Las zonas que pueden decidir a ganadores y perdedores de las primarias

Foto: Agencia UNO

Son comunas y regiones cuya influencia puede inclinar la balanza el domingo en la noche. Considerando que en esta elección serán claves las cifras de participación, este es un mapa de los lugares en la mira de candidatos y analistas, tanto para explicar lo que ocurra como para ver si las apuestas de los abanderados y los partidos dieron frutos.



Para los presentes es una escena que no se olvida. Mientras caía la noche del 30 de junio de 2013 y los primeros conteos de la primaria de la Alianza daban por ganador a Andrés Allamand con un cierto margen, en la sede de la UDI paradójicamente había calma y hasta cierta emoción. ¿El motivo? Los recuentos parciales prácticamente no incluían al mejor bastión electoral de Pablo Longueira: el entonces distrito 23, compuesto por Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea, y los equipos en terreno calculaban que, cuando los cómputos se cerraran, el dirigente gremialista sacaría la ventaja. Así fue, y Longueira terminó triunfando por tres puntos y medio. Una escena que muchos recordaron hace un mes, cuando, con una dinámica muy similar, Claudio Orrego repuntó las cifras de los primeros recuentos y sacó finalmente cinco puntos de ventaja a Karina Oliva para ganar la gobernación metropolitana.

Las primarias son una elección completamente distinta a los comicios generales. En particular, porque la participación varía mucho entre las distintas zonas, lo que puede generar influencias poderosas y efectos sorpresivos en la noche misma de la elección. Además, los factores externos condicionan la cantidad de votantes. En el debut de las primarias legales, en 2013, votaron tres millones de personas. Cuatro años después, con dos contiendas con resultado claro y Chile jugando la final de la Copa Confederaciones ante Alemania, el número alcanzó un millón 800 mil personas. Y la segunda vuelta de gobernadores regionales celebrada en julio, la última elección antes de la de este domingo, superó levemente los dos millones y medio de votantes.

Además, salvo el caso de Allamand y Longueira antes mencionado, ninguna de las otras primarias legales tenía algún grado de incertidumbre en el resultado: Michelle Bachelet obtuvo 70% de los votos en 2013, y tanto Sebastián Piñera como Beatriz Sánchez se impusieron con comodidad sobre sus rivales en 2017. Y en la experiencia internacional, se asume que una elección que tenga la imagen de ser más disputada moviliza a más gente.

Lo claro es que una de las condicionantes es la participación, y por eso siempre se asume que es una ventaja contar con el respaldo de un partido y su “máquina” electoral. Pero, al mismo tiempo, las últimas elecciones apuntan a que hay un beneficio para los candidatos que son independientes a la hora de escoger en la papeleta.

¿Cuáles son los lugares a observar? Éste es un análisis de regiones y comunas que pueden ayudar a entender lo que pase este domingo en ambas contiendas.

Regiones a observar

Valparaíso

Es uno de los bastiones del Frente Amplio, con diputados y su único senador. Beatriz Sánchez sacó 185 mil votos en la primera vuelta de 2017, y además es una zona donde históricamente el PC ha sido fuerte. Pero acá el “comodín” a observar será lo que ocurra en la comuna que da nombre a la región, donde el alcalde Jorge Sharp se ha desmarcado de la contienda e incluso ha deslizado la posibilidad de una candidatura presidencial por La Lista del Pueblo.

O’Higgins a La Araucanía

Si la primaria de la derecha tiene una convocatoria importante, tendrá que incluir una movilización fuerte en estas regiones. Fueron donde Sebastián Piñera amplió enfáticamente la distancia con Alejandro Guillier en la segunda vuelta presidencial, pero en la última serie de comicios hay cerca de 400 mil votos, presumiblemente todos más afines al bloque oficialista, que no han participado de las elecciones.

