Tercera PM

Presenta:

Vuelco en Intervalores: Ex gerente acusa a Urenda de pagar con fondos de Panor a Bovalpo

En su declaración ante la Fiscalía el ex gerente Comercial de holding, Sebastián González acusó a su ex empleador de pagar con fondos de la azucarera deudas que le permitieron la continuidad operacional de la corredora de bolsa.


El pasado viernes se concretó uno de los hitos claves en la investigación del Ministerio Público en contra del holding Intervalores y de su dueño Gabriel Urenda por los delitos de estafa, lavado de activos e infracción a la Ley de Mercado de Valores.

En un maratónico proceso –que se extendió por cinco horas– y acompañado por un funcionario de la PDI, el fiscal Felipe Sepúlveda tomó declaración por primera vez al ex gerente comercial del grupo financiero, Sebastián González, quien es sindicado por Urenda como el responsable de un fraude al interior del grupo provocando un deterioro a sus arcas financieras e impidiendo su continuidad operacional.

Ante el persecutor, el ex ejecutivo confirmó lo que hasta ese minuto era una de las sospechas que venía rondando desde el origen de la investigación: el uso de los fondos de inversionistas en la propia operación del holding, que mantiene compromisos impagos por $8.000 millones (US$12,5 millones) y más de 50 personas afectadas.

El ex ejecutivo acusó a su ex empleador de utilizar parte de los fondos que invirtió la azucarera Panor en el pago de una de garantías que debía efectuar la corredora para mantener su operación en la Bolsa de Valores de Valparaíso (Bovalpo). Ello, por medio de un aumento de capital en Intervalores S.A., puesto que la corredora de Intervalores –una de las sociedades con las que operaba el holding– había sido suspendida por el incumplimiento en pagos que le permitían su operación en la plaza porteña.

De hecho, González también habría presentado una escritura que data de enero de este año -firmada por el propio Urenda- en la que se lleva a cabo un aumento de capital a beneficio de la corredora por un total de 10.000 UF que le permitió cumplir con los requisitos de garantías de fondos, y en donde se habrían usado los fondos de Panor.

Su abogado, Ignacio Ried del estudio Bofill, Mir & Álvarez, Jana en conversación con La Tercera PM sostuvo que “hay muchos antecedentes que no han sido aclarados en este proceso”. “Sebastián está contribuyendo activamente para esclarecer estos hechos. Él era gerente comercial, pero obviamente tenía un rol importante. En ese rol conoció en los últimos ocho años lo que sucedió al interior del holding”, señaló.

De igual forma el abogado confirmó que en su declaración González aseguró a la fiscalía que lo ocurrido al interior de Intervalores no es una estafa piramidal, como en los casos AC Inversions, Arcano y Rodríguez & Asociados.

“Acá los fondos que eran entregados por los distintos clientes efectivamente se dedicaban al giro de estas empresas a la compra de acciones y, sobre todo, a la compra y venta de divisivas. El negocio no era exitoso. Era un negocio deficitario. Era un mal negocio”, sostuvo el representante de González.

¿Por qué el ejecutivo no denunció antes que el holding estaba funcionando mal? “Sebastián González era un empleado de Intervalores. Él en su declaración ante la Fiscalía dijo que operó engañado por Gabriel Urenda durante todo el tiempo. Gabriel lo que hacía era prometerle a él y a otros empleados e incluso a muchos clientes que venía una remesa de fondos, que él iba a obtener una cantidad bastante importante de dinero  de una herencia familiar y que los iba a inyectar dichos fondos para sacarlas del hoyo financiero en que estaba. González le dijo al fiscal que operó durante años con este arcoíris al final del horizonte que iba a solucionar todos los problemas”, sostuvo el abogado Ried.

Distintos frentes

Al menos tres son los frentes abiertos a raíz del denominado caso Intervalores. Por un lado está la arista que surge debido a que las empresas del holding recibían dinero por medio de mandatos de clientes. En total, fueron cerca de $12.000 millones los que  invirtieron en los negocios del grupo financiero.

Se trataba de un mandato en el cual se entregaba un capital de dinero a las compañías del holding con el compromiso de devolver el monto más un interés de rentabilidad mensual que era entorno de 0,6% mensual y hasta 14% al año.

Por otro lado está el caso de Panor, que le entregó poco más de US$1 millón a una de las empresas del grupo para la compra de dólares a fines de 2017 e Intervalores nunca restituyó dichos fondos.

Además de esto, al estallar el caso a propósito de la fiscalización de la Superintendencia de Valores y Seguros (hoy Comisión para el Mercado Financiero),  Urenda presentó una denuncia ante la Fiscalía Local de Las Condes, asegurando que el responsable de la caída del holding y sus consecuencias era Sebastián González, y quien durante año se habría apropiado de fondos de la compañía a través de auto pago de bonos y comisiones.

En paralelo, existen una serie de demandas de factoring que están ejecutando a Intervalores. De igual forma, la corredora no estaba cumpliendo con los requisitos mínimos para permitir su operación.

Seguir leyendo