Las prácticas profesionales: el otro problema de las universidades

Miles de estudiantes mantienen pendientes sus prácticas.

Algunas carreras las han hecho online, pero en los programas del área de salud es imposible: deben ser presenciales. En Medicina, los internados han bajado sus cupos a la mitad y hacen turnos. En la RM, eso sí, no se harían hasta octubre.




Respecto de las actividades que se realizan en los campos clínicos, aún no es posible de prever su inicio, dado que depende de los centros de salud y las condiciones y restricciones que establecen.

Esa es parte de la información que el viernes envió la Universidad San Sebastián a sus alumnos, actualizándolos sobre la situación del segundo semestre, el que se desarrollará de forma online, mientras que las actividades que deban ser presenciales, como talleres y laboratorios, no se retomarán antes del 21 de septiembre.

El comunicado indicaba que las facultades del área de la salud implementarán estrategias para impartir los aprendizajes “mientras no sea posible el inicio de las actividades en los campos clínicos”. Y la situación se repite en otros planteles, donde las carreras de la salud son las que más se han visto complicadas, porque necesitan del trabajo presencial.

El rector de la Universidad Andrés Bello, Julio Castro, dice que “hay algunas actividades prácticas que nos están complicando, especialmente del área de la salud, porque necesitamos llevar a los estudiantes a los Cesfam, a los internados”.

La presidenta de la Asociación de Facultades de Medicina (Asofamech) y decana de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales, Patricia Muñoz, confirma este drama. Cuenta que solo se han podido retomar los internados de Medicina en algunas ciudades, como Talca, Temuco y Puerto Montt, pero que en el resto del país aún no es posible. “Cada servicio de salud informará a las universidades en qué minuto pueden ingresar, y tendremos que ver cómo armar un horario que permita que nuestros internos e internas hagan sus prácticas en los hospitales”, dice.

Aquellas carreras que han iniciado los internados redujeron los cupos a la mitad o generaron dos horarios, para evitar los contagios, y utilizaron elementos de protección personal financiados por las universidades.

También se ha podido reducir el tiempo de la práctica en un 30%, ya que los contenidos teóricos que ven los internos, y que consisten en seminarios, reuniones clínicas y discusión de casos, ya fueron adelantados en estos meses. Pese a eso, Muñoz cree que algunos hospitales de Santiago podrían autorizar el ingreso de internos recién a inicios de octubre, lo que “significará que el año académico se prolongará hasta fines de enero o incluso hasta marzo”, especialmente para los cursos de último año.

Los ajustes

En la Universidad Católica, las actividades presenciales no volverán antes del 5 de octubre, pero han avanzado con las prácticas. El vicerrector académico Fernando Purcell cuenta que los campos clínicos han “aumentando los lugares de trabajo presencial, con todas las medidas de protección para tener menos estudiantes en forma simultánea”.

Las facultades están trabajando con simuladores, softwares y cápsulas, como reemplazo a los laboratorios y salidas a terreno, mientras que las carreras de educación usan las herramientas digitales para mantener las prácticas pedagógicas.

En la Universidad de Chile, las carreras se enseñarán en tres modalidades de clases: cursos completamente remotos (Tipo A), cursos mixtos (Tipo B) y actividades presenciales (Tipo C). Si bien no hay fecha de retorno, se cree que pronto podrán aplicar los cursos Tipo B.

El rector Julio Castro, de la U. Andrés Bello, cuenta que el 7% de todas las actividades académicas deben ser presenciales, por lo que están ajustando la infraestructura para retomarlas cuando se pueda. Tienen laboratorios de simulación, pero dice que estarán sobrecargados, porque varias carreras necesitan usarlos. “Esperamos que en octubre podamos retomar estas actividades”, añade.

La Universidad de Talca mantendrá todo su segundo semestre de forma online, suspendiendo todas las clases, laboratorios, simulaciones clínicas, talleres y evaluaciones presenciales. El Consejo Académico acordó que en marzo de 2021 se permitirá que los estudiantes participen voluntariamente en actividades presenciales.

Y en la Universidad Tecnológica Metropolitana (Utem), algunas prácticas ya se están haciendo de forma online, mientras que “aquellas que deben realizarse de forma presencial, se programarán para noviembre o diciembre”, dice la vicerrectora académica Marisol Durán.

Prácticas técnicas

En el Duoc UC, que con 100 mil alumnos es la institución más grande del país, impulsaron las “teleprácticas” para continuar con los procesos. El director de Empleabilidad y Vinculación con el Medio, Gastón Ramos, afirma que gracias a este modelo “hemos accedido a un mayor número de empresas sin efectos de geolocalización y a un mayor volumen de prácticas”.

Incluso, han hecho “teleintercambios” con estudiantes de la Universidad de La Sabana, en Colombia: “Se trata de una experiencia de aprendizaje práctico sobre las nuevas metodologías y formas de trabajar a distancia”.

En AIEP, plantel que con 91 mil estudiantes es el segundo más grande del país, las prácticas y actividades presenciales se realizarán cuando vuelvan las clases. Para ello, se cuenta con protocolos de uso de talleres y laboratorios, de limpieza y de detección de contagios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.