Magallanes

Cinco de los seis candidatos tienen su base política y electoral en Santiago. El frenteamplista Gabriel Boric es el único que viene de región, y explotó en su franja ese escenario. Si en 2017 sacó 19 mil votos en todo Magallanes para ser senador, la duda es si el factor de ser un representante local lo impulsará para generar una diferencia que pueda ayudarlo en su disputa con Daniel Jadue.

Comunas en la RM

Las Condes

Aunque el sector oriente en su todo es posiblemente el bastión más clave por las cifras de participación, lo que ocurra en Las Condes puede marcar la tónica. Con cerca de 100 mil electores participando activamente en los últimos comicios, en la elección de gobernadores fueron factor decisivo dándole a Claudio Orrego una diferencia de 90 mil votos sobre Karina Oliva sólo en la comuna. Los puntos a observar son cuánta distancia logra sacar Joaquín Lavín, que juega de local; si Sebastián Sichel -que fue candidato a diputado por la zona- e Ignacio Briones sobre todo logran sacarle parte del electorado al exalcalde, y si habrá una fuga de votantes de derecha hacia Gabriel Boric como ocurrió en 2013 con Andrés Velasco en la primaria.

Recoleta y Santiago

Es un dato que impresiona de cara a la primaria: desde el retorno de la democracia, nunca el Partido Comunista ha bajado de los 200 mil votos en una elección donde compita a nivel nacional, con el promedio acercándose incluso a los 300 mil. Es este votante histórico el que puede ser crucial para darle un piso de partida alto a Daniel Jadue, considerando que el 2017 votaron 330 mil personas en las primarias del Frente Amplio. Para reforzar eso, será clave el impulso de dos bastiones electorales con alta cantidad de votantes: la propia comuna del edil y de Santiago, donde la también comunista Irací Hassler debutó hace algunas semanas como alcaldesa.

Ñuñoa y Providencia

Son el “factor incógnito” de las elecciones, y lo que ocurra acá puede terminar explicando buena parte de lo que pase a nivel nacional. Ambas comunas tienen tanto un electorado fiel a la derecha como un bloque emergente de votantes que ha respaldado a figuras vinculadas al Frente Amplio. Por perfil, además, es un voto que puede ser disputado por varios de los candidatos. Si Gabriel Boric y Sebastián Sichel quieren desbancar a los candidatos que han aparecido como favoritos en las encuestas, un buen desempeño acá y una alta participación general en estos municipios será una de las bases.

La Florida

Es, quizás, la comuna más ecléctica electoralmente de todo el país. Respaldó de forma masiva al UDI Rodolfo Carter como alcalde, pero La Lista del Pueblo tuvo uno de sus mejores desempeños. Es una zona con fuerte ascendencia de Camila Vallejo, diputada y una de las figuras claves del PC, pero a la vez fue también un área donde a Beatriz Sánchez le fue muy bien en los comicios presidenciales. Y además, su composición socioeconómica hace que sea uno de los lugares a los que, aparentemente, va dirigido el mensaje de todos los candidatos. Las cifras de participación y la distribución de los votos en este municipio marcarán pauta en la noche del domingo.

Puente Alto y Maipú

Cuando Beatriz Sánchez superó el millón 300 mil votos en la primera vuelta de 2017, lo hizo principalmente gracias a su desempeño en comunas urbanas y con alto porcentaje de votantes jóvenes acudiendo a las urnas. Dos ejemplos, justamente, fueron los municipios con mayor cantidad de potenciales electores del país, Puente Alto y Maipú. El primero, de hecho, ya fue protagonista en las primarias de ese mismo año dándole más de 70 mil sufragios a Manuel José Ossandón, casi un cuarto de lo que obtuvo en todo el país. Estos bastiones pueden ser cruciales para el intento de Gabriel Boric de sobrepasar a Daniel Jadue y para que candidatos como Mario Desbordes -que fue electo diputado por Maipú- sumen apoyos de cara al resultado final.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.