Diputados despachan al Senado reforma para tercer retiro del 10% con amplio respaldo de Chile Vamos

La Cámara Baja también visó una indicación de Matías Walker (DC) para que en estados de excepción constitucional el Congreso pueda proponer retiro de fondos, modificando así una atribución exclusiva del Presidente de la República. La reforma visada hoy los legisladores está redactada en términos similares a la del segundo retiro, que el gobierno llevó al TC y que dicho organismo declaró inconstitucional.




En una extensa jornada, la Cámara de Diputados despachó este jueves al Senado el proyecto para un tercer retiro del 10% de los fondos de las AFP.

Las jornadas previas a este jueves estuvieron marcadas por negociaciones frenéticas del gobierno para alinear a Chile Vamos, críticas de la oposición al Ejecutivo acusando falta de ayudas económicas a las familias por la pandemia y el rol que podría tener el Tribunal Constitucional (TC).

La discusión comenzó en la mañana, pasadas las 11.00, cuando la Cámara Baja revisó y discutió dos proyectos: uno para modificar el articulado transitorio de la Constitución, y así lograr el retiro de fondos, y otro -que incorporaba una indicación de Matías Walker (DC) y Marcos Ilabaca (PS)- en el que se planteaba un cambio al articulado permanente de la Carta Magna que permitía al Congreso regular temas de seguridad social siempre que no hubiera un costo fiscal directo asociado, y para “atender necesidades impostergables derivadas de calamidades públicas”.

Finalmente, el primer proyecto logró sortear la valla de los diputados, siendo aprobado en general por más de los 2/3 necesarios (122 votos a favor, 20 en contra y cuatro abstenciones) y con un amplio apoyo de Chile Vamos: solo 19 parlamentarios de ese bloque rechazaron la propuesta.

La segunda iniciativa no pudo conseguir el quórum de 3/5 -obteniendo 88 de los 92 apoyos necesarios-, cayéndose en la Cámara. En el oficialismo habían planteado resquemores respecto a que la indicación de Walker e Ilabaca -contenida en dicho proyecto- si se aprobaba, pudiera abrir “la puerta completa” para más retiros a futuro. Mientras que en la oposición se veía como una opción de poder sortear el TC, ante la advertencia del gobierno de acudir a dicho organismo.

De hecho, la denominada reforma transitoria -que se visó-, está redactada en términos similares a la del segundo retiro, que el Ejecutivo llevó al TC y que éste declaró inconstitucional.

“No cualquier fórmula puede sortear el TC. La fórmula aprobada en la Comisión de Constitución, la del articulado permanente, que no es un retiro permanente, sino que es un retiro excepcional por única vez incorporado en un artículo permanente de la Constitución, acogiendo las observaciones del TC, esa es la única forma que puede permitir que el proyecto logre sortear adecuadamente al TC. Si Chile Vamos insiste por hacer un saludo a la bandera en la misma fórmula del artículo transitorio que ya fue objetada por el TC, tribunal que mantiene la misma composición, corremos el serio riesgo de que el desenlace sea el mismo”, había advertido Walker antes de la votación.

Tras esa aprobación en general –que se realizó cerca de las 15 horas-, el proyecto tuvo que volver a la Comisión de Constitución, considerando que la moción no tenía articulado, donde se introdujo contenido, y volvió a sala para su revisión en particular.

Indicación de Walker

El proyecto aprobado en el hemiciclo en particular por más de 3/5 -antes de las 19 horas- contempla un retiro del 10% de los fondos de pensiones que tiene cada persona en su cuenta individual, con un máximo de UF150 y un mínimo de UF35. Quienes poseen menos de ese monto en el total de su cuenta, pueden retirarlo íntegramente. También se incluyó que los fondos sean entregados en un máximo de 15 días hábiles desde que se efectúa la solicitud.

También se dio visto bueno a una indicación introducida en la Comisión de Constitución para que los pensionados por rentas vitalicias puedan adelantar el pago de sus rentas hasta por el monto equivalente al 10% de los fondos originalmente traspasado a cada asegurador -con un monto máximo de UF150-.

Se visó, además, que quienes hagan el retiro del 10%, y si así lo desean, puedan cotizar un 1% adicional por un periodo mínimo de un año, para restablecer los fondos retirados. Es decir, cotizar un 11% del sueldo, en vez del actual 10%, por el tiempo que cada persona estime pertinente, pero con un año como mínimo.

Como uno de los aspectos principales del paso del proyecto por sala para su votación en particular, se sumó una indicación que había hecho Walker en la Comisión de Constitución -cuya aprobación celebró la oposición- que propone incluir en el articulado transitorio que plantea el mismo proyecto que el retiro excepcional sea “sin perjuicio de lo establecido en el artículo 65 número 6 de la Constitución”, relativo a iniciativa exclusiva en materia de seguridad social que tiene el Presidente de la República.

“Estamos regulándolo de manera transitoria para que en estados de excepción constitucional también el Congreso pueda proponer un retiro de fondos”, explicó el diputado DC.

Gestiones del gobierno

La antesala de la votación estuvo marcada por las frenéticas gestiones del gobierno con diputados de Chile Vamos buscando que se rechazara la iniciativa.

Para ello, el Presidente Sebastián Piñera se había previamente jugado una última carta: abrirse a ceder ante la propuesta del candidato presidencial Joaquín Lavín -y a la que se ha plegado la carta de RN y el PRI, Mario Desbordes- de impulsar un retiro de los fondos del Seguro de Cesantía, pero de forma más acotada que la original. Un retiro de 400 mil pesos a personas con rentas que ascienden hasta un millón y medio de pesos.

El ministro Segpres, Juan José Ossa, reconoció que dichas conversaciones se llevaron a cabo, pero que no llegaron a buen puerto.

“En los últimos días existieron conversaciones con los distintos líderes de Chile Vamos donde se conversó y se exploró una posibilidad relacionada a eventuales retiros de la AFC. Esas conversaciones no llegaron a puerto final, pero siempre, obviamente, el gobierno está conversando, sobre todo con su coalición, sobre cómo se pueden llegar a acuerdos y llegar a las familias”, dijo. Y agregó que la propuesta de Lavín “no es algo que hoy el gobierno vaya a impulsar”.

Ossa también reiteró que se hará reserva de constitucionalidad sobre este tercer retiro.

El proyecto deberá ser ahora revisado por el Senado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.