¿Podría el MAC instalarse en el edificio de TVN? Gana fuerza la idea de canjear los espacios

Las ofertas para el complejo de TVN, de acuerdo al proceso de licitación, están planeadas para inicios de septiembre e involucran un valor cercano a los US$ 90 millones. La puesta en venta del edificio de Bellavista 0990 se conoció la semana pasada.

El déficit histórico del Museo de Arte Contemporáneo y del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), que comparten edificio en el Parque Forestal, podría solucionarse a través de una propuesta del ex rector Víctor Pérez y que incluye adquirir el complejo de 57.500 m2 de TVN. La idea es apoyada por Milan Ivelic y Fernando Pérez, ex director y actual conductor del MNBA, así como por Francisco Brugnoli del MAC.




Hace exactamente una semana, TVN anunció que pondría a la venta su edificio de Bellavista 0990, por un monto de alrededor de US$ 90 millones. El complejo tiene 57.500 metros cuadrados y fue construido entre 1999 y 2005. Su licitación se extenderá hasta el mes de septiembre.

La respuesta fue inmediata y llegó de manera inesperada desde el área de la cultura, lo que ha generado bastante adhesión hasta ahora. En una carta que publicó La Tercera el sábado pasado, el ex rector de la Universidad de Chile, Víctor Pérez, propuso a las autoridades que el edificio se venda a esa casa de estudios, con un crédito blando a 30 años, para instalar allí el Museo de Arte Contemporáneo (MAC).

“La Universidad, a su vez, podría vender al Estado su señero y emblemático edificio en el Parque Forestal, de modo de ampliar y dignificar el Museo Nacional de Bellas Artes. Chile necesita, hoy más que nunca, preservar y relevar su memoria histórica y su patrimonio cultural”, cerró el ex rector Pérez.

Inaugurado en 1910, el Palacio de Bellas Artes fue diseñado por el arquitecto franco-chileno Emile Jéquier. En su interior alberga dos de las instituciones artísticas más importantes del país, el MAC en el ala poniente donde antiguamente funcionaba la Escuela de Bellas Artes, mientras que la otra mitad del edificio es utilizada por el Museo Nacional de Bellas Artes. De este modo, una parte es de propiedad de la Universidad de Chile y la otra, fiscal. Ambas comparten, además, una necesidad histórica: lograr mayor espacio para funcionar adecuadamente.

El Museo de Arte Contemporáneo opera en la mitad poniente del Palacio de Bellas Artes,, cuya propiedad es de la Universidad de Chile. La otra mitad es propiedad fiscal y la ocupa el Museo Nacional de Bellas Artes.

La idea de conseguir un canje de manera que el MAC se traslade y el Bellas Artes se expanda, es una idea que ha atravesado década y ha visto muchos intentos por materializarla. Ambos museos tienen un déficit crónico de infraestructura y a su vez, grandes colecciones: el MAC cuenta con más de 3 mil piezas, mientras que el Bellas Artes alberga más de 5 mil. Por eso mismo, la carta de Víctor Pérez ha despertado la entusiasta adhesión de varias personalidades, entre ellos, el ex director del Bellas Artes, Milan Ivelic.

“Esta es una solución definitiva, porque el edificio de TVN se presta muy bien para el Museo de Arte Contemporáneo; tiene una amplia superficie, tiene muchos espacios para distintas actividades y la ubicación es muy buena, está próxima al metro, hay buena locomoción. El edificio es magnífico, es amplio, es cómodo. Es el momento oportuno, si no van a pasar otros 50 años. Es una oportunidad única, porque alguien lo va a comprar”, comenta Ivelic a La Tercera PM. “Además, con esto el Museo de Bellas Artes recupera todo el edificio”, agrega.

“Chile no es un país rico, está con un tremendo problema como nunca en su historia, que la pandemia ha agravado. Pero quiero ser optimista y pienso que esto se puede hacer con cierto nivel de inteligencia y con alguna agudeza económica, así como cuando uno compra su casa, y la paga a 15 o 20 años plazo, con dividendos. Algo parecido se puede hacer, que el canal sepa que va a recibir todos los meses una cantidad de dinero”, enfatiza.

Ivelic reconoce que en los 18 años que dirigió el Museo de Bellas Artes hubo numerosos intentos por lograr esta suerte de enroque, en los cuales trabajó con su par y vecino Francisco Brugnoli, director del MAC desde 1999. “Nos movimos bastante a nivel de las autoridades de gobierno pero siempre había un inconveniente, siempre había un pero, en el sentido de que había otras prioridades. Ninguno de los dos museos puede marchar bien en la medida que le faltan salas, le faltan espacios para guardar la colección, le faltan talleres de restauración”, explica.

A su vez, Francisco Brugnoli escribió el domingo en una carta a este diario: “Desde el inicio de mi dirección, he reclamado la necesidad de un edificio capaz de contener el aporte a nuestro imaginario, de una cada vez mayor y muy significativa presencia de artistas nacionales, y dotando al país de la posibilidad de traer grandes muestras internacionales de fuerte impacto cultural”.

“El magnífico edificio de TVN resulta muy apto para cumplir las complejas funciones que nos corresponde desarrollar y agregar que la actividad cultural es fundamental en la construcción de futuro de un país y, sin embargo, nunca suficientemente atendida. Pero más que nunca de gran urgencia en estos momentos”, agregó el director del MAC.

Por su parte, Fernando Pérez Oyarzún, quien asumió la dirección del Museo Nacional de Bellas Artes en 2019, señala: “Para el MNBA se posibilitarían cuestiones tan importantes como abrir más ampliamente sus colecciones al público y recibirlo de mejor manera en un espacio urbano de calidad. Está también de por medio la recuperación de un edificio patrimonial, el llamado Palacio de Bellas Artes, concebido unitariamente, al que la actual división y fraccionamiento no le hace bien”.

Además del intento del ex rector Víctor Pérez por trasladar al GAM el MAC, que se frustró finalmente, la semana pasada, en entrevista con La Tercera, Brugnoli confirmó que tiene una caja entera con estudios de arquitectura, de todos los proyectos que ha habido de expansión territorial del MAC, y que uno de los más interesantes es el de la construcción semi soterrada al estilo del MASP de Sao Paulo, entre el GAM y la Torre de la Unctad: “Este proyecto está dormido, no está cerrado. Con la crisis que estamos pasando, todo ha quedado pendiente. Y hay otro proyecto que estamos estudiando, del que todavía no puedo hablar”, dijo.

También enfatizó entonces en la falta de conciencia que existe actualmente sobre el valor de la cultura, y que nace de una incomprensión del término mismo. “El problema parte del uso de la palabra cultura, cuando hablamos de cultura parece que estuviéramos hablando de teatro, de ballet, de música y de bellas artes, que eso sería cultura. Pero eso es una trampa feroz, porque cultura es todo. Cultura es todo aquello con lo que una sociedad está reconstruyendo o construyendo mundo, todos los días. Todos los días. La cultura no se puede separar de salud, alimentación, vivienda, es un trinomio indisoluble, al que hay que agregar hoy día las condiciones ambientales de clima también. Todo eso es un cuatrinomio indisoluble”, detalló Brugnoli.

Comenta