, el ex seleccionador boliviano y ecuatoriano aceptó venir al Cacique para salvarlo del descenso. El panorama actual es absolutamente distinto. No solo consiguió el objetivo inicial. Hoy, los albos son los líderes del Campeonato, están distanciados a cinco puntos de su escolta, Unión La Calera y, quizás lo más importante, encontraron la identidad que les reclamaban sus hinchas. Para aumentar el mérito, lo han conseguido con una razonable presencia de elementos formados en casa. Y, para finalizar, agregaron un nuevo trofeo a sus vitrinas, al quedarse con la Copa Chile. Así, ya tienen asegurado ingresar a la fase inicial de la Copa Libertadores.

Quinteros sabe de su nuevo estatus en el club albo. Si hasta cánticos personalizados le ha dedicado la hinchada alba después de algunas victorias, lo que resume el reconocimiento que recibe desde todos los sectores de la entidad que preside Edmundo Valladares. El técnico está cómodo en Macul y admite que quiere quedarse. “La verdad es que hay intenciones de los dos lados. Ya me lo hicieron saber de parte del club; yo también lo hice saber. Creo que no va a haber inconvenientes. Las dos partes estamos con la misma intención, en cualquier momento nos podemos poner de acuerdo. Mi prioridad es llegar lo más alto posible de aquí a diciembre y después en cualquier momento vamos a tener la charla con los dirigentes para continuar”, declaró antes del Superclásico.

También se siente empoderado por los logros que ha conseguido. No le ha temblado la mano a la hora de reclamar por incorporaciones y los fichajes de Emiliano Amor y Christian Santos terminaron por atender sus públicos reproches. El argentino se ha transformado en una pieza clave para el funcionamiento defensivo y el venezolano aún no debuta. El estratega, quien dijo haberlo estudiado como opción mucho antes del cierre del mercado de fichajes, pese a que hasta última hora se negoció con el argentino Facundo Ferreyra, confía en que el caribeño también le dé la razón. Ya no solo acata, como en su llegada, hoy ya golpea la mesa. Sus resultados lo avalan.

La hora de exigir

Con resultados en la mano y con una valoración altamente positiva, al entrenador le llegó, también, la hora de exigir. Siente que se ganó ese derecho. Por esa razón, ya en pleno proceso de negociación para estirar su permanencia, después de que ByN le comunicara su intención de retenerlo, en la concesionaria se preparan para seguir dándole en el gusto. Se asume, por ejemplo que las cifras serán radicalmente superiores. Si ya en la primera renovación pidió US$ 500 mil (cinco veces más que el primer vínculo que suscribió, con la urgencia de salvar la categoría), ahora se da por hecho que la cifra se incrementará notoriamente. En Macul se prepararan para responder a una petición que fluctuará entre los US$ 700 mil y los US$ 750 mil por temporada.

Otro aspecto fundamental será el plazo del nuevo vínculo. Quinteros, quien viajó por 17 horas en en su auto para hacerse cargo del Cacique el año pasado, pretende asentarse en Santiago. Una señal potente en ese sentido se produjo hace unos quince días, cuando su familia completa llegó a Chile para acompañarlo. El estratega pretende conseguir estabilidad. En ese contexto, el nuevo pacto deberá ser igual o superior a dos años. Una propuesta menor pondría en riesgo la eventual renovación. Eso sí, está la duda respecto de un mecanismo que le pueda permitir salir con anterioridad. En el actual contrato, no existe una cláusula de salida. En el Cacique pretenden establecerla en el próximo, de modo de asegurar una indemnización en caso de que el DT decida irse, considerando que se trata de un profesional apetecido en el mercado.

Gustavo Quinteros imparte instrucciones durante el Superclásico
Gustavo Quinteros imparte instrucciones durante el Superclásico. (Foto: Agenciauno)

El tercer elemento clave será la conformación del plantel para la próxima temporada. En la línea de conducta que ha evidenciado desde que ocupa la banca alba, y considerando que el Cacique volverá a la Copa Libertadores (en el mejor de los casos, a la fase de grupos), Quinteros pedirá un plantel que le permita competir por objetivos importantes. En ese contexto, será clave que se le garantice la llegada de elementos competitivos, además de que se mantenga la base que ha conformado. Las renovaciones de Emiliano Amor y de Leonardo Gil, dos elementos fundamentales para el funcionamiento de la escuadra popular, constituyen la prioridad. También las de Pablo Solari y César Fuentes, otros dos titulares. Y hay que revisar los casos de dos juveniles que ya alcanzan notoriedad: Vicente Pizarro y Joan Cruz. Mientras, se avanza en la continuidad de elementos como Williams Alarcón, Bruno Gutiérrez y Julio Fierro, quienes son vistos como opciones y ya han tenido posibilidades de jugar.

Con todo, en ByN se ilusionan con llegar a un acuerdo luego. “Esperamos pronto tener renovado a Gustavo Quinteros, porque es una pieza fundamental en este andamiaje del equipo. Ha habido varias conversaciones informales con él. Ahora van a empezar a hablar con su representante”, reveló el ex mandamás del Cacique Aníbal Mosa, en medio de la euforia por la victoria sobre los azules. “Nuestra idea es que siga en Colo Colo, que siga este proyecto. Él nos ayudó mucho en momentos difíciles. Creo que es justo que se quede”, añadió, además de pedir respaldo para todas las condiciones que le garanticen a Quinteros lo que más anhela por estos días: estabilidad.

La amenaza de la Roja

Si entre Quinteros y Colo Colo existe una relación que se parece mucho al amor, hay un tercero que asoma como peligro para romper ese idílico vínculo: la Selección. La inestable campaña que ha cumplido la Roja con Martín Lasarte abre la posibilidad de que se produzcan cambios si los resultados en la fecha triple de octubre terminan siendo lapidarios para la aspiración de alcanzar un cupo en el Mundial de Qatar.

En ese escenario, el nombre de Quinteros surge como una opción natural. Por varias razones. La principal es que se trata de un entrenador con experiencia a nivel de combinados nacionales, pues ya dirigió a Bolivia y Ecuador. La segunda, es que ofrece resultados incuestionables, tanto con Universidad Católica con Colo Colo. Y la tercera, que parece fundamental, es que tiene un amplio conocimiento de los valores jóvenes que han surgido desde las canteras y que se han transformado en el refresco del Campeonato Nacional, tanto en los cruzados como en el Cacique. De esta forma, se concibe casi como natural que se trata del hombre indicado para aprovechar a la camada que deberá encarnar el recambio después del retiro de la Generación Dorada.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.